Cara y cruz de las subvenciones memorialistas…

Y SÓLO DOS PARA EXHUMACIONES: El reparto de la “memoria histórica”: de cada 10 euros, 7 para propaganda…

Mayo 22, 2010 El Boletín Oficial del Estado publicó en su número 290 del año 2009, correspondiente al miércoles 2 de diciembre, el listado de subvenciones concedidas para “actividades relacionadas con las víctimas de la guerra civil y del franquismo”. Su estudio arroja conclusiones muy curiosas.

PABLO MOLINA.

Del análisis de estos datos, se puede concluir que más del setenta por ciento de las subvenciones concedidas van destinadas a propaganda pura y dura. Desde el año 2006, el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero concede anualmente subvenciones para la llamada recuperación de la Memoria Histórica. Aunque en el discurso oficial se afirma que el objetivo principal de estas ayudas es recuperar los restos humanos de combatientes y represaliados del bando republicano durante la Guerra Civil y el franquismo, en realidad tienen un propósito más amplio. De hecho, en la última orden de convocatoria de estas subvenciones publicada hasta el momento, la de 2008, ya se reconoce que además de la exhumación de cadáveres y la identificación de víctimas, el dinero “podrá ser aplicado a otras actividades como la instalación de elementos conmemorativos, la recopilación de testimonios orales y de documentación y la celebración de jornadas sobre la recuperación de la Memoria y la significación de las víctimas de la Guerra Civil y del franquismo”. Lo que pocos podían suponer es que la mayor parte del dinero público que el gobierno concede a las distintas asociaciones preocupadas por la recuperación de la llamada “Memoria Histórica”, va destinado precisamente a financiar estas otras actividades, que poco tienen que ver con el fin prioritario para el que nacieron supuestamente estas ayudas económicas. En concreto, del estudio de las subvenciones destinadas a la llamada “memoria histórica” concedidas en 2009, la última edición resuelta hasta la fecha, se desprende el dato de que del total previsto en la convocatoria, 3.870.000 euros, sólo 1.090.000 euros, el 28,2%, han sido destinados a labores de localización, excavación, exhumación e identificación de las víctimas. El resto del dinero concedido, 2.780.000 euros o el 71.2% del total, ha ido destinado a nutrir las arcas de las asociaciones y fundaciones cercanas a la ideología del gobierno en su tarea de revisión de la Guerra Civil y el franquismo. De esta forma, en el listado de subvenciones concedidas aparecen beneficiarios y conceptos tan peculiares como una exposición itinerante titulada “la lucha por la democracia desde la izquierda rupturista”, organizada por “La Joven Guardia Roja de España” (23.000 euros), un “Encuentro Iberoamericano de Memorias” organizado por la fundación Contamíname para el mestizaje cultural (23.000 euros), “La Revolución y el deseo”, actividad organizada por “Joves d’Esquerra Verda” (18.000 euros), “La importancia de los etcéteras” (sic), evento llevado a cabo por la Fundación José Unanue (18.500 euros), la edición de la “memoria histórica del socialismo español”, obra de la inevitable fundación Pablo Iglesias, o la “IV parte (sic) del Archivo Oral del Sindicalismo Socialista,” cuyos 50.000 euros asignados irán a parar a la no menos imprescindible fundación Largo Caballero. Para validar un “protocolo de acompañamiento a los familiares en la fase de exhumación”, ojo, no para la asistencia propiamente dicha sino para “validar” un protocolo, la asociación “Psicólogos sin Fronteras” (sic) ha sido agraciada con la módica cantidad de 21.500 euros. Pero si lo anterior le parece un exceso, debe saber que el Ateneo Repubicano de León ha sido también premiado con una subvención para hacer algo tan aparentemente sencillo y barato como elaborar un listado de diputados y concejales de esa provincia durante la II República. El importe que todos los españoles hemos entregado a los paisanos del Presidente, geográficos e ideológicos, asciende a nada menos que 23.000 euros. Jamás un censo de cargos públicos costó tanto dinero y esfuerzo.

