Ese insurrecto juez que sacude el avispero de la memoria…

En este país precisamente lo que no sobra es “presunción de inocencia”, sobre todo, si esta está relacionada con la Memoria Histórica. Los vencidos,  lo fueron por la gracia de Dios y del Caudillo, y por tanto, fueron “injusticiados” y recibieron su  divino merecido. No tiene nada que ver, que  fuera con una sublevación militar de salvapatrias que derrocó al gobierno legalmente constituido por decisión mayoritaria del pueblo, tampoco, el que ese hecho provocara la “Guerra Incivil”, y menos, que después de haberla perdido siguieran recibiendo su merecido, con asesinatos encubiertos de legalidad, secuestros bendecidos por la Iglesia, exilios y rupturas forzadas entre la elección de quedarse y terminar en prisión o “injusticiado”, o en su defecto, postergados a una vida de penalidades y miedos por haber sido señalados como “rojos”.

"Injusticiados por los salvapatrias de Esapña en Badajoz"

Claro, que ya ha llovido mucho  y no conviene remover la historia ni el pasado, ni reabrir viejas heridas, que por otro lado, nunca se cerraron, y sobre todo, dejar a los muertos descansar en paz. La paradoja es que los muertos llevan mucho tiempo descansando, los que no han podido descansar nunca, son los vivos, sus familiares queridos. Y  más claro está, que ahora aparece ese juez con afán de protagonismo y se pone a sacudir el panal alborotando el avispero, cuando todo estaba ya más que  olvidado por la amnesia impuesta en la “Intransición democrática”, y en la más que necesaria Ley de Amnistía, no fuera que esos rojos desvergonzados ganasen unas elecciones y levantasen de paso la alfombra donde está escondida toda la mierda fascista. Y eso no lo podemos permitir, máxime cuando tenemos un rey “republicano”, que nos ha traído la bonanza y la paz, y ha conseguido que todos volvamos a ser hermanos. Nada tiene que ver  tampoco, que él jurara fidelidad al Movimiento Nacional y pleitesía a su mentor…, el sátrapa Caudillo asesino. Que además  de preocuparse de aleccionar y dogmatizar a su discípulo, lo dejó todo atado y bien atado. Así que, como todo estaba tan bien en esta España ejemplar ante los ojos del mundo, a qué viene ahora levantarle la piel al toro y mostrar sus sanguinolentas entrañas. Cojamos al insurrecto juez entre todos y hagamos escarnio público de él, y que aprendan todos los demás…. A ver quién tiene reaños de señalarnos con el dedo y acusarnos de asesinos, cuando lo único que hicimos, fue salvar a este  miserable país  de piojosos, de estos comunistas y masones que se comen a los niños crudos.

Si tuviera que esgrimir una sola razón para avalar la labor del juez  Baltasar Garzón, no se me ocurriría una sola, tendría mil argumentos que exponer, pero basta que leáis las dos noticias anteriores a ésta y con eso sería más que suficiente. Gracias magistrado por alumbrar el oscuro camino de la búsqueda, gracias por poner a nuestros familiares de nuevo en este triste mundo y amnésico país. Gracias en definitiva, por haber sido honesto, valiente y por tanto molesto. Gracias Garzón.

Nota: artículo adjunto al de Araceli Manjón publicado en La Memoria Viv@ como nota del editor.

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de La Memoria Viv@

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s