Un rey republicano y masón. José I o Pepe Botella, el Bonaparte a la sombra de Napoleón. (I PARTE)

José Bonaparte

José Bonaparte

La historia nos ha dejado la imagen de hombre sometido a los deseos y designios de su hermano menor, Napoleón Bonaparte; sin embargo, José Bonaparte se abrió camino en la vida mucho antes de que su hermano Napoleón llegara al poder. Así mismo, su deteriorada imagen histórica no se corresponde del todo con la del hombre culto y versado que fue. El joven José Bonaparte fue un acérrimo partidario del ideario ilustrado, y por ende, defensor entusiasta de la Revolución y admirador apasionado de Rosseau. Este ideario le llevó a pertenecer a la masonería donde llegó a fundar la Gran Logia Nacional de España y fue Gran Maestre del Gran Oriente de Francia.

Orígenes:

 José Bonaparte nació en Corte (Isla de Córcega) el 7 de enero de 1768, siendo bautizado con el nombre de Giuseppe Napoleone Buonaparte. Era hijo de Carlo Buonaparte y María Leticia Ramolino y hermano mayor de Napoleón, aunque estos tenían siete hermanos más: Luis, Luiciano, Paulina, Carolina, Elisa, Eugenio y Jerónimo.

Isla de Córcega

Isla de Córcega

En su infancia, con casi nueve años fue llevado a Francia junto a su hermano pequeño Napoleón, un año menor que él, para aprender la lengua francesa en el colegio de los jesuitas en Autun. Todo ello gracias a la intercesión del gobernador de Córcega, amigo de su padre y que era el  sobrino del obispo de dicha localidad. Sobre el 15 de diciembre de 1778, Napoleón y José desembarcan en Marsella junto a su padre llegando al colegio el día 1 de enero de 1779. Aunque su hermano Napoleón sólo permanecerá unos cuatro meses, hasta el 15 de mayo, por haber obtenido una plaza en la escuela militar de Briennes,  José permanecerá hasta 1783, siendo considerado un alumno excepcionalmente  brillante y aplicado por sus profesores.

Tras la muerte de su padre el 24 de enero de 1785, José ha de regresar a Córcega para hacerse cargo de la familia, con tan solo 17 años, truncando así sus esperanzas y aspiraciones. Tras la vuelta de su hermano Napoleón a la casa familiar en 1786,  José marcha a Pisa para estudiar leyes, obteniendo el título de doctor en derecho en sólo un año. En 1789 vuelve a  Ajaccio (Córcega). Allí empezó a labrarse su futuro como político y diplomático, lo que le permitiría con el tiempo y las diferentes circunstancias convertirse en: diputado por Córcega en el Consejo de los Quinientos (1797-1799) y posteriormente secretario del mismo, formó parte del Cuerpo Legislativo, desempeño el cargo ministro plenipotenciario y miembro del Consejo de Estado (1800-1804), fue Príncipe y Gran Elector del Primer imperio Francés bajo mandato del Emperador Napoleón Bonaparte (1804-1806), nombrado Rey de Nápoles por su hermano entre el 30 de marzo de 1806 y el 5 de junio de 1808 y por último Rey de la España Napoleónica y de las Indias entre el 6 de junio de 1808 y el 11 de diciembre de 1813, siendo también, teniente general del Imperio francés (1814) del que llegó a ser condecorado por su propio hermano con la más alta distinción; la Gran Águila de la Legión de Honor.

Biografía desde Córcega a rey de Nápoles:

Pero antes de todo esto José Bonaparte y su hermano menor formaron parte activa en el estallido de la revolución y pasaron a defender la postura revolucionaria en la isla de Córcega, en principio apoyando a los paolistas, seguidores del líder independentista Pasquale Paoli, pero, como dentro de su ideario no estaba la independencia de la isla pronto se vieron enfrentados a los mismos. En 1793 José es elegido como representante de de la Asamblea Nacional en Córcega, pero el triunfo de los paolistas obliga a la familia a salir de la isla.

La familia se traslada a Marsella donde su situación económica es muy precaria. Será donde José conoce a Marie-Julie Clary, la que será su esposa; hermana de Desiree Clary, primera novia oficial de su hermano Napoleón. Ambas hijas de un rico comerciante Marsellés. En Marsella José fue nombrado comisario de Guerra y desde ese cargó ayudará, como encargado del reclutamiento, a su hermano Napoleón en la campaña de Italia.

