ANTECEDENTES HISTÓRICOS A LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

No pasarán Madrid

No pasarán Madrid

Los antecedentes históricos a la Guerra Civil Española no son más que la herencia de la vida social, política y económica del país durante el transcurso del siglo XIX y el primer tercio del siglo XX, según apuntan la mayoría de historiadores. Pero mi modesta opinión es que el legado nos llega por influencia de una estructura político-social totalmente llena de desigualdades histórico-sociales, desde los períodos del renacimiento (Siglo XIV) y el barroco (siglo XVI y XVII), o lo que conocemos como el desarrollo del Imperio Español, su siglo de oro y la decadencia o caída del mismo.

Una estructura regida por Monarquías absolutistas, inoperantes por estar esclavizadas por su propia institución, influenciada por una aristocracia obtusa, demagoga, endogámica e inculta preocupada más de sus propios beneficos y favores que en mejorar la vida de sus vasallos; y bajo la influencia de una Iglesia hipócrita, libertina y fundamentalista a la cual le interesaba más su riqueza material que la espiritual y que para ello necesitaba un pueblo creyente, temeroso y lo menos docto posible. A estos se le sumaron más tarde los militares, los cuales crearon un nuevo estamento social, desde el cual el pueblo llano podía acceder a mejorar socialmente, e incluso a podía aspirar a la propia aristocracia. Monarquías de políticas cortesanas y espadón para dominar un pueblo supersticioso, pobre e inculto en su mayoría.

Pero el hambre y la miseria son un mal caldo de cultivo para el conservadurismo fundamentalista y las clases sociales más privilegiadas, porque azuzan la aflicción del pueblo llano e instigan a este a la rebelión.

España con la llegada de la I República ya iba encaminándose hacia el iluminismo de la sociedad; pero antes de ello ya había tocado techo la Monarquía con la Guerra de Independencia y la ocupación Napoleónica. El pueblo estaba cansado de Monarcas, Emperadores y adalides regios y sacros.

De ahí que un pueblo visceral y poco formado intentase cambios en los ordenes sociales, hasta la fecha impuestos por una saga de Monarcas, aristócratas, religiosos y por último militares ambiciosos y poco sensibilizados con los problemas de las sociedades que tuvieron la oportunidad de dirigir y defender, y que por este hecho en sí causaron el agotamiento del pueblo.

Con todos estos condicionantes históricos, sociales, políticos, religiosos, económicos, ideológicos y posteriormente filosóficos y tecnológicos de las sociedades, que con el iluminismo avanzan hacia una mentalidad más progresista y socializada; hacían falta muy pocas excusas para enceder la mecha que prendiese rapidamente las luchas de poder e ideológicas que desmenbrasen el orden social instaurado hasta la fecha en los privilegios de unos pocos, sobre la mayoría de los ciudadanos. Creando así una fragmentación que dividiría el país en la lucha de clases y poderes. El conflicto estaba servido antes de redactar el menú de la historia.

El desaguisado posterior de Dictablandas y posteriormente dictaduras hasta llegar a la Segunda República no son más que aconteciemientos que corroboran lo expuesto, y que nos llevan una vez más a la consolidación de las clases más favorecidas, a través de aquellos que aspiran a llegar a formar parte de la élite sin importarle las consecuencias. Es más, el poder llegar depende de la justificación y de los actos que posteriormente llevaran a cabo.

Así el pensamiento barbaro y único se justifica en salvar la patría destrozándola, mermando su mejor activo; una generación de mujeres y hombres jóvenes que independientemente de ideologías tenían una oportunidad de cambiar las cosas.

Nunca llegaremos a saber que hubiera sucedido si el orden institucional y legal de la República hubiera llegado a desarrollar sus planes agrícolas, educativos y sanitarios, y el país no se hubiera destrozado en una GUERRA INCIVIL. En esa hipotética situación, ¿España hubiera participado en la II Guerra Mundial, hubiera sido neutral, pudiera haberse desarrollado más que países como Francia, Inglaterra, Italia y Alemania? ¿Seríamos un referente de sociedad socio-económica como lo son: Suecia, Suiza, Finlandia, Noruega, etc? ¿Hubiera el fascismo avanzado tan rápido por Europa?
Lo único cierto es que seguimos luchando y que en esta lucha está incluida parte de la historia olvidada del país. Por eso parte de nuestro trabajo es recuperarla y darla a conocer,  creando nuevos antecedentes históricos que hagan que por fin aprendamos todos de la historia. Sobre todo de aquella que nunca debe repetirse bajo ningún concepto.

Por Jordi Carreño

About these ads

Acerca de jordicarreno

Nacido en Barcelona, mallorquín de corazón, de alma astur y ciudadano del mundo. No creo en fronteras ni barreras sobre todo si éstas son mentales, no distingo colores a no ser que sean en la paleta del artista, no creo en Dioses pero los respeto a todos, creo en el ser humano aunque éste insista en demostrarme que me equivovo. NO A: la violencia, el maltrato, la pena de muerte, la mentira, la especulación, la manipulación. SI A: el amor, la vida, la gente... Ver todas las entradas de jordicarreno

Debes haber iniciado sesión para comentar.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: