SIN VERDAD NO HAY HISTORIA. ÚNICAMENTE A FAVOR DE LA RECUPERACIÓN DE LA VERDAD Y LA NORMALIZACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA…

Portando el féretro con los restos de una víctima de la represión franquista en Casavieja, Ávila

Siempre he abogado por la recuperación de la memoria histórica, es decir, por recuperar la historia en su totalidad. Eso implica, el reconocimiento de todas las víctimas de la Guerra Civil española, pero también y como no podía ser de otra manera, la totalidad de desaparecidos durante la represión, el reconocimiento a los exiliados y sus familias, la anulación de las sentencias sumarias y sin garantías procesales de la época, los niños secuestrados del franquismo, etc., etc.

El Estado es corresponsable de que así sea, y debe facilitar todos los mecanismos para que ello se produzca y sea posible, desclasificando toda la información referente a la época, creando un archivo general donde los datos sean accesibles, y a ser posible, con toda la documentación digitalizada, y por su puesto, con una Ley competente y que ampare a todas las víctimas, y con un museo de la Guerra Civil y la represión (toda) e incluso manteniendo el recuerdo por provincias (No en todos los lugares fue igual de contundente – la guerra y la represión-).

Ahora bien, todavía hay una salvedad que marca la diferencia. Los vencedores, en su mayoría han dispuesto de toda la maquinaria estatal (incluso en democracia) para que así sea, mientras los vencidos, seguimos teniendo a un número elevadísimo de desaparecidos, seguimos padeciendo todo tipo de trabas administrativas y jurídicas para poder, no sólo, identificar los lugares donde posiblemente se hallan nuestros familiares, sino que además, lo sufrimos en aquellos lugares donde sí sabemos que están. Y eso, sin contar con todos los problemas añadidos con respecto a la expropiación de bienes, reconocimiento de exiliados y sus descendientes, niños sin identidades, etc. Por tanto, sigue habiendo un desequilibrio brutal en referencia a la paridad de la recuperación de la memoria de un lado u otro.

Siempre he afirmado que algún día el republicanismo deberá pasar cuentas también, sin que le exima la legitimidad de haber sido el gobierno legal que sufrió el terrible y brutal golpe de Estado, entre otras cosas, porque también se cometieron tropelías y barbaridades, no únicamente contra el bando sublevado, sino que también, dentro del suyo propio en las luchas intestinas de las diversas facciones. Aprovechados los hubo en las dos orillas.

Pero, para que todo eso suceda, primero el estado actual, debe reconocer el hecho diferencial hasta la fecha y actuar en consecuencia, ya que perjudica a los vencidos. Haciendo todo lo posible para reparar y hacer justicia, y acto seguido, acometer la misma labor, para cualquier persona que sea reconocida como víctima de la represión durante la Guerra Civil. Así mismo, la Iglesia, que en su día pidió perdón, debería actuar en consecuencia y no seguir incentivando las diferencias, ya que ella misma, padeció la pérdida de miembros en ambos lados (aunque mayoritariamente lo fueran del bando nacional), y sobre todo, por aquello de hacer gala de lo que predica…, el perdón, la solidaridad, etc., etc.

Este es el único modo de cerrar las heridas según mi parecer. El fascismo fue una lacra para la humanidad, pero lo fue, como lo es cualquier régimen totalitario, y esa, es la lección que hoy en día deberíamos haber aprendido todos. No hay ideología que valga una vida, si esta es robada injustamente. Aunque después, si está el derecho a defender lo propio, lo justo, lo legal.

Para poder pasar página a la historia, hay que recordar la misma, sin miedos ni tapujos, sin complejos y con valentía, pero sobre todo, con el consenso y el ánimo de que así sea. No podrá haber nunca olvido, ni debe haberlo. Pero es hora ya de cerrar heridas y perdonar. No podemos seguir avanzado hacia el futuro con el lastre de nuestro pasado atado en nuestro presente. Es mejor caminar sin cadenas y juntos, con diferencias, pero juntos.

Posiblemente muchos no estarán de acuerdo con esta exposición, y entiendo que así sea, pero nunca entendí la recuperación como una venganza, sólo y únicamente como eso…”recuperación”, “justicia” , “verdad” y “recuerdo”, para nunca más volver a cometer el mismo error. Ya ha habido demasiadas víctimas, es hora de descansar, es hora de seguir hacia delante, es hora de mirar al futuro. Se lo debemos a ellos, era su sueño, se lo debemos a los que nos preceden…., porque no les podemos dejar más hipotecas.

Este comentario es individual del editor y no representa en modo alguno el sentir corporativo, sólo una reflexión sobre lo que debería ser la Memoria Histórica, por tanto, no lo firma La Memoria Viv@, sino el mismo.

Jordi Carreño Crispín.

Anuncios

Un pensamiento en “SIN VERDAD NO HAY HISTORIA. ÚNICAMENTE A FAVOR DE LA RECUPERACIÓN DE LA VERDAD Y LA NORMALIZACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA…

  1. por eso “la memoria viva” será la organización de referencia en está cuestión porque estamos hablando de personas y de sus vidas. Ninguna idea, institución o elemento tiene derecho a robar el bién más preciado.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s