La historia es parte de nuestro futuro…Miguel Aznar Carreño

Se me hace muy difícil hablar con objetividad de este personaje melillense de nacimiento y catalán de adopción, que os presento a raíz del artículo aparecido en el Diari de Sabadell en el año 2006 en las entrevistas de Víctor Colomer. Entre otras cosas por que estoy unido a él genética y sentimentalmente (es mi primo), pero ante todo es una bellísima persona, afable, dialogador,  de carácter pausado y sobre todo un humanista. No podía ser de otra manera dedicándose desde hace tantos años a la arqueología y por supuesto a la historia.

Ya lo hacía en sus momentos de ocio y tiempo libre cuando trabajaba para El Corte Inglés, transmitiendo esa pasión a toda su familia, a  Pepi su encantadora mujer que le ha seguido siempre los pasos, a sus hijos/as Miriam, Patricia y Marcos de los cuales se espera que alguno continuará previsiblemente la labor del patriarca.

Muchos recuerdos de mi niñez están ligados a instantes felices en su casa, posteriormente en la juventud a las visitas esporádicas de familia y ya en la madurez a alguna llamada telefónica y felicitación navideña, pero siempre en el recuerdo y la memoria, tanto mía como de mi familia, ha habido una evocación “al primo arqueólogo”. Bien sea por la foto de sus padres presidiendo una habitación en casa de los míos, porque mis viajes siempre están relacionados de un modo u otro con la historia y la arqueología, o simplemente por la afición que tenemos en casa por estos temas.

Por esos avatares de la vida, he recogido ese amor por la historia y la arqueología que he intentado cultivar todos estos años y que ahora en mi madurez he decidido llevar a cabo hasta sus últimas consecuencias con la intención de conseguir la licenciatura en historia y si el tiempo lo permite, ¿porqué no? el doctorado (dice el refranero popular, que nunca es tarde si la dicha es buena y que el saber no ocupa lugar). Además las coincidencias nunca vienen solas, después de más de siete años de investigación buscando al bisabuelo de mis hijos, de documentarme sobre la Guerra Civil, especialmente en la zona de Lérida, resulta que mi primo es un erudito en la materia y yo sin saberlo y aprovecharlo; ya que lo hacía buscando y recogiendo restos neolíticos, puntas de sílex, vasijas, objetos de bronce y no balas, cartucheras o alas de aviones.

En definitiva que alguien que ha realizado la labor que ha llevado a cabo Miguel Aznar Carreño en pos de nuestro pasado, se merece un poco de atención y reconocimiento. Por eso desde esta página virtual, vaya mi pequeño homenaje a quien desde hace tanto tiempo busca la verdad, el conocimiento  del ser humano en el tiempo pasado para conseguir un futuro mejor. Gracias Miguel por hacer de tu afición un servicio.

Jordi Carreño

El arqueólogo M.Aznar y su mujer Pepi

El arqueólogo M.Aznar y su mujer Pepi

Miquel Aznar, arqueólogo de la Guerra Civil

«La historia es

parte de nuestro futuro»

18/1/2006

Empezó recogiendo restos neolíticos y ha terminado recogiendo objetos y documentos de la Guerra Civil.

El que ha sido escaparatista de El Corte Inglés durante 38 años, el vecino de Sant Quirze, Miquel Aznar Carreño, 63, viaja cada fin de semana a algún lugar de Cataluña donde tuvo lugar algún combate de la Guerra Civil Española. Allí, siempre con la inestimable ayuda de su esposa Josefina busca y encuentra balas, cartucheras, cascos, bayonetas, granadas, alas de avión y hasta documentos.

-¿Cómo empezó?

-Buscando yacimientos neolíticos y sepulcros de la edad de bronce, Josefina y yo empezamos a encontrar granadas de Lafite, balas rusas…

-Pisaban campos de batalla.

-Así es. Eso nos llevó a localizar puntos exactos de combate y seguir buscando. Encontrábamos hasta objetos personales.

-¿Por ejemplo?

-Esta hebilla, platos de comer, mire este bote de pomada para las heridas, es de la enfermería republicana. O este casco…

-¿Son balazos todos esos agujeros?

-Sí, pero hay demasiados. Yo creo que este casco lo pondrían sobre la trinchera para engañar al enemigo.

-¿Existen trincheras todavía?

