LOS MOVIMIENTOS FASCISTAS…

En la primera post-guerra, acontecimientos de gran calado, como el triunfo de la revolución en Rusia y la construcción del estado socialista, junto a la crisis de las democracias parlamentarias y a la aparición de los movimientos fascistas, van a marcar la etapa de entreguerras, momento crucial para la historia europea que, tras una breve etapa de prosperidad económica, el mundo experimentará los efectos del crack de 1929.

Las heridas dejadas por la Primera Guerra Mundial y los conflictos no resueltos serán finalmente fundamentales para el nacimiento de nuevas tendencias radicales y populistas que llegarán al poder y fomentaran un tipo de gobierno basado en la subordinación de los individuos al Estado.

El fascismo basa su doctrina en la política de signo totalitario, en la figura de un líder carismático que representa a una nación entera y se postula como la versión conservadora del Estado Totalitario donde se ignoran los derechos del individuo.

  1. No se puede expresar la voluntad individual ni la popular mediante el voto.
  2. Se parte de la desigualdad de los hombres.
  3. Se rechaza la democracia porque concede los mismos derechos a todos.
  4. El origen de todos los problemas vienen del exterior: marxismo, el capitalismo, el judaísmo, etc.
  5. Se fomenta el nacionalismo exaltado contrario a la idea internacionalista y a la creencia presente del cristianismo, donde todos los hombres son iguales.
  6. Se pasa con facilidad del nacionalismo al imperialismo, ya que una gran nación encuentra su horizonte en la formación de un Gran Imperio.
  7. Un pueblo superior tiene derecho a conquistar y disponer de espacio para realizarse.
  8. Se orienta la propaganda a favor de la xenofobia de sistemas, razas, religiones, etc.
  9. Se desarrolla la idea de superioridad de la raza y del jefe.

EL FASCISMO ITALIANO:

Benito Mussolini

Benito Mussolini

Al finalizar la Primera Guerra Mundial, Italia se encontraba en una grave situación económica y social (Renta per cápita 1/3 parte de EEUU).

La mitad de la población trabajaba en la agricultura.

El Estado estaba fuertemente endeudado debido a la guerra.

Los salarios no habían aumentado al ritmo de los precios.

Dificultades para reconvertir la industria bélica en fines pacíficos.

La desmovilización hizo aumentar el desempleo.

Inestabilidad política y nacimiento de nuevas opciones políticas.

1919 Benito Mussolini expulsado del parido socialista funda en Milán el partido fascista. De programa radical promueve la confiscación de bienes eclesiásticos y la participación obrera en la administración de las empresas.

Tras no conseguir buenos resultados en las elecciones de 1919 cambia la orientación política de su partido como defensor del orden frente a la agitación social.

El gobierno confía en que la recuperación económica solucionará todas las tensiones sociales.


¿Qué eran los fascios?

· A finales del siglo XIX existían en Italia algunas organizaciones denominadas fascio (traducible por haz, significando la fuerza de la unión), de la que la más importante era el Fasci Siciliani (fascio siciliano, 1895-1896).

· No eran muestra de una ideología uniforme, aunque predominaban los componentes nacionalistas y revolucionarios.

· Surgiendo del movimiento obrero, dividido al comienzo de la Primera Guerra Mundial entre el internacionalismo pacifista y el nacionalismo irredentista, se crearon el 1 de octubre de 1914 los Fasci d’Azione rivoluzionaria internazionalista en reivindicación de la entrada de Italia en el conflicto en contra de los Imperios Centrales. Fusionado con el Fasci autonomi d’azione rivoluzionaria se redenominó como Fasci d’azione rivoluzionaria, ya dirigido por Benito Mussolini, y conocido como Fascio de Milán. El 24 de enero de 1915 se formó una organización nacional.

· En 1919, terminada la guerra, las expectativas territoriales quedaron frustradas por el Tratado de Saint-Germain-en-Laye (el equivalente para Austria del Tratado de Versalles).

· El poeta Gabrielle D’Annunzio llevó a cabo una aventura militar que acabó en la creación del Estado libre de Fiume y la redacción de una constitución que puede entenderse como precedente inmediato del fascismo.

