Las matemáticas no son perfectas, el amor sí…

Según José Manuel Rey, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y basándose en la teoría creada por el científico ruso Lev Pontryagin, matemáticamente el amor no existe

FOTOS CÁMARA IPHONE 462

Y heme aquí con la dicotomía de mi credo personal entre la ciencia y el pragmatismo que siempre me han acompañado, y la fe en algo que no sé explicar, el amor. ¿Si he querido?, por supuesto, como todos ustedes. ¿Qué he amado, si he conocido el amor? Indudablemente. Soy de los afortunados que a una edad madura la vida le ha presentado la oportunidad de conocer el amor, no ésa acepción que todos entendemos por sí y que define bien la R.A.E en todas sus variantes del “amor”:

 m. Conjunto de sentimientos que ligan una persona a otra, o bien a las cosas, ideas, etc.
♦ Va seguido de las preps. a y de: amor a la vida, de madre, a los hijos.

Persona amada, y p. ext., aquello que es especialmente querido:
ella ha sido el gran amor de su vida; su amor es la moto.

Ternura, suavidad:
le explicó con amor lo que pasaba.

Esmero con que se hace algo:
cocinó para él con amor.

pl. Relaciones amorosas:
tenía amores con su vecina.

al amor de loc. Cerca de, junto a.
♦ Se construye con palabras como fuego o lumbre: la abuela nos contaba historias al amor de la lumbre.

amor libre Relación amorosa que rechaza el establecimiento de una pareja fija o estable:
el amor libre es contrario a la fidelidad.

amor propio Consideración o estima de sí mismo:
tus ofensas le hirieron en su amor propio.

Deseo de quedar bien ante sí mismo y ante los demás y de superarse:
llegará lejos porque tiene mucho amor propio.

amor platónico El que forma una imagen ideal de la persona amada, sin establecer con ella ningún tipo de relación real:
siente amor platónico por su profesor.

con o de mil amores loc. col. Con mucho gusto:
lo haré de mil amores.

en amor y compañía loc. En paz y armonía:
compartieron mesa en amor y compañía.

hacer el amor loc. Realizar el acto sexual:
hicieron el amor en la habitación de un hotel.

loc. Cortejar, galantear:
el joven hacía el amor a su vecina y cada día le regalaba un ramo de flores.

por amor al arte loc. adv. col. De manera gratuita:
trabaja por amor al arte.

por amor de Dios loc. col. Se usa para indicar petición, protesta o sorpresa:
haz de una vez lo que te digo, por amor de Dios.

Yo les hablo del amor de verdad, del onírico, el soñado por bardos y poetas, por princesas cotidianas, por guerreros de diario, por todos los seres humanos. Ése, el que te roba el sueño porque el sueño es para él, el que hace que tu primer pensamiento sea suyo, como también el último. El que conlleva consigo la ausencia como castigo aunque sea por obligación durante un segundo. El amor puro, el de entrega sin recompensa (aunque la tiene si es recíproco – el más difícil de conseguir de todos-). Aquél capaz de sacar lo mejor y lo peor de ti porque es transparente, sin mentiras, con complicidad y absoluta certeza de qué pase lo que pase, sólo lo podrás sentir una vez. El que se vive con total entrega y pasión. Aquél del “contigo pan y cebolla” llevado a su máxima expresión, a la renuncia de todo y casi todos. El amor que por más adjetivos que se le asignen son insuficientes porque no se han inventado ni las palabras que lo pueden definir. A ese amor me refiero.

Sí, ya lo sé, se le ha cantado, escrito, y dibujado de mil formas, pero sumándolas todas, todavía está muy lejos de su perfil, de su imagen real.

¿Qué no existe? ¿Qué es anacrónico y atemporal? ¿Qué seguro que es efímero?… Existe, vuelvo aseverarlo, yo lo conozco personalmente. Qué no es una amor común en estos tiempos o en los pasados… ¡Mentira! Siempre estuvo, existió, y siempre estará, existirá. Lo único que no todos tenemos la suerte de toparnos con él, de reconocerlo.

Qué cómo todo en la vida tiene fecha de caducidad, seguramente, ya que nadie está exento de ser visitado por la parca y viajar en la barca de Caronte, pero aún así, queda su impronta en alguien que lo cuenta, lo conoció, lo escribió e incluso lo vivió. O bien porque no hay reciprocidad, ésa es la muerte verdadera del amor. Si la balanza no está equilibrada, finalmente declina hacia un solo lado.

El amor es lo más irracional que conozco, y eso va contra mi mentalidad de hombre racional y práctico, el de hombre que encuentra en la ciencia la explicación y respuestas para casi todas las cosas, casi todas, he dicho bien; pues igual que no entiendo la fe en aquello que no se ve pero se siente, el amor juega en esa parcela también, casi como un acto de fe, pero con una diferencia, sí lo ves y eres visto, lo puedes tocar y ser tocado, puedes hablar y ser contestado de modo directo, lo vives y sientes al mismo tiempo que lo sienten por ti; y eso, eso no lo dan otras posibles comparaciones (hablo de él física y mentalmente, no metafóricamente).

No voy a entrar en el debate numérico y de ecuaciones, tan siquiera en el de la química que soporta gran parte del peso de las estimulaciones y sentimientos físicos que un ser humano produce, padece o disfruta. El amor existe porque es inevitable. No puedes luchar contra él, no debes hacerlo, al contrario, debes buscarlo.