Libertad Digital.es

Las dos caras de la moneda (Imagen extraída de Google Images)

Escrito para la A. I. La Memoria Viv@ como nota del editor en:

http://lamemoriaviva.wordpress.com/2010/05/22/y-solo-dos-para-exhumaciones-el-reparto-de-la-memoria-historica-de-cada-10-euros-7-para-propaganda/

“LA MONEDA SIEMPRE TIENE DOS CARAS”…

No voy a entrar en la estéril discusión de cómo distribuye y/o administra el dinero el gobierno actual, tampoco voy a hacer una aclamación memorialista ni defensa numantina de la labor y coordinación de las asociaciones y organizaciones que se dedican a trabajar por la recuperación de la memoria histórica de éste país, entre otras cosas, porque la moneda siempre tiene dos caras y soy de aquellos que no cree en las verdades absolutas y en los dogmas, aunque sí en las visiones particulares (erróneas o no me parecen más verdades que las impuestas sin criterio y reflexión). Todo esto viene a colación del artículo de Libertad Digital , o mejor dicho en su título.

Independientemente de cómo se aprovechan y optimizan los recursos públicos en el apartado de la “Recuperación de la Memoria Histórica de la Guerra Civil Española y de la Represión franquista y posterior dictadura” (ese es otro debate), parece ser que ahora la “Memoria Histórica” es sólo exhumar cadáveres de las cunetas, simas y barrancos, así que  generar conocimiento de la misma, difundirla como medio de ése mismo conocimiento y recordarla como garantía del propio saber popular, es hacer propaganda o proselitismo. Cosas más raras se han dicho o escrito.

Aunque podría extenderme mucho más sólo quiero apuntar que: primero, para exhumar, previamente debe haber garantía de que se pueda hacerse con un mínimo de éxito, y eso, siempre que sea posible realizar los trabajos previos de investigación y localización para llevar a cabo la posterior exhumación, pues ya sabemos todos los que nos dedicamos a esta labor los inconvenientes políticos, jurídicos y administrativos que nos encontramos; segundo, que sin necesidad de efectuar las propias exhumaciones (aunque son el objetivo principal de nuestra labor), es más que necesario poder recopilar todos los testimonios, historias, documentos escritos y gráficos posibles, que nos permitan crear una base de datos general que sirva no sólo para testimoniar lo sucedido, sino que sea útil también como herramienta consultiva, histórica y educativa; y que para ello, es necesario fomentar actividades y actos que faciliten la participación ciudadana para despertar la conciencia y conseguir en nuestra lucha contra el tiempo recopilar el máximo posible de material, con la finalidad de poder proporcionar saber y sobre todo recuerdo de lo acontecido, como un modo de enseñanza profiláctica que evite la iteración de los hechos en un futuro; tercero, el arte y la cultura como vehículos de la intelección histórica colectiva son las herramientas precisamente adecuadas, para tal fin, por tanto, no convendría mezclar churros con meninas ya que la propaganda es otra cosa. Claro está, siempre que éstas, sean utilizadas correctamente (como todo en esta vida) y por último, no creo que nadie pueda criticar qué tipo de uso y cómo se hace una buena labor memorialista basándose en porcentajes de utilización de los recursos sin ver el resultado final, eso sí, cada euro gastado debe estar más que justificado y cada proyecto o labor debe o debería presentar su memoria antes de volver a recibir un céntimo de euro. Entre otras cosas , por que las subvenciones no son vitalicias como los sueldos políticos y son recursos públicos, es decir, de todos nosotros. Y éste trabajo es una labor no únicamente humanitaria, sino que debe ser humanista y científica en el ramo de la historia. Véase que no he hablado de unos y de otros, sólo de historia, recursos, medios, investigación, difusión, educación y recuerdo. La búsqueda de la verdad, de la justicia y de la reparación no se pueden cuantificar frívolamente.

A parte de haber expresado mi opinión contraria a la referencia del encabezamiento, si comparto, que quizá la distribución de los medios y proyectos no esté todavía bien orientada, dirigida y sobre todo controlada, y eso es un tema que hay que resolver a corto plazo. Y finalmente otra consideración para todos aquellos que critican estas subvenciones, su finalidad y teórico amigismo de las mismas (en cuyo caso deberían más que fomentar la rumorología, presentar pruebas y hechos que permitan tomar acciones, ya que hablamos del dinero de todos). La FAES del Sr. Aznar recibe 4 millones de euros por hacer proselistismo de su ideología endogámica (ni tan siquiera de partido), desprestigiar al gobierno y poner en duda la democracia que se los proporciona y criticar a los ciudadanos que le pagamos, Eso a mi parecer sí es hacer propaganda y sinceramente, no sé que aporta esa fundación como beneficiaria de un bien común y general para recibir tan ingente cantidad de dinero (Creo que hay proyectos científicos que ni se acercan mínimamente). Por eso y mal que les pese a muchos, la moneda siempre tiene dos caras.

Por: Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de la A. I. La Memoria Viv@

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s