· Entre tanto, con un país empobrecido y un gobierno débil, Mussolini refundaba la organización de Milán con el nombre de Fasci italiani di combattimento (Fascios italianos de combate), que empezaron a destacar por su lucha callejera contra huelguistas, izquierdistas y otros enemigos políticos y sociales.

· El temor ante una revolución similar a la rusa de las clases medias y la alta burguesía italiana vio en los fascistas de Mussolini la mejor arma para desarticular los movimientos obreros organizados.

· Sus partidarios se fueron encuadrando de forma paramilitar como “Camisas Negras. Entre sus dirigentes fundadores había intelectuales nacionalistas, ex-oficiales del ejército, miembros del cuerpo especial Arditi y jóvenes terratenientes que se oponían a los sindicatos de obreros y campesinos del entorno rural.

· El 7 de abril de 1921 se convertirían en partido político con el nombre de Partito Nazionale Fascista (Partido Nacional Fascista, PNF), caracterizado por su oposición a liberalismo y comunismo.

· La mejora de la situación con la recuperación económica y el turismo pone en peligro los planes fascistas. Podían salir perjudicados ante una coyuntura favorable política y económica.

· En 1922, en la Marcha sobre Roma, Mussolini consiguió del rey de Italia, Víctor Manuel III, que le entregara el poder de modo provisional con plenos poderes por diez meses. Formó un gobierno cuya intención era consolidar el totalitarismo fascista. En abril de 1924 ganan las elecciones.

Marcha sobre Roma

Marcha sobre Roma

· Detentó con el título de Duce (caudillo, que ya había usado D’Annunzio).

¿Quién estaba detrás del fascismo?

· Dentro del mismo estaban monárquicos y republicanos, católicos y masones, conservadores y reformistas.

· Mussolini mismo, antiguo socialista, fue sucesivamente republicano y monárquico, anticlerical y aliado de la Iglesia.

· Básicamente era un movimiento de pequeños burgueses y miembros de la clase media, decepcionados en sus ilusiones nacionalistas por el tratado de paz, ferozmente hostiles al mundo obrero, e influidos por una cultura antiliberal.

· Muchos excombatientes habituados a la violencia y poco dispuestos a volver a la monotonía de la vida civil, constituyeron lo esencial de sus tropas de choque, mientras que algunos propietarios agrarios y grandes industriales fueron sus fuentes de financiación.

La Marcha sobre Roma:

  • Finalmente, en octubre de 1922, Mussolini ordenó a sus milicias que marcharan sobre Roma. Era una jugada peligrosa, ya que los fascistas estaban precariamente armados y Mussolini ordenó que no dispararan contra el ejército en caso de que les hiciera frente.
  • Este era en su mayoría fiel al rey, aunque algunos generales participaran en el movimiento fascista.
  • Tras alguna indecisión, el gobierno acordó hacer frente a la insurrección, declarando el estado de sitio. Pero el rey optó por dar el encargo de formar nuevo gobierno a Mussolini, quién llegó a Roma unas horas antes que sus milicias.
  • El parlamento otorgó la confianza al gobierno de Mussolini, en el que junto a cuatro fascistas, había diez no fascistas, incluidos varios liberales y populares, y le concedió plenos poderes por diez meses.
  • Lentamente liberales y populares se darían cuenta de que el objetivo del fascismo era establecer una dictadura total.

El fascismo en el poder:

