La Piedra Rosetta…

Piedra Rosetta. British Museum (London)- Fotografía propiedad del titular del blog Jordi Carreño.

FICHA CATALOGRÁFICA:

Origen: Fuerte de San Julián, el-Rashid (Rosetta), Egipto

Período ptolemaico, 196 a.C.

Pieza clave para descifrar jeroglíficos

El texto contenido en la Piedra Rosetta corresponde a un decreto dictado por un consejo de sacerdotes e integra una serie de decretos que ratifican el culto real de Ptolomeo V, de 13 años de edad, en el primer aniversario de su coronación.

En años anteriores, la dinastía ptolemaica había perdido el control de ciertas zonas del país. Después de un largo tiempo, su ejército logró derrocar a la oposición en el Delta, pero la región sur del Alto Egipto, Tebas en especial, no había sido aun recuperada por el gobierno.

Antes de la era ptolemaica (hasta cerca del año 332 a.C.), el rey solía emitir decretos en jeroglíficos como el de esta pieza. Este dato da cuenta de cómo cambiaron las cosas desde los tiempos faraónicos, ya que los sacerdotes, las únicas personas que conocían la escritura jeroglífica, pasaron a emitir dichos decretos. La cantidad de actos reales condescendientes con los templos nos ilustra la forma en la cual se garantizaba el apoyo de los sacerdotes.

El decreto está escrito en la piedra por partida triple, en jeroglífico (acorde a un decreto sacerdotal), en demótico (la escritura nativa de uso diario) y en griego (el idioma del gobierno). Su importancia para la etimología es enorme. Al poco tiempo del final del s. IV a.C., cuando se dejaron de utilizar jeroglíficos, el conocimiento sobre cómo leerlos y escribirlos se perdió. A comienzos del s. XIX, unos 1400 años después, los científicos lograron descifrarlos utilizando las inscripciones en griego contenidas en la piedra. Thomas Young, un físico inglés, fue el primero en demostrar que los jeroglíficos de la Piedra Rosetta correspondían a los sonidos de un nombre real, el de Ptolomeo. Más tarde, el científico francés Jean- François Champollion comprobó que los jeroglíficos reproducían el sonido del idioma egipcio y sentó las bases de nuestro conocimiento sobre el idioma y la cultura del antiguo Egipto.

Soldados del ejército napoleónico descubrieron la Piedra Rosetta en 1799 mientras excavaban en los cimientos de un anexo de un fuerte cerca de la ciudad de el-Rashid (Rosetta). Ante la caída de Napoleón, la piedra pasó a manos de los Ingleses bajo el Tratado de Alejandría (1801) junto con otras antigüedades descubiertas por los franceses.

La Piedra Rosetta está en exhibición en el British Museum desde 1802 y está quebrada en un solo lugar. Hacia el fin de la Primera Guerra Mundial, en 1917, previendo un fuerte bombardeo a Londres, el museo la trasladó a un lugar seguro junto con otros objetos portátiles ‘importantes’. La Piedra Rosetta pasó los siguientes dos años en una estación del Ferrocarril Postal a 50 pies (15,24 metros) bajo tierra en Holborn.

fuente: tttp://www.britishmuseum.org › Explore › Highlights

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s