Troya o Ilion, entre el mito y la realidad…

caballo-de-troya

El significado de la palabra “llíada” no es otro que en el latín hace referencia al  vocablo griego que significa -referente a Ilión-. Ilion era el nombre de una ciudad situada en la costa del Asia Menor, concretamente en la costa noroccidental de Anatolia, cerca del estrecho de Dardanelos, y que es más conocida como Troya.

Troya (en griego Τροία o Τροίας; también llamada Ilión, en griego Ίλιον o Ίλιος y Wilusa en hitita) es una ciudad tanto histórica como legendaria, donde se desarrolló la Guerra de diez años que relató Homero en su Iliada. La palabra Wilusa es de origen hitita y, según los estudios de Starke en 1996 (Hawkins 1998, y Niemeier 1999), indica la Troya homérica.

Fundada aproximadamente en el 2.700 BC y destruida sobre el 1.180 BC, es descubierta a finales del siglo XIX por el arqueólogo alemán Heinrich Schliemann en lo que se denomina la Toya VI (1700 a 1250 BC), es decir, la ciudad de Troya antes de su caída ya sufrió desde su fundación varios procesos de desarrollo que determinamos en diez fases.

Su estratégica posición en la entrada del Bósforo en la órbita del Imperio Hitita entre los ríos Escamandro (o Janto) y Simois; y que le procuraba un control total sobre el tráfico marítimo. Lo que a los ojos de los griegos micénicos era un tan buen motivo para ir a la guerra como la belleza de la princesa Helena, máxime en pleno apogeo del reinado de Agamenón que había ido conquistando los distintos reinos de la Grecia arcaica y que deseaba el control y poder total, marítimo y terrestre,  además de vengar el agravio familiar.

El hecho de que la ciudad se encontrara total y fuertemente amurallada y rodeada de fosos diseñados para detener el avance de los carros de guerra – el arma de destrucción más característica de la época – indica de la consciencia de los reyes y habitantes de la ciudadela de Ilion o Troya.

troya

Lo que no nos cuenta la historia a excepción de la epopeya homérica y por tanto los vestigios arqueológicos, es la identidad de sus asaltantes, ni si la destrucción de la misma está a la altura de su leyenda o  fue una sucesión de hechos esporádicos y asaltos que nos permitan definitivamente corroborar el mitológico final de su caída; y es por eso, que la arqueología calla y vuelve la vista hacia los antiguos poemas de Homero que nos relatan su “Illiapersis o caída de Ilion”, la Eneida de Publio Virgilio Marón (que pudiera describir con la salida del héroe troyano Eneas el origen romano buscado por el emperador Augusto) o en las leyendas Posthoméricas de Quinto de Esmirna que se inician donde finalizada la Iliada, con el funeral del Príncipe y héroe troyano Héctor, hijo del rey Príamo y hermano de Paris, raptor de Helena y mujer hasta entonces del rey Menelao, hermano de Agamenón.

El caso es que Troya o Ilion andan entre el mito y la realidad y dada la belleza de su epopeya y de los mitológicos héroes y dioses clásicos que participaron en ella, dejemos que sean entonces la tradición griega, los dioses, el ingenio del rey de Ítaca Odiseo (Ulises) y su caballo, las hazañas de Aquiles y sus mirmidones y el resto de héroes como Ayax (Ayante) o el propio Eneas los que nos cuenten a través de los grandes poetas y el tiempo la historia de Ilion.

guerra_troya

 

por Jordi Carreño Crispín

Fuentes documentales:

Revista Historia de National Geographic nº 93 páginas de la 51 a la 57.

Historia de la Antiguedad (UNED)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s