  • En abril de 1924, en unas elecciones en que las violencias y asesinatos de los squadrestli marcaron la pauta, una coalición del fascismo con algunos sectores liberales obtuvo cuatro millones y medio de votos frente a los dos y medio de los no fascistas. Entre estos últimos los dos principales seguían siendo el socialista y el popular.
  • El paso decisivo hacia la dictadura se dio en junio de 1924, cuando Maatteotti, diputado socialista que tuvo el valor de denunciar a Mussolini en pleno parlamento, fue secuestrado y asesinado.
  • Por primera vez hicieron entonces frente común contra el fascismo los diputados socialistas, populares y parte de los liberales, abandonando el parlamento como protesta.
  • Era demasiado tarde. Tras un periodo de indecisión, en que pareció posible la caída de su gobierno, en enero de 1925 Mussolini asumió públicamente la responsabilidad del asesinato.
  • A continuación vendría la prohibición de los partidos no fascistas, la exclusión del parlamento de los diputados de oposición, la eliminación de la prensa liberal, incluso de aquella que había aprobado las primeras violencias anti-socialistas del fascismo.
  • Los políticos liberales que habían permitido la violencia fascista para eliminar al socialismo, se veían a su vez excluidos de la vida política. El liberalismo italiano no pereció a manos del fascismo, sencillamente se suicidó.
  • En 1926, Benito Mussolini, presidente del consejo de ministros, ministro de asuntos exteriores, del interior, de las corporaciones, del ejército, de la marina, del aire, comandante en jefe de las milicias y caudillo o duce del partido fascista, concentraba en sus manos todo el poder.
  • El rey había perdido buena parte de sus prerrogativas, el parlamento solo servía para aplaudir, los alcaldes elegidos democráticamente habían sido sustituidos por otros designados por el gobierno y los sindicatos libres habían sido prohibidos.
  • El mismo partido fascista, que antaño y en ocasiones habían podido manifestar su desacuerdo con el Duce, estaba ahora rígidamente controlado y todos sus jefes eran nombrados desde arriba.
  • Los órganos del partido se convierten en órganos del Estado. El gran Consejo Fascista nombra al jefe de gobierno y los squadre fascistas llegaron a tener el mismo rango que el ejército.

La obra del fascismo:

  • Las relaciones del régimen con la Iglesia católica fueron en general buenas, a pesar del inicial anticlericalismo fascista y de que casi ninguno de los dirigentes del partido era católico practicante.
  • Mussolini logró de la Iglesia el reconocimiento en los Pactos de Letrán de 1929. El Duce, por su parte adoptó numerosas medidas gratas a la Iglesia, prohibición de la masonería, medidas contra el protestantismo, aumento de las enseñanzas de la religión en las escuelas, un importante subvención, exención de impuestos para las instituciones eclesiásticas, e incluso renuncia a los iniciales planes de potenciar el deporte femenino, considerado inconveniente por el Vaticano.
  • No obstante hubo ciertos conflictos como el motivado por la campaña que el fascismo, que aspiraba al monopolio de las organizaciones de masa, lanzó contra Acción Católica.
  • Con el mundo de los negocios las relaciones fueron cordiales. Respecto a los intelectuales, algunos se opusieron, pero los más se integraron. El gran filósofo liberal y patriarca de la cultura italiana Benedetto Croce, tras una inicial simpatía por el fascismo rompió radicalmente con él. Enrique Fermi, el físico, se exilió en Estados Unidos debido a la aprobación de leyes racistas en Italia, que afectaban a su esposa. En cambio literatos como Pirandello y científicos como Marconi no tuvieron reparo en colaborar con el régimen.
  • Estos apoyos hicieron posible que el Duce desarrollara una megalomanía rayana en el ridículo. Mientras que toda Italia se llenaba de cartelones con el lema “Mussolini tiene siempre razón”, los periódicos reproducían fotografías en que, desnudo hasta la cintura, segaba las mieses para dar inicio, como primer trabajador de Italia, a la “batalla del trigo”.
  • Mussolini tuvo especial empeño en que las nuevas generaciones se educaran conforme a los principios de la doctrina fascista, aunque sus continuos cambios de opinión hicieran un tanto difícil saber en que consistía tal doctrina.
  • En esencia se pretendía formar una juventud más disciplinada y más marcial. Por ello, una parte básica de la educación corría a cargo de unidades paramilitares en que los niños eran encuadrados desde los cuatro años.
  • La política económica, tras una primera etapa liberal y librecambista, se orientó desde 1925 cada vez más hacia la intervención estatal y el proteccionismo. La crisis económica mundial se tradujo en Italia a partir de 1929 en un incremento del número de parados, que llegó a superar el millón en 1933, pero la depresión no fue tan marcada como en otros países.
  • Uno de los principales objetivos de la política económica fue la autarquía, eso es, la autosuficiencia económica, objetivo inalcanzable en n país que en 1925 importaba la casi totalidad del petróleo, el 95% del carbón y más de la mitad del hierro que consumía.
  • En la agricultura la tendencia autárquica se manifestó en la “batalla del trigo”, que logró doblar la producción de este cereal, haciendo posible que las importaciones del mismo casi desaparecieran. Para ello se pusieron en cultivo nuevas tierras, roturándose zonas pantanosas, pero también se dedicaron al trigo tierras que antes se utilizaban, con un rendimiento mucho más elevado, para ganado, frutales u olivo.
  • Por otra parte no se hizo esfuerzo alguno para reducir la población activa agraria, lo que habría sido imprescindible para elevar la productividad, sino que se pusieron trabas al éxodo rural.
  • Respecto a la industria, un fuerte proteccionismo, el estímulo a la creación de trusts, la tendencia autárquica y una fuerte intervención estatal fueron los rasgos más destacados.
  • En 1933 se creo el Instituto de Reconstrucción Estatal, con la función de ayudar a las empresas en dificultades y que terminó absorbiendo a muchas de ellas, con el resultado de que en 1936 Italia era el país europeo, excluida la Unión Soviética, en que mayor porcentaje de propiedad industrial correspondía al Estado.
  • La tendencia autárquica se tradujo en una fuerte expansión de las centrales hidroeléctricas, que, aprovechando el montañoso relieve italiano, producían energía a bajo precio.
  • Las principales medidas de política laboral fueron la supresión del derecho de huelga, la sustitución de los sindicatos libres por corporaciones fascistas obligatorias, la limitación de la libertad de movimiento del trabajador (sobre todo para evitar el éxodo rural) y una legislación de seguridad social más espectacular sobre el papel que en la realidad.
  • Otro rasgo característico de la política fascista fueron las campañas para el incremento de la natalidad. La tasa de  natalidad en Italia era muy elevada pero en los años de preguerra era compensada por una fuerte emigración.
  • Por ello cuando a principios de los años veinte los países de ultramar restringieron la inmigración, el ritmo de crecimiento de la población aumentó. Resulta sorprendentemente la decisión de Mussolini de elevar a toda cosa la natalidad, llegando a tales extremos que el celibato se convirtió en un grave obstáculo para hacer carrera en la administración. Para Mussolini más población equivalía a más soldados.
  • La represión fascista italiana nunca alcanzó los niveles de intensidad de la Alemania nazi o la Rusia de Stalin.