-Ya lo creo. En Serra Galliners de Sant Quirze, sin ir más lejos, hay todavía una trinchera. Hemos puesto un indicador anunciándola.

-¿Encontráis todo eso a ras de suelo?

-Todo aparece sin excavar. Y algunas granadas se encuentran aún sin estallar y con espoleta. A más de un campesino le ha estallado una arando. Encontramos hasta huesos.

-¿Humanos?

-De soldado muertos. Nos da mucho respeto y siempre los enterramos allí mismo.

-¿Todo eso son granadas de mano?

-Las Lafite son estas que parecen una lata, italianas. En el Priorat y la Terra Alta las hay a miles. Ésta otra es checa, ésta francesa, esta soviética, muchas de Barcelona.

-¿Pero como encuentra el lugar exacto de una batalla?

-Hay mucha bibliografía, planos estratográficos. Eliges Fatarella, al lado de Gandesa, buscas las trincheras y encuentras lo que quieras.

-¿Dónde más?

-Hubo combates muy dolorosos, auténticas carnicerías en Ulldemolins, Tremp, todo el Segrià, Santa Coloma de Queralt, Targull… y no sólo combates.

-¿Qué quiere decir?

-Que también seguimos el rastro de aviones caídos. Venga, venga (me lleva al garaje, abre la puerta de un armario y muestra una gran pieza metálica).

-¿Qué es eso?

-El ala de un Tupolev SB-2 Katiuska, uno de los 93 bimotores soviéticos que llegaron a España con base en Celrà y Valls.

-¡Se sabe toda la historia!

-Hasta identificamos al piloto, entonces aún vivo, José Sirujeda. Pertenecía a una expedición de katiuskas que buscaban unos blindados alemanes ocultos en un bosquecito de Batea. Pero fueron interceptados por los Messerschimitt 109 de la Legión Condor, con base en La Sènia. El piloto saltó en paracaídas, pero el avión iba tan cargado de bombas que estalló en el aire y sus restos se desperdigaron en un radio enorme.

-¿Y esta maquetas?

-Las he hecho yo con papel de diario y madera: el katiuska, el chato, el Junker alemán…

-¿Encontráis también fusiles?

-No. Éste Mauser me lo regaló un amigo. Sólo le falta el cerrojo. Y este casco es de 1921, pero lo llevaba el tercio de Nuestra Señora de Montserrat.

-Aquí hay un trabajo de años.

-Mi mujer y yo llevamos 30 años pasando frío, madrugando los domingos… («O calor, como en los Monegros», apunta ella). Y mire estas latas de sardinas. La República compró un millón de ellas a Noruega.

-Este teléfono de campaña (en la foto en manos de ella) parece una joya.

-¡Y lo que pesa! ¿Cómo podían ir con eso por el campo de batalla? Y fíjese esto que curioso, son bayonetas, mire cómo quedan con el paso del tiempo. Por estas montañas encuentras de todo.

-¿Y estas fotos aéreas?

-Se las olvidaron los alemanes en el Ayuntamiento de Valls y han llegado a mis manos.

-Pero si se ven las explosiones.

-Fotografiaban mientras bombardeaban el aeródromo de Valls. Mire, aquí hay la ficha en papel de tela de cada objetivo. Todo en alemán.

-¿Por qué le gusta tanto la guerra?

-Me gusta la historia. Es parte de nuestro futuro.

-La historia de la guerra.

-Quizás haber vivido mi infancia en Melilla donde tanto se hablaba de la guerra de Marruecos y de la propia guerra civil…

-¿Ha llegado a tomar partido?

-En absoluto. Cuando imagino cómo morían en los campos de batalla tantos jóvenes engañados, tan engañados en un bando como en el otro, me pongo a llorar.

Ni la primera gota de mi sangre


«SANT QUIRZEEHA ofrecido al Ayuntamiento de Sant Quirze una exposición que él cree sería adecuada en el 70 aniversario del alzamiento nacional que se cumplirá este año 2006.

Tiene incluso impreso el programa de mano de la supuesta exposición «Records per la història 1936-1939». Pero el Ayuntamiento no le da respuesta y él empieza ya a pensar en ofrecer su colección al Ayuntamiento de Sabadell.

(Fuente del artículo de V. Colomer extraida de Cara a Cara en:  http://www.drac.com/cac)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s