JIGGING MARINO, CADA DÍA CON MÁS ADEPTOS…

Una de las formas de pesca más antiguas de la humanidad se está convirtiendo en una técnica cada vez más usada y que gana acólitos a diario entre los pescadores. Lo que actualmente se conoce como “Jigging”, no es más que el arte de pescar con una línea y un señuelo pesado haciéndolo subir y bajar continuamente con el fin de capturar grandes depredadores. (Video de Youtube de nauticacadiz.com):

Ancestralmente se utilizaba una línea hecha de cuerda vegetal (cáñamo y otros similares) que atado a un señuelo pesado con anzuelos (Hasta la llegada del metal) de hueso, madera u otros materiales, se utilizaban para pescar a grandes profundidades. En la costa de Cádiz se utiliza desde hace mucho tiempo un arte similar denominado “MONEO”.

Actualmente esta técnica está más depurada e indudablemente los materiales y equipos utilizados son totalmente diferentes y mejores. La importancia de un buen equipo y material es primordial para este tipo de capturas, ya que las piezas suelen ser de tamaños considerables y por lo tanto la lucha con la pieza también lo es.

El jigging marino no es más que el modo de pescar desde la embarcación dejándola a la deriva en zonas de fondos superiores a los 25 metros de profundidad y a ser posible en fondos de piedra, utilizando la fórmula de subir y bajar de forma continua el sedal unas 5 brazas aproximadamente para volver a dejarlo caer si no se ha capturado ningún pez. Es muy importante no abandonar el bombeo de la caña desde que toca el fondo; así es más fácil llamar la atención de lo predadores y simular un movimiento natural del señuelo o jigg.

Jiggs
Jiggs

El jigg es un cebo artificial que simula una forma de pez y que lleva incorporados los anzuelos, pesan más que otros tipos similares de artes como el curricán o el spinning para adaptarlo mejor a la pesca de fondo.

Una técnica de mucho éxito sobre todo en Japón y que cada vez gana más adeptos dado la vistosidad de las capturas.

La palometa que no se resisitió a Mik (Mi hermano no sanguineo)
La palometa que no se resisitió a Mik (Mi hermano no sanguíneo)

Por Jordi Carreño

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s