Desde “La Memoria Viva”, aviso para navegantes…

Tenía que ser “La carta de la esperanza” la que sirviese como acicate, para efectuar entre todos los afectados una movilización que perseguía varios objetivos: Concienciar a la sociedad española del trabajo realizado por las distintas organizaciones y asociaciones, en especial por los familiares y amigos de los afectados. Dar apoyo y soporte a las acciones reclamadas por el juez Baltasar Garzón. Dar soporte y empaque mediático al manifiesto de los artistas e intelectuales redactado a tal efecto; y por último dar un aviso “para navegantes” al actual Gobierno por su falta de tacto y buen hacer en este asunto.

Pero como dice el sabio refranero: “Una cosa es lo que el hombre propone y otra bien diferente, lo que Dios dispone” (Eso entre republicanos es más triste si cabe). Esto viene a colación de las respuestas recibidas; y sobre todo, de las no recibidas, a raíz del envío efectuado por “La Memoria Viva” a los distintos grupos y organizaciones que trabajan o deberían trabajar en esta línea.

La Memoria Viva no está constituida legalmente todavía (en ello estamos) como organización, pero sus inquietudes si lo son. Y lo son, por demanda de un número importante de afectados que no se ven, ni se sienten representados por las actuales plataformas y grupos de la R.M.H y que solicitaban un modo de estar o ser representados de modo independiente, ideológicamente, políticamente, socialmente. Unidos sólo por un nexo común: Ser familiares y afectados por el franquismo durante la Guerra Civil y la Posguerra. Defender los derechos que nos amparan sobre actuaciones llevadas a cabo contra los derechos universales de los seres humanos, como: Genocidios o asesinatos contra la humanidad, el derecho de los presos y exiliados, etc. Y que están estipulados en las leyes internacionales, y de los cuales España es parte activa y firmante de los acuerdos de las Naciones Unidas. Por lo tanto debería hacer que se cumplan.

Mirado desde un punto de vista práctico, entiendo la postura de muchos de los rechazos recibidos. Comprendo también las dificultades que entraña llevar a cabo una acción similar; pero, lo que no llego a asimilar es la falta de respuesta de tanta gente, grupos u organizaciones dedicadas a la memoria, asociaciones, partidos políticos, sindicatos, etc.

Se denota de las mismas respuestas y correos recibidos, no sólo la desconfianza (Por otra parte natural, viniendo de un grupo no organizado e independiente, que hasta la fecha no conocía nadie, excepto los habituales participantes de los foros de la memoria), sino, algo que intuimos desde aquí (con una visión muy particular) y que nos preocupa mucho más si cabe; que es, la falta de criterios comunes, descoordinación entre los/as distintas asociaciones y sobre todo una lucha de posicionamientos por la supremacía y dominio de “La Memoria”.

Es triste ver que se ha perdido el foco, lo básico. “Recuperar la Memoria” de todos aquellos que lucharon por mantener la legitimidad de un Gobierno, los conceptos de la libertad, la igualdad y la fraternidad.

No es válido excusarse en el día a día, ya que es lo único que no debemos abandonar (el trabajo diario por esta causa, realizado del modo que cada uno cree más conveniente, sea de un modo u otro. Lo importante es no abandonar), ya que se solicita únicamente el compromiso o apoyo para dedicarle todos juntos UN DÍA a recordarles y recordar; porqué estamos haciendo lo que hacemos.

Nosotros no somos políticos, ni tampoco lo pretendemos. No tenemos aspiraciones mediáticas (más que las imprescindibles para fomentar nuestra lucha y objetivos), no pretendemos encabezar ninguna cabecera de manifestación, no pretendemos abandonar nuestros trabajos y vidas cotidianas para dedicarnos a tal menester (Para ello ya están nuestros políticos y representantes), seguimos trabajando de modo altruista y en nuestro tiempo libre, con nuestros humildes medios y con muchas ganas y corazón.

A nosotros, que lo único que podemos hacer es dar apoyo y soporte a las acciones y actividades que pueden tomar los grandes grupos organizados, se nos hace difícil alcanzar a comprender; cómo, los que sí disponen de esos medios no son capaces de tomar estas iniciativas, fomentarlas y dirigirlas. Como se pierden en debates estériles sobre lo que es y no es importante para los afectados. Como hacen reuniones sin contar, ni invitar a los distintos grupos y afectados independientes; para emitir finalmente comunicados escuetos en los foros, sobre los acuerdos de intenciones alcanzados. Sólo vemos “acuerdos de grandes intenciones” y pocas acciones, por pequeñas que sean, que transmitan a la sociedad que hay realmente una inquietud y un movimiento que tiene una necesidad emocional, legal, humanitaria y de justicia. Acciones de una y otra asociación, que parece o dejan denotar, que lo que hay en verdad, es una guerra entre grupos afines. Manifestaciones de unos en contra de otros, discrepancias en las estrategias, en la lectura de los autos, etc. Aparecen en la prensa escrita y alguna vez audiovisual, y que no hacen más que generar inquietud entre las familias de afectados, es decir, todo lo contrario a lo que debería ser una causa justa y común independientemente de filiaciones.

Nos olvidamos siempre de que la historia está para enseñarnos. Pero el ser humano se empeña en no aprender; y repetir, una tras otra vez la misma historia.

Siendo críticos, vemos en todo ello, uno de los muchos factores que hicieron que los republicanos no ganaran la Guerra Civil. La descoordinación y las luchas de poder internas. Sería muy triste, que la lucha por los que ya no están y por los pocos que quedan, se pierda por el mismo efecto entre otros.

Hemos recibido soporte de la Federación Estatal de Foros por La Memoria, Kaos en la Red, Memoria de le Illes Balears, Salamanca Memoria y Justicia, Memoria Histórica de Málaga, más las adhesiones particulares (Entre ellas algunas importantes), de las más de seiscientas misivas emitidas. Este fin de semana se han remitido otras doscientas cincuenta. No voy a nombrar a los que nos han rechazado elegantemente su colaboración, entre otras cosas por que respetamos su decisión, además de que han tenido la amabilidad de dar respuesta. (Aunque no la compartimos. Permitirnos este pequeño desacuerdo). Además confiamos en que tal y como pretendemos seguir trabajando para llevar a cabo tal acción conseguiremos muchos más apoyos en plazo inmediato, en cuyo caso pretendemos una vez que esté estructurada, remitir invitación a la participación de todos los grupos y organizaciones (Hayan aceptado o no la primera acción de tal paso, como es simplemente la confirmación o no de la futura participación), así como a los afectados. De los que no hemos recibido nada, y han recibido dos envíos, tampoco esperamos ya mucho más. Pero nosotros vamos a seguir adelante, trabajando empecinados en nuestro intento. Una vez oí, que sólo los locos y soñadores son capaces de cambiar el mundo.

Como último apunte, permitirme, si todavía no encontráis un motivo para secundar la acción, que os haga esta pequeña recomendación personal. Coged la foto de color sepia de vuestro bisabuelo, abuelo, padre, hermano, tío, abuela, madre, etc. miradla un rato y contemplar sus rostros jóvenes y vencidos por el paso del tiempo. Ahora preguntaros ¿Por qué? Y después decidid si vale o no la pena.

“La Memoria Viva”

Jordi Carreño Crispín

desesperacion

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s