Mussolini junto a Hitler, máximos exponentes del fascismo

Mussolini junto a Hitler, máximos exponentes del fascismo

EL NAZISMO ALEMÁN:

El nacionalsocialismo (o nazismo) tenía muchos puntos en común con el fascismo. No obstante, sus raíces eran típicamente alemanas: el autoritarismo y la expansión militar propios de la herencia prusiana; la tradición romántica alemana que se oponía al racionalismo, el liberalismo y la democracia; diversas doctrinas racistas según las cuales los pueblos nórdicos —los llamados arios puros— no sólo eran físicamente superiores a otras razas, sino que también lo eran su cultura y moral; así como determinadas doctrinas filosóficas, especialmente las de Friedrich Nietzsche, que idealizaban al Estado o exaltaban el culto a los individuos superiores, a los que se eximía de acatar las limitaciones convencionales.

Sus orígenes:

  • El origen inmediato del nacionalsocialismo debe buscarse en las consecuencias de la derrota alemana en la I Guerra Mundial (1914-1918). De acuerdo con los términos del Tratado de Versalles
  • Alemania era la única responsable del conflicto, por lo que fue despojada de su imperio colonial y de importantes territorios en el continente, como Alsacia y Lorena, y obligada a pagar onerosas reparaciones de guerra.