Es inevitable encontrar aquella persona con la que puedas congeniar sin saber por qué; pero hallar aquella que te complemente en casi todos los aspectos de tu vida, y por ende, tú de la suya, eso si fuese creyente diría que es un milagro.

Si eso sucede, no queda más remedio que trabajar como todo en la vida, pero mucho más. Luchar cada día por aquello que amas y por lo que eres amado, no dar nada nunca por sentado, no sentirte poseedor ni poseído, hablar y escuchar como terapia única y tabla de salvación durante las tormentas de la vida, que sin duda se producen y te ponen a prueba, a ti y a tu amor.

El amor es un bello jardín y por ello hay que regarlo cada día, mimar sus flores y plantas en todos los aspectos, cuidarlo de los ataques, protegerlo y sobre todo admirarlo; y es así, con mimo y entrega, con humildad y sin falsos abonos como el jardín agradecido respeta a su jardinero, pues sabe que él no va a dejar que se marchite, que abonará cada día su amor con el mejor de los compost, con delicadeza, con entrega y pasionalmente.

No hay ecuación que resuelva los entresijos de la mente y los sentimientos, pero si hay una respuesta, y esa es… amar y ser amado. Es el mejor contrato, el que se firma sin fecha porque uno sabe que al fin y al cabo, sólo se vive una vez; y es una tontería amar a plazos, se ama a diario, no por miedo a que se termine, se vaya o te roben el amor, se ama porque es la única manera de sentirse vivo y de hacer honor a la vida.

526489_10200333114183901_379220392_n

Tuñy Barcala (mi mujer)

Mi ecuación profesor Rey es diferente a la suya, mi ecuación es mi mujer, Tuñy Barcala Frau, mujer de armas tomar, gitana (metafóricamente) de sangre caliente, es la personificación de la vida en un cuerpo bello de mujer, es la sonrisa del arco iris, está llena de colores y matices. Es el fuego de la fragua de Hefesto que creó en ella el arma más poderosa que podía crear para un Titán, creó el corazón de fuego escondido en una loriga hecha de pequeñas capas imposibles de atravesar, más que para el corazón puro, aquél capaz de ver a la niña que esconde y que es más bella que la mujer cincelada por los dioses. Es la tormenta por temperamento, pero es la calma que llega en segundos, porque su noble corazón no le permite el lujo de perderse un segundo de vida. Es ella, la transmisora de vida, la que no cuenta los días, no lleva reloj y hace lo que quiere cuando quiere, pero no lo hace por ella, lo hace por ti, para regalarte lo mejor que te pueden regalar, momentos especiales, días especiales que suman una vida especial, pese a todas las vicisitudes de la vida. Ama romper los días con pequeños detalles que hacen que los días valgan la pena. La vida te pone trabas sobre más trabas e intenta sembrar la rutina para que triunfe la teoría  de que las matemáticas son tan perfectas que el amor es una de sus ecuaciones. Y eso, mi querido profesor sólo es teoría de pizarra, la práctica desmiente su teoría, y pese al tiempo que pueda durar (para mí una vida – ahí el tiempo también es relativo-) yo no habré escrito mi hipótesis en una pizarra, lo habré hecho a diario en carne y hueso, con miles de momentos únicos, habiéndome jugado la carta de la seguridad y la tranquilidad por la del sueño de los locos. El amor. Y sabe qué… gana el amor de calle.

No sé si alguna vez lograré expresarlo en palabras, pero tampoco me preocupa, quiero hacerlo con hechos cada día; y a veces hasta lo consigo. Pero sé que amo a una mujer como pocos hombres habrán tenido la oportunidad de hacerlo, pese a quién le pese y haya hecho lo que he hecho. La vida me trajo hasta aquí, y aquí me quiero quedar eternamente. Si hice daño sólo puedo pedir perdón, pero no puedo negar que hice lo correcto aunque a veces las cosas que nos suceden parecen querer negar tal hecho. Lo sé, porque no solo amo, me siento y me demuestran que soy amado. Hecho fehaciente.

Gracias Tuñy por rescatar mi alma solitaria y en pena, gracias por todo lo que me has dado, me das y espero seguir recibiendo de ti. Gracias por quererme, porque tú ya sabes que yo sí te quiero y que pienso regar el jardín nuestro cada día. Te quiero.

64500_4918593196083_1346174328_nTuñy y Jordi; y el amor existe…

A mi bella mujer…, mi amada

¡Qué no se borre tu sonrisa!

ni el fuego de tu mirada…

tu pelo perfuma la brisa

mi bella mujer…, mi amada.

Vives en mis pensamientos

en mis venas y en mi alma,

vivo abrazado a tu espalda

y al vuelo de tus vestidos…

¿Qué te amo? ¿O no es obvio…?

¿Qué me gustas? Más que la vida…

¿Qué te quiero? No quererte es oprobio y…

¿Qué me muero? Si no estás a mi adherida.

Si no te tengo conmigo…

mis manos sobre tu vientre

o en tus pechos fuego ardiente…

el desamor es mi enemigo.

Es sólo tu gran amor y mi amor

por ti…, todo lo que yo tengo

y es tuyo si así lo quieres…

Porque es sincero y profundo…

¿Qué te amo? ¿O no es obvio…?

¿Qué me gustas? Más que la vida…

¿Qué te quiero? No quererte es oprobio y…

¿Qué me muero? Si no estás a mi adherida.

Por Jordi Carreño Crispín

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s