REINOS DE TAIFAS O “ESTAIFAS”…


Como marcan las historias de las comunidades autónomas de Baleares y Valencia éstas mantienen su arraigo histórico de Taifas, y como tales,  han actuado en sus sendos y respectivos períodos de regencia como califatos de la gaviota azul, demostrando así  con su gestión política y de tesorería pública los comportamientos anárquicos de sus caudillos regionales, que igual que hicieron aquellos pretéritos laqbs, han actuado como reyezuelos taifales para poder gobernar con independencia  e impunidad suficientes para crear una administración independiente y beneficiosa para ellos mismos, consiguiendo  elevar el noble encargo de gestor público al de “chorizo impúdico”.
Túnel de Sóller, Parc BIT, Parc de les Estacions, Metro de Palma, Caso Andraitx, Caso Scala, Voltor, Palma Arena, Son Oms, C’an Domenge, Son Espases, Operación Maquillaje, Operación Espada, Operación Peaje  y otras minucias como  los casos Rasputín, Caso de Santos y etcétera, etcétera, con más de 40 imputados del PP y otros tantos cargos en menor cuantía de sus socios y amigos de UM, y con un montante total estimado de fondos malversados o mal gestionados de más o menos unos  50.000 millones de euros en lo que a Baleares se refiere; y de la otra Taifa mediterránea,  podemos hablar también de los casos  Gürtel, Terra Mítica, Caso Brugal, Caso Fabra, Aeropuerto de Castellón, Ciudad de la Luz, Circuíto Urbano de Fórmula 1, Copa América, Emarsa, Tranvía de Valencia, Trajes de Camps, Bonos basura  y un montón de imputaciones por casos de corrupción inmobiliaria y otras que pasan a ser “pecata minuta” dado el calado de las mencionadas anteriormente y que ascienden a un monto de unos 62.000 millones de euros, es decir, unos 112.000 millones de euros malversados, malgastados, impagados o robados entre las dos comunidades que fueron ejemplo y niñas bonitas del PP, y que en algún caso como la CC.AA Valenciana incluso tuvo que ser socorrida por el ineficiente gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero interviniendo éste  en el rescate de la deuda que la propia comunidad tenía con el  Deutsche Bank.

Así que no sólo pagamos los residentes de ambas Taifas, sino todos los españoles de a pie  que solidariamente colaboran con nosotros en tapar los agujeros negros que nuestros avispados y crápulas sátrapas taifales van dejando tras de sí, y enderredor de todo aquello que tocan al mejor modo de la “Cosa Nostra”, eso sí,  pensado en actuar en su propio y único beneficio amparados por la impunidad política y el ego megalómano de su propia avaricia e incompetencia. Y es que para ser un rey de Taifas uno debe ser justo, magnánimo y generoso para que el pueblo y la historia te traten como se merece. Por el contrario, con actuaciones tan poco cívicas y honrosas, solamente el recuerdo puede ser el de aquellos ladrones que quisieron ser reyes de Taifas y terminaron siendo “Reyes de Estaifas” millonarias contra el interés popular y público, que no contra el de sus propios bolsillos y cuentas corrientes. El Califa los hubiera decapitado, y así debe de ser política y jurídicamente, cortarles la cabeza metafóricamente con su excelsa presencia a cargo del erario público, pero esta vez  entre rejas y con la pérdida de todos sus bienes.
Como ciudadano y residente de una de ellas me siento indignado, estafado, vilipendiado y sobre todo aborrecido de tanto excremento añadido a la lucha cotidiana de todos  aquellos que al sonar el despertador nos levantamos para sobrevivir y subsistir en un mundo maravilloso y cruel;  y que vemos como nuestros esfuerzos  se van como el agua entre los dedos, por las pequeñeces mundanas de nuestras vidas, y las grandes aberraciones de aquellos en los que depositamos nuestra confianza para que ellos puedan mejorar un poco, al menos, sólo un poco  nuestros padeceres diarios. Y lo peor de todo no es que ellos nos engañen o roben, que  nos hagan perder la confianza y fe en la política y los políticos, es mucho peor, porque además hemos de sumar el hastío y desconfianza en el sistema jurídico y miembros  al ver como tanta tropelía no paga canon alguno, mientras que  a otros les embargan hasta las pestañas por querer y no poder asumir sus pequeñas responsabilidades ante la situación actual, y que en parte, ha sido  provocada por tan insignes CHORIZOS (con perdón de tan noble y suculento manjar). Lo dicho de las Taifas a las “Estaifas” y que los dioses Nóos cojan a todso confesados.

Jordi Carreño Crispín

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s