Un joven Adolf Hitler empezaba su participación política

Un joven Adolf Hitler empezaba su participación política

  • La vida política y económica alemana se vio gravemente afectada a causa de las condiciones de este acuerdo. La elevada inflación, que alcanzó un punto crítico en 1923, casi terminó con la clase media alemana, y muchos de sus miembros, empobrecidos y sin esperanzas, se comenzaron a sentir atraídos por los grupos políticos radicales que surgieron en la posguerra.
  • Pocos años después de que se hubiera alcanzado un cierto grado de progreso y estabilidad económica, la crisis económica mundial que comenzó en 1929 sumió a Alemania en una depresión que parecía irremediable
  • La República de Weimar, régimen instaurado en Alemania tras la disolución del II Reich (II Imperio Alemán) al finalizar la guerra, se vio sometida a crecientes ataques tanto de la derecha como de la izquierda durante estos años y no fue capaz de solucionar eficazmente la desesperada situación del país.
  • Hacia 1933, la mayoría de los votantes alemanes apoyaron a alguno de los dos principales partidos totalitarios, el Partido Comunista Alemán (KPD) y el NSDAP.
  • El NSDAP tuvo su origen en el Partido Obrero Alemán, fundado en Munich en 1919. Cuando Adolf Hitler se unió a él en ese mismo año, la agrupación contaba con unos 25 militantes, de los cuales sólo seis participaban en debates y conferencias.
  • Hitler se convirtió en el líder de la formación poco después de afiliarse a ella.
  • Durante el primer mitin del Partido Obrero Alemán, celebrado en Munich el 24 de febrero de 1920, Hitler leyó el programa del partido, elaborado en parte por él; constaba de 25 puntos en los que se combinaban desmesuradas demandas nacionalistas y doctrinas racistas y antisemitas; en el punto vigésimo quinto se establecía lo siguiente como condición indispensable para el cumplimiento de los objetivos previstos: Frente a la sociedad moderna, un coloso con pies de barro, estableceremos un sistema centralizado sin precedentes, en el que todos los poderes quedarán en manos del Estado. Redactaremos una constitución jerárquica, que regirá de forma mecánica todos los movimientos de los individuos”.
  • Hitler fue elegido presidente con poderes ilimitados del partido en 1921. Ese mismo año, el movimiento adoptó como emblema una bandera con fondo rojo en cuyo centro había un círculo blanco con una cruz esvástica negra. En diciembre de 1920, Hitler había fundado el periódico Völkischer Beobachter, que pasó a ser el diario oficial de la organización.
  • A medida que fue aumentando la influencia del KPD, fundado en 1919, el objetivo principal de la propaganda nacionalsocialista fue la denuncia del bolchevismo, al que consideraban una conspiración internacional de financieros judíos.
  • Asimismo, proclamaron su desprecio por la democracia e hicieron campaña en favor de un régimen dictatorial. fue aumentando la influencia del KPD, fundado en 1919, el objetivo principal de la propaganda nacionalsocialista fue la denuncia del bolchevismo, al que consideraban una conspiración internacional de financieros judíos.
  • Durante los años siguientes, Hitler consiguió reorganizar el partido con la ayuda de un reducido número de colaboradores leales.
  • Se autoproclamó Führer (‘jefe’) del partido en 1926 y organizó un cuerpo armado de unidades defensivas, las Schutz-Staffel o SS, para vigilar y controlar al partido y a su rama paramilitar, las SA.
  • A medida que se agravaba la depresión, la situación se mostraba cada vez más propicia para una rebelión. Fritz Thyssen, presidente de un grupo empresarial del sector del acero, y otros capitalistas entregaron grandes cantidades de dinero al NSDAP.
  • No obstante, numerosos empresarios alemanes manifestaron su firme rechazo a este movimiento.
  • El NSDAP ganó apoyo rápidamente y reclutó en sus filas a miles de funcionarios públicos despedidos, comerciantes y pequeños empresarios arruinados, agricultores empobrecidos, trabajadores decepcionados con los partidos de izquierdas y a multitud de jóvenes frustrados y resentidos que habían crecido en los años de la posguerra y no tenían ninguna esperanza de llegar a alcanzar cierta estabilidad económica.
  • En las elecciones al Reichstag (Parlamento alemán) de 1930 los nazis obtuvieron casi 6,5 millones de votos (más del 18% de los votos totales emitidos), lo que suponía un gran ascenso en comparación con los 800.000 votos (aproximadamente un 2,5%) obtenidos en 1928.
  • Los 107 escaños alcanzados en estas elecciones les convirtieron en el segundo partido del Reichstag, después del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), que ganó 143 escaños. El KPD, con 4,6 millones de votos, también logró un considerable avance con la obtención de 77 escaños.
  • El partido nazi rentabilizó al máximo el agravamiento de la depresión económica (conocida internacionalmente como la Gran Depresión) entre 1929 y 1932.
  • Los esfuerzos desesperados del canciller Heinrich Brüning por salvar la república democrática mediante decretos de emergencia no consiguieron frenar el creciente desempleo.
  • Por el contrario, la ineficacia de su administración socavó la escasa fe de la población alemana en la democracia parlamentaria. Así pues, Hitler obtuvo un elevado número de votos en las elecciones presidenciales de 1932, aunque la victoria final fue para Paul von Hindenburg.
