Mallorca y las caídas reales…

20080826audiencias3

La primera caída se produce con el desplome de la guillotina del desvarío, ambición, corrupción, malversación y abuso de privilegios sobre la cabeza de la realeza en la isla.

Primero la casa real pierde el cariño y beneplácito del pueblo que le ha acogido en sus tierras y mar con tanto orgullo y cariño; y que además, en gratitud regaló a través de sus empresarios hoteleros por y para la promoción que éste le hacía a la isla con sus visitas, me refiero a su nuevo yate, el novedoso “Fortuna”. (Creo que el nombre finalmente no fue presagio de mejores tiempos). Pero lo hizo, y lo hizo humildemente con el saber hacer del noble pueblo mallorquín, que supo no molestar a la nobilísima y real familia en sus períodos estivales o vacacionales de Semana Santa. Todo lo contrario, recogiéndolos como unos mallorquines más que volviendo a su casa cada año para disfrutar de su hogar, los dejamos vivir tranquilos. Disfrutando de su isla, de nuestra isla.

Pero las malas praxis del yernísimo duque “em…Palmado”, su mal gusto y falta de respeto a todos los isleños, con sus befas y mofas con el “anágramma” (del latín ana= cambio y gramma= escritura) de su apodo entrecomillado…”em…Palmado”, empezó por iniciarse el desmoronamiento real. Tanto es así, que no sólo le hacen perder el respeto a la institución; sino que además,  pierden como consecuencia la famosa Rambla de los Duques de Palma, o rambla de las flores comúnmente conocida y todos sus mallorquines privilegios. Si a eso le sumamos los desafortunados tiros reales, el abuelo matando paquidermos en Botsuana con rotura de cadera incluida, traslado urgente y sanidad privada de por medio, y el nieto disparándose en el pie practicando el realísimo trabajo de atinar su puntería para seguir la noble tradición real de sus ancestros, la cacería a costa del erario público (para susceptibles monárquicos, asignación presupuestaria del Estado a la Casa Real, que entre dimes y diretes nos cuesta más de lo que el rey tiene asignado – La cantidad global asignada para el ejercicio 2012 fue de 8.264.268 euros, mientras que la destinada en 2013 es de 7.933.710 (le agradecemos encarecidamente el recorte SS. MM), eso sí, si no contamos los diferentes Ministerios que asumen otros gastos reales como: Defensa, Interior, Exteriores y Patrimonio Nacional, gastos relacionados con el cuidado y mantenimiento de los bienes de titularidad del Estado español a disposición del Rey de España y del resto de la Familia Real, para su uso como residencia, actos de Estado, ceremonias oficiales, mantenimiento del patrimonio histórico real: Palacios, residencias, jardines, parque móvil, etc.-, es decir… un gasto aproximado ya que no hay cuentas oficiales y menos una declaración detallada que sustente el total de la cuenta de la dispensa real, que a groso modo asciende a unos 39.780.870 euros aproximadamente repartidos en: Gastos no incluidos en el presupuesto oficial: a continuación se detallan estos gastos incluidos en los Presupuestos Generales del Estado de 2013 del Estado español, que son asignados a la Jefatura de Estado, pero que la Casa Real no incluye en su web y sin que se puedan valorar algunos de los mismos dados la glasnost informativa de la institución monárquica, tal y como se detalla en el siguiente anexo:

E volià…! He aquí la cuestión, entre unas cosas y otras, y sin la certeza de lo que nos cuesta realmente la broma, podemos calcular milloncete arriba que no abajo, más 47.714.580 euros.

