¿Cual es vuestra causa?

Llegado este momento y a sabiendas de que compañer@s en los que confío y aprecio no estarán de acuerdo conmigo sigo convencida que los caminos entre el señor Garzón y los crímenes del fascismo español deben separarse ya, cada vez es más escandaloso que la injusticia judicial a este señor acapare las fuerzas que debían centrarse en la causa debida, esta dispersión del tema lleva al efecto contrario, no es de este señor de quien debemos ocuparnos( y evito a propósito nombrarlo, puesto que su nombre ocupa el 90 y largo % que debían ocupar las condenas y demás violaciones de DDHH).
Estimad@s compañer@s, sé que no vais a cejar en vuestro empeño pero si debíais cada uno en vuestra intimidad valorar realmente si creéis que es la misma causa. La mía no es la causa de este señor, quizás los que nunca habéis sufrido las coces de las instituciones fascistas de este país, hablo desde la famosa transición que es lo que me ha tocado vivir a mi, os escandalicéis con lo que ocurre, pero es que resulta que otros, llevamos muchos años como dije antes, recibiendo coces de la falsa democracia y su falso estado de derecho, pasé mi juventud escuchando como vosotros aquello del estado de derecho y el espíritu de la transición, la democracia consolidada y la concordia, verdaderos mensajes subliminales que de tanto decirlos, hicieron aquel efecto de una mentira dicha 10 veces termina siendo verdad, pero aquí también es la excepción que confirma la regla por que cuanto más avanza el tiempo más la podredumbre huele que apesta.
No creo en el concepto de que a través de la injusticia a este señor se llegue a algo, todo depende a donde quiera llegar cada uno…pedir la anulación del procedimiento a este señor me parece , solo voy a decir increíble, me gustaría preguntaros uno a uno de tantos miles, ¿no os duelen esas condenas sin anular? y ¿vuestras fuerzas por que se centran en este señor…?
Cuando hace meses por solidaridad desde una entidad se propuso le dieran a un señor de un país lejano la medalla de una alta institución estatal que no recuerdo cual, por ser voluntario en las exhumaciones, me quedé de piedra, no por que este otro señor de un país muy lejano no se lo mereciera, si no por que la gente que dio su vida por la Libertad de este país, que lucharon contra un movimiento fascista no tienen ningún reconocimiento legal más que la posibilidad de un miserable papelito, yo he sido voluntaria, tragué tanta cal que me quemaba la traquea pero no me merezco absolutamente nada sabiendo la injusta consideración que tienen las víctimas.
Víctimas, crímenes franquistas, impunidad creo que hasta Verdad, Justicia y Reparación en estos momentos van perdiendo su propio significado y máxime cuando se le da prioridad al que menos padece y sufre…si estimad@s compañer@s ni una millonésima parte de sufrimiento comparable…he decidido que me solidarizo con este señor en proporción con lo que él se solidariza conmigo
Un abrazo a tod@s y por favor en vuestra intimidad sopesar cual es vuestra causa.. quizás ya no es la misma
MJBarreiroLG
Familiar de fusilados sepultados.

http://agenciabarreiroforever.blogspot.com/2010/05/cual-es-vuestra-causa.html

NOTA DEL EDITOR:

NUESTRA CAUSA DEBERÍA SER LA MISMA QUE LA DE TODOS:

Como casi siempre nuestra compañera Mª José nos deleita con una exposición que invita a la reflexión profunda sobre los derroteros que está  adquiriendo el movimiento memorialista, la repercusión mediática – casi amarillística del mismo -, y el activismo de la causa centrado en una actuación judicial. Lo cual es de agradecer, ya que en el trasfondo de la cuestión hay varios problemas de origen que deberían ser considerados por todos antes de conseguir dispersar los esfuerzos del memorialismo en su lucha por el que debería ser el objetivo común e indiscutible, “La Verdad, la Reparación y la Justicia” de las víctimas.  Éstos problemas, que radican en  el continuismo  e  impunidad del Movimiento Nacional perpetuado a través de  la teórica  Transición hacia la democracia, de una política de olvido alevoso  durante los años que llevamos con  la misma instaurada, del posicionamiento en los poderes democráticos que sustentan los ideólogos y simpatizantes – sino del fascismo de antaño, si del de hoy- , y cuyas bases siguen siendo prácticamente las mismas, con la salvedad, de que la suya es una opción legalizada por el tipo sistema político que ellos mismos  eliminarían e ilegalizarían. Y lo más grave y preocupante,  el poder que todavía pueden ejercer dichos personajes desde sus poltronas políticas, jurídicas, económicas, comunicativas, y que les permite aprovecharse de las debilidades del propio sistema para potenciar sus actuaciones y actividades con total indemnidad y escarnio para las víctimas y  sus familiares,  y sino, basta ver el resultado del “Caso Garzón” y otros procederes basados en el incumplimiento permanente de Gobiernos Autónomos y Ayuntamientos de la Ley de La Memoria Histórica, las denegaciones a exhumaciones, anulaciones de juicios, etc., etc.