  • En las elecciones al Reichstag celebradas en julio de 1932, el NSDAP recibió 13,7 millones de votos y consiguió 230 escaños de un total de 670. Se había convertido en el partido más fuerte, aunque no contaban aún con mayoría, y el presidente
  • Hindenburg ofreció a los nacionalsocialistas ingresar en un gobierno de coalición. Hitler rechazó esta propuesta y reclamó gobernar en solitario.
  • Se disolvió el Reichstag y el NSDAP obtuvo únicamente 11,7 millones de votos (196 escaños) en las elecciones que se convocaron en noviembre para elegir una nueva asamblea.
  • El SPD y el KPD obtuvieron en total más de 13 millones de votos, lo que les reportó 221 escaños; sin embargo, puesto que estos grupos eran rivales, los nazis, a pesar de su retroceso electoral, continuaron siendo la fuerza mayoritaria en el Reichstag.
  • Hitler volvió a negarse a participar en un gobierno de coalición y la asamblea legislativa alemana se disolvió por segunda vez.
  • Hindenburg finalmente nombró a Hitler canciller el 30 de enero de 1933, aconsejado por Franz von Papen.
  • A partir de este momento se inició la creación del Estado nacionalsocialista.
  • A finales de febrero, cuando estaba a punto de concluir la campaña de las nuevas elecciones al Reichstag, el edificio que albergaba al parlamento fue destruido por un incendio y se sospechó que este acto había sido provocado. Los nazis culparon a los comunistas y utilizaron este incidente como un pretexto para reprimir a los miembros del KPD con una brutal violencia; la misma suerte corrió posteriormente el SPD.
  • Ningún partido ofreció una resistencia organizada.
  • Finalmente, todas las demás agrupaciones políticas fueron ilegalizadas, se consideró un delito la formación de nuevos partidos, y los nacionalsocialistas pasaron a ser la única organización política legal.
  • Por la Ley de Poderes Especiales del 23 de marzo de 1933, todas las facultades legislativas del Reichstag fueron transferidas al gabinete. Este decreto otorgó a Hitler poderes dictatoriales por un periodo de cuatro años y representó el final de la República de Weimar.
  • El 1 diciembre de 1933 se aprobó una ley por la cual el partido nazi quedaba indisolublemente ligado al Estado. Desde ese momento, el partido se convirtió en el principal instrumento del control totalitario del Estado y de la sociedad alemana.
  • Los nazis leales no tardaron en ocupar la mayoría de los altos cargos del gobierno a escala nacional, regional y local. Los miembros del partido de sangre alemana pura, mayores de dieciocho años, juraron lealtad al Führer y, de acuerdo con la legislación del recién instituido III Reich, sólo debían responder de sus acciones ante tribunales especiales del partido.
  • En principio, la pertenencia a esta agrupación era voluntaria; millones de ciudadanos deseaban afiliarse, pero muchos otros fueron obligados a ingresar en ella contra su voluntad. Era preciso ser miembro del partido para ocupar un puesto en la administración pública. Se estima que el número de afiliados llegó a alcanzar los 7 millones en el momento de mayor auge.
  • Hitler comenzó a crear un Estado nacionalsocialista eliminando la oposición de las clases trabajadoras y de todos los demócratas.
  • El juicio del incendio del Reichstag sirvió como pretexto no sólo para suprimir al KPD y al SPD, sino para abrogar todos los derechos constitucionales y civiles y crear campos de concentración para confinar a las víctimas del terror nacionalsocialista.
  • La Geheime Staatspolizei (Policía Secreta del Estado), conocida como Gestapo, fue fundada en 1933 para reprimir la oposición al régimen de Hitler. Cuando se incorporó al aparato del Estado en 1936, se la declaró exenta de someterse a las restricciones que imponía la ley, y sólo debía responder de sus actos ante su jefe, Heinrich Himmler, y ante el propio Hitler.
  • Desde 1933 hasta 1935, la estructura democrática de Alemania fue sustituida por la de un Estado completamente centralizado. La autonomía de la que anteriormente habían disfrutado las autoridades provinciales quedó abolida; estos gobiernos regionales quedaron transformados en instrumentos de la administración central y fueron estrictamente controlados.
  • El Reichstag desempeñaba un papel meramente formal, una vez desposeído de su carácter legislativo.
  • A través de un proceso de coordinación (Gleichschaltung), todas las organizaciones empresariales, sindicales y agrícolas, así como la educación y la cultura, quedaron supeditadas a la dirección del partido. Las doctrinas nacionalsocialistas se infiltraron incluso en la Iglesia protestante.
  • Se promulgó una legislación especial por la cual quedaron excluidos los judíos de la protección de la ley.
  • El 30 de junio de 1934, en la posteriormente denominada Noche de los cuchillos largos, el Führer ordenó a las SS eliminar a diversos miembros de las SA, un grupo que podía instigar una rebelión en el Ejército, en opinión de Hitler. Fueron asesinados varios líderes de las SA y del partido, entre ellos Röhm y más de 500 de sus seguidores, muchos de los cuales no eran contrarios a la política de Hitler.
  • La supresión de los partidos de la oposición y las cruentas depuraciones de los contrarios al nuevo régimen no consiguieron resolver el problema del desempleo.
  • Para ello era necesario que Hitler reactivara la economía alemana. Su solución fue crear un nuevo orden, cuyas premisas principales eran las siguientes:

1. Aaprovechamiento pleno y rentable de la industria alemana sólo podría alcanzarse restableciendo la posición preeminente del país en la economía, industria y finanzas mundiales

2. Era preciso recuperar el acceso a las materias primas de las que Alemania había sido privada tras la I Guerra Mundial y controlar otros recursos necesarios

3. Debía construirse una flota mercante adecuada y modernos sistemas de transporte ferroviario, aéreo y motorizado; así mismo había que reestructurar el sector industrial para obtener la mayor productividad y rentabilidad posible.

  • Todo ello requería la supresión de las restricciones económicas y políticas impuestas por el Tratado de Versalles, lo que provocaría una guerra. Por tanto, era preciso reorganizar la economía a partir del modelo de una economía de guerra.
  • Alemania debía alcanzar una completa autosuficiencia en lo referente a las materias primas estratégicas, creando sustitutos sintéticos de aquellos materiales de los que carecía y que no podrían adquirirse en el extranjero.
  • El suministro de alimentos quedaba asegurado a través del desarrollo controlado de la agricultura.
  • Había que eliminar los obstáculos que impidieran la ejecución de este plan, esto es, imposibilitar la lucha de los trabajadores para mejorar sus condiciones anulando la acción de los sindicatos y sus organizaciones filiales
  • La creación del nuevo orden permitió a los nacionalsocialistas resolver el desempleo, proporcionar un nivel de vida aceptable a los trabajadores y campesinos alemanes, enriquecer al grupo de la elite del Estado, la industria y las finanzas y crear una espectacular maquinaria de guerra.
  • A medida que se erigía el nuevo orden en Alemania, los nazis avanzaban política y diplomáticamente en la creación de la Gran Alemania.
  • La política exterior de Hitler representó un oscuro capítulo de la historia cuyos acontecimientos más relevantes fueron:

1. La remilitarización de Renania (1936)

2. La formación del Eje Roma-Berlín (1936)

3. La intervención en la Guerra Civil española (1936-1939) en apoyo de las tropas de Francisco Franco

4. La Anschluss (‘unión’) de Austria (1938)

5. La desintegración del Estado checoslovaco, tras ocupar los Sudetes, región con numerosa población alemana (1939)

6. La negociación de un pacto de no agresión con la Unión Soviética (el denominado Pacto Germano-soviético) que contenía un acuerdo secreto para el reparto de Polonia y, como consecuencia de esta cláusula, la invasión del territorio polaco el 1 de septiembre de 1939, acción que dio inicio a la II Guerra Mundial.

