UNA BUENA PROPUESTA LEGASLITIVA, JURÍDICA E HISTÓRICA…

Escrito por Jordi Carreño para La Memoria Viv@

Una vez más queda patente la ineficacia de la tan mentada “Ley de la Memoria Histórica” y la desidia gubernamental para afrontar un deber histórico, de derecho y de justicia para con “todas” las víctimas de la represión franquista: Desaparecidos, asesinados sumariamente, secuestrados (sobre todo los niños del franquismo), encarcelados y forzados en campos de trabajo, exiliados, violentados y reprimidos socialmente, expropiados, abandonados a su suerte en las instituciones estatales de la época, readoctrinados, depurados, etc., etc. Y digo que una vez más queda evidenciado, cuando la Unión Progresita de Fiscales (UPF) en su 25º Congreso concluye una posibilidad como ésta, que ya es hora de crear una “Agencia Nacional de Reparación de los crímenes del franquismo” (más vale tarde que nunca).

Seguramente deducida ante todo el folletín mediático, alarma social y reivindicaciones que se han generado con el caso Baltasar Garzón. Y como no, ante la presión social que ejercemos los familiares de las víctimas del franquismo y las asociaciones memorialistas.

No es que sea un hecho, pero sí es un gran paso y avance para todos nosotros,  que dentro del poder judicial se haya creado conciencia del problema y que la reflexión del mismo haya llevado a una conclusión tan evidente, y que por otra parte, en su día ya había sido considerada por IU-ICV aunque sin repercusión y menos con un mínimo de éxito.

El hecho de que éste grupo de fiscales apunten a la necesidad de componer una Ley de Enjuiciamiento Criminal nueva, a la creación de una Fiscalía Especializada en Delitos del Franquismo, y por lo tanto, a la modificación de la Ley de La Memoria Histórica y, en las que en sendas propuestas se intuye a que apuntan hacia otro objetivo más necesario e imperioso si cabe, como es la anulación de la Ley de Amnistía de 1997; y por ende también, a una reforma Constitucional (tan necesaria y urgente para avanzar hacia el futuro inmediato), no deja de ser una esperanza más en este largo camino que llevamos recorrido por conseguir que España cumpla con su obligación de derecho y justicia internacional, y lo más importante, que cumpla con el derecho y justicia históricos propios de un país que se pretende libre, democrático y ejemplo del cumplimiento de los derechos universales de la humanidad. Un paladín de la justicia mundial. El movimiento se demuestra andando; y en éstos casos…, más vale una pequeña acción que una gran intención.

Esta iniciativa lleva a urgar en las entrañas de nuestro poder judical, no sólo en los ámbitos del estrato legislativo, sino que también en el constitutivo, en el de los propios organismos que lo forman, en su funcionamiento interno y lo más importante de todo, en los procedimientos que deben garantizar su buen funcionamiento y la responsabilidad pública e institucional que permitan siempre (tal y como debe de ser) la protección de las víctimas y no la de los infractores de la ley y el derecho. Máxime en los casos de crímenes contra la humanidad como la limpieza étnica, religiosa, ideológica y/o genocidio.

Ahora solo falta que ante un hecho como éste, se sumen a la propuesta miembros del resto de los distintos estamentos que forman el poder judicial español, empezando por el Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal Supremo, los Tribunales Superiores, la Escuela Judicial, el Ministerio Fiscal, los Colegios de Abogados, etc. Y como no, nuestra queridísima e ineficaz clase política que tanto bien ha hecho durante estos 35 años para que nuestros familiares sigan bajo esta tierra sacra, influenciada todavía por sus viejas supersticiones, ocultos también en archivos polvorientos, engañados en el ostracismo de una vida de mentiras o abandonados en la lejanía desarraigada del exiliado. Es una buena oportunidad para arriar velas cuando soplan nuevos vientos, aires que nos pueden llevar hacia nuevos paraisos. Sobre todo si esas tierras prometidas son las de la “Verdad, Reparación y la Justicia”.

Desde aquí aplaudo esta reflexión e iniciativa de la UPF que nos presenta una nueva y buena propuesta legislativa, jurídica e histórica. Ahora veremos de que somos capaces entre todos, porque esta labor no depende de lo que hagan los demás por nosotros, sino, de los que seamos capaces de hacer entre todos juntos. Y nosotros como afectados tenemos mucho que decir y que hacer.

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de la A. I. La Memoria Viv@

El líder de la UPF, Emilio Sánchez, Caamaño y el fiscal general, Conde-Pumpido. EFE

Enlace al artículo publicado en La Memoria Viv@

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s