DERECHO A RÉPLICA: Muñoz Molina considera que “no se puede volver atrás y usar el pasado como hace Zapatero”…

Roma, 2 ago (EFE).-

El escritor español Antonio Muñoz Molina confiesa su hartazgo hacia los temas que centran la actualidad española, que resume en “Guerra Civil y toros”, y considera que “no se puede volver atrás y usar el pasado como lo hace (el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez) Zapatero”.

Muñoz Molina confiesa su hartazgo hacia los temas que centran la actualidad española, que resume en “Guerra Civil y toros”

“Parece que aquí no se hace otra cosa que hablar de Guerra Civil y de toros, claro. Y así no se afrontan los problemas reales de un país que tiene un 20 por ciento de paro y un 30 por ciento de fracaso escolar”, lamentó Muñoz Molina en una entrevista que publica hoy el diario italiano “Corriere della Sera”.

Según el escritor, “no se puede hablar de Guerra Civil” como si los españoles “estuviésemos divididos como entonces”, ya que ha transcurrido “demasiado tiempo” y ello no corresponde, afirma, “ni a los políticos, ni a los jueces, sino a los historiadores”.

Para el escritor e historiador andaluz, “la historia tiene que ver con el pasado” y, en su opinión, los españoles necesitan hacer un pacto con el recuerdo.

“La España de 1936 era rural y analfabeta y estaba aislada económicamente. La de hoy no tiene nada que ver con la de entonces. Es una obviedad que no podemos olvidar. Si nos referimos continuamente al pasado no entendemos el presente”, alertó el autor de “La noche de los tiempos”, su última novela, con la que viajó a los últimos meses de la Segunda República, la Guerra Civil y el exilio.

Después de más de dos décadas reflexionando sobre la Guerra Civil y la posguerra española, Muñoz Molina (Úbeda, España, 1956) alzó su voz contra “la moda” de la Memoria Histórica y publicó esas páginas para reivindicar un pacto sobre lo ocurrido en la guerra.

“Cuando escribí el primer libro sobre la Guerra Civil, los críticos me decían: ¿Por qué te ocupas de esto? No es que no se pudiera escribir sobre ello, es que, simplemente, no estaba de moda”, recuerda Muñoz Molina, quien lamenta que el tema se haya convertido “en una moda política”.

El escritor afirmó que “hoy en día, los políticos e intelectuales se niegan a aceptar su propia historia al completo y no quieren ver los errores cometidos por su propio bando”.

Y sostiene que en España hay una paradoja: “Se habla obsesivamente del pasado, pero no se conoce casi nada, sólo versiones partidistas”.

“Aunque los historiadores hayan hecho bien su trabajo”, reflexiona, “aún hoy no se es capaz de tener una visión de conjunto”.

Sin ningún libro en gestación, porque no tiene “la ansiedad de escribir un libro al año”, Muñoz Molina mira ahora hacia el futuro con ganas de “que lleguen los nuevos escritores, hijos de inmigrantes, que nos cuenten la nueva España mestiza”.

“Será muy interesante leer novelas de alguien que es mitad marroquí y mitad español, chino y español, senegalés y español. La mirada del hijo del inmigrante es muy rica, porque es doble: mira hacia el mundo de sus padres, a las raíces, y al mundo nuevo al que pertenece. En ambos mundos se siente en casa y extranjero”, argumentó.

Y es que, según el escritor, esas son “las dos experiencias fundamentales para escribir: conocer muy bien algo y al mismo tiempo verlo un poco desde fuera”.

EFE via Yahoo! España Noticias

NOTA DEL EDITOR:

MUÑOZ MOLINA Y EL BORRÓN y CUENTA NUEVA: “Pasar página como si no hubiera ocurrido no evita lo sucedido. No puede haber impunidad para el mal”

“…Y así no se afrontan los problemas reales de un país…”. Con esta frase me quedo como inicio a mi réplica al Sr. Muñoz Molina, por otra parte quiero antes de nada  dejar claro mi respeto y admiración por su trabajo, aunque no sus reflexiones. Dicho esto, parece que el Sr. Molina obvia a los miles de familiares que  todavía tenemos sepultos por  toda nuestra extensa geografía,  a los niños secuestrados, a los exiliados, los expropiados, encarcelados y  a todos los represaliados,  es decir, nos solicita civilizadamente que nos olvidemos de los nuestros, que lo hagamos por el bien del país, que  pasemos página sin terminar de leerla, que la historia sólo es pasado y que el mejor modo de avanzar es obviando la misma.

Creo que para alguien formado, inteligente y además historiador como él, no debería pasarle por alto que para que un país acometa su futuro con garantías,  primero debe resolver sus cuentas con la historia. No se trata de vengar a ultranza los padecimientos y tropelías cometidas por el régimen franquista, sino más bien todo lo contrario, lo que se pretende es recuperar la memoria histórica de un país desmemoriado, se trata de hacer justicia ante la barbarie, se trata de recordar lo acontecido de un modo que permita a las nuevas y futuras generaciones conocer y aprender sobre los yerros pasados, hacerles ver que los delitos contra lesa humanidad no pueden quedar impunes; y sobre todo que,  recordar no es sinónimo de parar. El pasado nos debe servir de guía para el futuro.

Sin historia y sin justicia  flaco favor le hacemos al país,  y  por ende a todas esas generaciones que serán el futuro del mismo. Y sí es cierto que la situación de antaño nada tiene que ver con la de ahora, y es por eso mismo,  que no debemos temer saldar las deudas del pasado teniéndole miedo a repetir los mismos errores en el futuro. Si mantenemos la premisa de que aquellos que olvidan su historia están condenados a repetirla, veremos que  es más fácil caer en el error que si no se hacemos nada. No creo que Alemania  que ha afrontado su pasado con valentía y un raciocinio ejemplar,  esté al borde de un nuevo Reich fascista que pueda poner en peligro su hegemonía y la estabilidad europea. Sin embargo está penado el fascismo y se mantiene el recuerdo a través de sus museos, arquitectura, educación y política. Es decir,  a través de su cultura y educación tanto como por su política y legislación.

No soy memorialista por venganza, no me dedico a cobrar cuentas pretéritas, sólo pretendo recuperar el recuerdo y las vida de aquellos que la perdieron o no la tuvieron dignificándolos,  haciendo que se cumpla y haga justicia,  sólo quiero pasar página, intentar perdonar y sobre todo y ante todo, no olvidar, no olvidar lo sucedido como salvaguarda de que nunca más volverá a suceder Sr. Molina.

La historia no está para olvidarla, no es sólo para los historiadores, la historia es una parte de nosotros mismos, nos enseña, nos recuerda y nos debería dirigir. Y para tener una visión global y de conjunto de la historia, primero hay que completarla, la historia que nos enseñaron, la historia escondida, únicamente forman parte de la historia partidista y cercenada y no es por tanto a la verdadera historia. Eso sin entrar en otras disquisiciones como el derecho y los acuerdos internacionales firmados y ratificados por nuestro país.

El problema no es llamar a los fantasmas del pasado, el problema somos nosotros que somos incapaces de aprender, y por eso,  es necesario trabajar para recuperar lo perdido. Si permitimos el olvido y la impunidad, entonces no tenemos futuro, o al menos,  no un buen futuro.

Escrito para La Memoria Vi@:

http://lamemoriaviva.wordpress.com/2010/08/02/munoz-molina-considera-que-no-se-puede-volver-atras-y-usar-el-pasado-como-hace-zapateromunoz-mio/

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de la A. I. La Memoria Viv@

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s