Pero José no había olvidado su Isla natal y la manera en la que la familia había tenido que salir de allí. Apoyado en las victorias militares de su hermano José Bonaparte, fue ascendiendo en su carrera política. En 1796 surge la oportunidad de volver a Córcega ocupada por los británicos. José vuelve a la isla esta vez de incógnito. Llega a la ciudad de Bastia para preparar el asalto militar, pero al darse cuenta de que los británicos han abandonado la ciudad, facilita la entrada militar de su hermano Napoleón que aplasta a los paolistas. Esto permite que Córcega vuelva a formar parte de la República Francesa y permite regresar a la familia Bonaparte con un gran poder e influencia, tanto en la isla como en la República francesa. Tras ser elegido como diputado por la isla, José Bonaparte comienza a posicionarse en la primera fila política y a labrar su futuro.

Napoleón Bonaparte

Napoleón Bonaparte

En 1797 es nombrado embajador de Francia en Roma, pero sigue con sus hermanos a Napoleón en su marcha a la exótica campaña de Egipto. Cuando José alerta a su hermano del descontento del pueblo francés y de las derrotas militares en el continente, Napoleón vuelve como un salvador  y toma el poder durante el golpe del 18 brumario (nuevo calendario instaurado por la República) ayudado de nuevo por sus hermanos y por militares afines.

Con su hermano Napoleón como Primer Consul, José Bonaparte desempeña importantes labores diplomáticas, en Estados Unidos con el Tratado de Montefontaine en el año 1800, en Europa el Tratado de Luneville con Austria en el año 1801, el Concordato con la Santa Sede con el que Pío VII pudo regresar a Roma tras su cautiverio en Francia, y el más importante de ellos el Tratado de Amiens con el Reino Unido, en el año 1802.
Napoleón gracias a su enorme fama se asignó el logro de todos estos tratados que fueron el motivo por el fuera elegido cónsul vitalicio; pero en los círculos más íntimos de Napoleón todos sabían que el autentico mérito era de José. Con la llegada del “Imperio Napoleónico” y en reconocimiento a su labor, su hermano lo proclamó Príncipe del Imperio y Gran elector ofreciéndole  el trono de Lombardía a cambio de que éste renunciase a sus derechos dinásticos, que como hermano mayor le correspondían mientras Napoleón no tuviese descendencia, pero José se negó a hacer esta concesión. Durante la campaña de Napoleón de 1805, José asume de facto las labores de dirección del país en ausencia de su hermano.

A pesar de su oposición a renunciar a sus derechos dinásticos,  obtuvo de todos modos su trono al ocupar Francia el reino de Nápoles. El 30 de marzo de 1806 José Bonaparte fue nombrado rey de Nápoles arrebatándole así al  rey Borbón, Fernando IV hermano de Carlos III de España cuya esposa María Carolina odiaba a Francia por haber ajusticiado a su hermana María Antonieta. Esto les había llevado a una alianza con los británicos. Ante esta actitud, Napoleón en su afán colonialista había enviado al mariscal Massena a invadir el Reino de Nápoles. Con José el trono de Nápoles, los franceses dedicaron a terminar con las últimas tropas borbónicas y británicas, aunque no llegaron a tomar Sicilia.

José que hablaba perfectamente el Italiano, intentó con su buen hacer diplomático ganarse al pueblo napolitano, así que estratégicamente fue nombrando en los puestos honoríficos del gobierno a personas de renombre autóctonas, al mismo tiempo que en los puestos de autentica relevancia eran concedidos principalmente a los franceses, intentando crear un modelo post revolucionario semejante al del imperio francés, eliminando el modelo feudal al mismo tiempo que indemnizaba a los nobles y aristócratas.

También emprendió una serie de reformas sociales con la venta de  numerosas propiedades pertenecientes a órdenes religiosas con las que saneó las arcas del estado, impulsó el sistema educativo y fomentó las artes y la cultura. Tiempo después y propiciada por los reyes Borbones en Sicilia, estalló una revuelta en Calabria que en contra de la opinión de José fue duramente reprimida por el ejército francés.

En 1807 se entrevista con su hermano Napoleón en Venecia donde éste, le informa de sus intenciones sobre España y Portugal, aunque parece que José le insta a que intente una vía diplomática. Durante su estancia en el Reino de Nápoles.

Rosseau, inspiración de José Bonaparte

Rosseau, inspiración de José Bonaparte

Por Jordi Carreño

 Enlaces:

Revista Historia National Geographic. Páginas 15 a la 20.

http://www.artehistoria.jcyl.es/v2/personajes/6581.htm

http://www.napoleonbonaparte.es

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s