Por otra parte, el movimiento memorialista nunca estuvo más activo y vivo que ahora, nunca consiguió tantas adhesiones como lo está haciendo actualmente y nunca tuvo tanta repercusión (nacional e internacional) como hoy, por lo que sí,   no sólo  le debemos agradecimiento y apoyo a la actuación de Baltasar Garzón, sino que debemos continuar con los  mismos sin bajar la guardia por varios motivos: Primero: Por atreverse  intentar encausar al franquismo. Segundo: Porque  a sabiendas del riesgo que  ello le implicaba inició las investigaciones y autos correspondientes a las mismas. Tercero: Por haber  puesto en la actualidad política y social un tema enquistado por el intento de amnesia democrática colectiva de un país adormecido en los cantos de sirena de nuestra Monarquía democrática parlamentaria; y finalmente,  y para mí el más importante, por habernos dado esperanzas a los familiares afectados y  por haber hecho revivir a nuestros seres queridos y olvidados, que hoy están más vivos que nunca. Por tanto, el tema no es baladí y merece de un análisis y debate profundos sobre cuáles deberían ser las vías a partir de ahora para continuar esta lucha, sin que la misma se torne única y exclusivamente en la lucha de las asociaciones  y grupos como acólitos del juez Baltasar Garzón, sino en  la lucha por lo que él  intentó que fuera una causa común: LA REPARACIÓN y LA JUSTICIA como un modo de llegar a la verdad histórica.

Por tanto, debe haber un verdadero movimiento por conseguir  esa verdad, reparación y justicia; y como no, otros movimientos que soporten de manera unánime las actuaciones del primero en base a todo aquello que se relacione con el objetivo prioritario. Es ahí donde cabe el apoyo a Garzón y a cualquier  otra iniciativa nacional e internacional que se relacione con los desaparecidos, encarcelados, secuestrados,  forzados, exiliados y represaliados de cualquier modo por el régimen fascista de Franco.

El que se mantengan concentraciones semanales por este objetivo está muy bien, que se realicen actos esporádicos de apoyo al juez por la injusticia y tropelía acometida contra su persona y el derecho de las víctimas también, que se pueden incluso unir ambas cosas también; pero eeste triste espectáculo de apoyos dispares, las subastas por ver quién es el que mejor lo representa, hasta incluso las últimas actividades de reclamación de firmas hechas de modo unilateral y con total descoordinación por varios grupos (lo cual no está mal, pero con el esfuerzo conjunto hubieran dado sin duda un  mejor resultado), las peticiones peregrinas efectuadas con buena intención,  y a las que sólo les falta pedir la beatificación del ilustre juez; y por último,  las solicitudes limosneras de fondos de ayuda al mismo – que crean más dudas y desprestigio por la forma y modo que se realizan que otra cosa – por parte de algunos grupos como modo de favorecer esta lucha, no es más que dejar dar una imagen ante la sociedad de descoordinación, disgregación, chapucerismo y de intereses pecunios que pudieran no ir en consonancia con la imagen seria y el trabajo realizado por los más serios, activos y  menos voceros. Por eso y como respuesta a la cuestión esgrimida por Mª José Barreiro, para mí sólo cabe una respuesta…Nuestra causa debería ser la misma que la de todos y sólo cabe una:  LA VERDAD, LA REPARACIÓN Y LA JUSTICIA DE TODAS LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO.

Una vez más gracias a Mª José por poner el dedo en la llaga y hacer lo que suele hacer mejor esta reportera cada vez que nos plantea o escribe una reflexión particular, y por  lo  que muchos la han tratado como una persona subersiva, radical y excesivamente agresiva. Nada más lejos de todo eso, ya que las cuestiones que ella  plantea suelen proceder de lo que es capaz de preguntarse a sí misma, de su ávida capacidad de observación, de cavilación, deliberación y después transmisión  de sus valientes opiniones, argumentos y dudas para que posteriormente puedan ser objetados, refutados o convenidos en un ejercicio de libre expresión y verdadera libertad democrática. Éste no es un mal artículo para que participéis y dejéis vuestros comentarios, tanto en su blog como en el nuestro. Seguro que a ella le gustará que así sea.

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de la A. I. La Memoria Viv@

ENLACE AL BLOG DE Mª JOSÉ BARREIRO:

http://agenciabarreiroforever.blogspot.com/

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s