Pues eso, primero desmiente que es la monarquía más económica de Europa, la que menos coste le representa al pueblo, segundo no rinden cuentas como la tradicional familia británica que detalla desde lso gastos mayores a los de bodega o enseres como colchones; y tercero, viendo lo visto, no es de extrañar que a uno le entran ganas de pitar, silbar y reclamar algo que sale de los esfuerzos de sus riñones y sacrificios varios o de hacer de Robespierre del siglo XXI. Eso sí, nos llena de orgullo y satisfacción la transparencia y claridad que demuestra el rey acaudillado en su día por el sátrapa dictador que a “dedogracia” y como buen ayo, nos impuso la institución monárquica previo salto tipo Fosbury, es decir, de espaldas a la barra del legítimo rey, eso en el supuesto caso de que el pueblo hubiera decidido la instauración del sistema monárquico (cosa que dudo por otra parte). Y entre unas cosas y otras, la institución se diluye escondiéndose en agendas que más o menos parapetan el estío real en la isla. Todo ello sumado al simbolismo de las más que habituales, reales, patosas y comunes caídas de D. Juan Carlos hace planear sobre la Institución Real una negra premonición de futuro.

20070726_Audiencia_Parlamento_Balear_1

La segunda caída y no menos importante es el de la “Princesa” MAM (María Antonia Munar). La denominada “Princesa” que nos dejó ya no supuestamente las arcas públicas como el pozo del tío Benito, vacías, secas, oscuras y llenas de alquitrán y asfalto; sino que además, lo hizo con total inmunidad y garantia asignada por ella misma, y por supuesto, por su perniciosa alevosía malversadora y corrupta.

Sí, aquella princesa altiva, vestida por los mejores modistas y luciendo sus Vuitton o Hermes, luciendo su rubia y trabajada melena en las mejores peluquerías del centro de la ciudad, que se paseaba con ese aire distante y sonrisa entre dulce y maléfica que hacía girar la cabeza a más de un encorbatado político o ciudadano, y que entre cuchicheos de salón y esquinas provocaba jocosos comentarios, deseos inconfesables, envidias y miedos ocultos; y cuya única función no era más que la de ejercer y desempeñar la función de “bisagra” en la puerta política de la isla, eso sí… en nombre y teórico beneficio de la mallorquinidad.

Siempre rodeada de acólitos, pelotas y lameculos incoloros buscando su favor y golpe de varita mágica; y a los cuales en su magnánima generosidad se encargó de cobrar sus pingües intereses como banquera usurera al más y mejor estilo mafioso de la “cosa nostra”; y a cambio también de la pleitesía y la más pura “omertá” siciliana, enseño y desplegó un sistema de corruptelas y beneficios propios y prebendas ajenas basados en su imagen principesca, su prepotencia y endogamia de intocable. Primero cayeron sus paladines y sin guardia pretoriana, pues  también cayó ella pese a todas sus triquiñuelas y juegos malabares de su mal pensada impunidad de un mal entendido abolengo, el de “Princesa de Mallorca” o el de “Reina de “Costitx”, la mujer más poderosa de la isla conquistada por Jaime I,  y que ahora purga su desprecio al pueblo dejando sus castillos de naipes para pasar a engrosar las filas de políticos condenados y que son  mantenidos por el erario público pero a otro nivel, el de las Instituciones Penitenciarias. ¿Qué nos habrá costado a los isleños el trono de la “Princesa MAM”? Está por ver todavía, pero lo que sí es seguro y apuesto por ello es que por los delitos condenada (C’an Domenge y el caso Maquillaje) son bajo mi percepción sólo la punta del iceberg de UM y la Sra. Munar. El tiempo sabio nos lo dirá.

Parece ser que los aires isleños no sientan demasiado bien a los coronados, sean asignados por derecho divino, a dedo o por vox populi, el caso es que Mallorca ha pasado de ser…”la isla de la calma” a la “isla de las reales caídas o viceversa”. ¿Habrá al final más paparazis en la carretera de Sóller frente al hipódromo o en los juzgados de Palma que en Marivent? Probablemente.

Siempre he pensado que las coronas no son buenas para nadie, sobre todo para el pueblo, ya que… o imponen su absolutismo o cubren tu féretro.

Jordi Carreño

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s