Cuadro del Führer

Cuadro del Führer

  • Hitler se jactaba de que el nacionalsocialismo había resuelto los problemas de la sociedad alemana y perduraría durante miles de años.
  • El nacionalsocialismo solucionó algunos conflictos ante los que la República de Weimar se mostró impotente y transformó a la débil república en un Estado industrial y políticamente poderoso.
  • Pero esta reconstrucción condujo a la II Guerra Mundial, el enfrentamiento bélico más cruento y destructivo de la historia de la humanidad, del que Alemania salió derrotada, dividida y empobrecida.
  • También hay que añadir al precio de esta empresa el sufrimiento del pueblo alemán durante el gobierno de Hitler y después de su muerte.
  • El aspecto más trágico del nacionalsocialismo fue el asesinato sistemático de 6 millones de judíos europeos.

EXPANSIONIMO JAPONÉS:

Con la Gran Depresión, Japón, como otros países, se convirtió en el que se ha calificado como sistema fascista. Aunque este singular sistema de gobierno era muy parecido al fascismo, probablemente debido a las diferencias culturales, también habían muchas diferencias entre ambos sistemas y por eso se ha llamado nacionalismo japonés. Sin embargo, a diferencia de Adolf Hitler y de Benito Mussolini, Japón tenía dos objetivos económicos para desarrollar un imperio.

Primero, como sus homólogos europeos, nace una industria militar doméstica estrechamente controlada, que permite dar el salto a la economía de la nación

Segundo: Debido a la falta de recursos en las islas de Japón, para poder mantener un sector industrial fuerte y con gran crecimiento, las materias primas como el hierro, petróleo y el carbón en gran parte se habían de importar. Así, por el esquema de desarrollo militar industrial y el crecimiento industrial, las teorías mercantilistas prevalentes, hacían imprescindibles las colonias. Estas eran necesarias para competir con las potencias europeas. Corea (1910) y Formosa (Taiwán, 1895) fueron anexionadas muy pronto como colonias agricultores. Además, el hierro y el carbón de manchú, la goma de Indochina y los vastos recursos de China eran los principales objetivos para la industria japonesa.

Con pocos problemas, Japón invade y conquista toda Manchuria (denominada Manchukuo) en 1931. Aparentemente, Japón lo justifica para liberar los manchús de los chinos, justamente como en el caso de la anexión de Corea, que era supuestamente un acto de protección. Como Corea, se funda un gobierno títere (Manchukuo). Jehol, el territorio chino que hace frontera con Manchuria, fue controlado en 1933.

Japón invade China en 1937, creando lo que era esencialmente una guerra de tres ramas entre el Japón, los comunistas de Mao Zedong, y los nacionalistas de Chiang Kai-shek. Japón toma el control de muchas de las costas de China y de las ciudades portuarias, pero evitaba prudentemente las colonias europeas y sus esferas de influencia. En 1936, antes de la invasión de china, Japón firma un tratado anticomunista con Alemania y otro con Italia en 1937.

Jordi Carreño

About these ads

Acerca de jordicarreno

Nacido en Barcelona, mallorquín de corazón, de alma astur y ciudadano del mundo. No creo en fronteras ni barreras sobre todo si éstas son mentales, no distingo colores a no ser que sean en la paleta del artista, no creo en Dioses pero los respeto a todos, creo en el ser humano aunque éste insista en demostrarme que me equivovo. NO A: la violencia, el maltrato, la pena de muerte, la mentira, la especulación, la manipulación. SI A: el amor, la vida, la gente... Ver todas las entradas de jordicarreno

Debes haber iniciado sesión para comentar.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: