Bilderberg, el club más exclusivo del mundo…

Es probablemente el club más exclusivo del mundo por la importancia e influencia de sus miembros y participantes invitados. Son los personajes más influyentes del mundo occidental en el ámbito de la política, la economía, la alta sociedad, la educación, la comunicación, etc. Los renovados poderes fácticos o representantes de los mayores intereses de occidente para preservar su supremacía mundial.

club-bilderberg

El secretismo y la falta de transparencia sobre los objetivos y contenidos de las reuniones de este grupo de influencia o presión, club, conferencia, lobby, organización, sociedad secreta o como queramos denominarlo, deja abiertas las puertas a todas las teorías y especulaciones sobre el mismo y, cómo no, sobre sus miembros y participantes. Desde el Nuevo Orden Mundial a cualquiera de las teorías de la Conspiración o las más antiguas y secretas sectas de carácter religioso, esotérico como la masonería o los iluminati, el caso es que el Club Bilderberg no deja indiferente a casi nadie.

El club, conferencia, grupo o foro Bilderberg es una reunión anual a puerta cerrada y bajo extremas medidas de protección a la que asisten aproximadamente entre 130 o 140 personas, aquellas consideradas las más influyentes del mundo. La asistencia a esta reunión o conferencia que dura tres días es mediante invitación de los propios miembros del club y previa aprobación de su Consejo permanente. Los miembros y sus invitados se reúnen en complejos de lujo ubicados en Europa y Norteamérica donde la prensa no tiene ningún tipo de acceso. Su oficina central está en Leiden (Holanda) y el nombre procede del primer lugar donde se reunieron en el año 1954, el hotel que da nombre a este peculiar y exclusivo grupo de conferenciantes. A estas reuniones por supuesto se invita a los presidentes de los países donde se celebra dicha reunión además de los nombrados anteriormente, miembros de facto e invitados anuales.

Preocupado por el antiamericanismo que campaba por Europa a causa de la aplicación del Plan Marshall para la recuperación y ayuda de la misma por Estados Unidos después de la II Guerra Mundial, Josef Retzinger y Patric Reis hacen una propuesta para reunir a los líderes europeos para promover el entendimiento entre ellos. La idea era que los invitados fueran dos de cada país, uno conservador y el otro progresista. El príncipe de Holanda Bernardo decidió promover la idea, y el primer ministro belga Paul Van Zeeland la secundó poniéndose éstos al frente de lo que sería la primera reunión.

Setenta personalidades provenientes de 12 países participarían en 1954 en la primera reunión del Grupo, un seminario de 3 días, del 29 al 31 de mayo, que se desarrollaría cerca de Arnhem, en los Países Bajos. Los invitados se reparten entre dos hoteles cercanos pero los debates se desarrollan en el establecimiento principal por cuyo nombre se conocerá al Grupo como ya he mencionado.

Las invitaciones que se enviaron llevaban el membrete del Palacio de Soestdijk  (Una de las cuatro residencias oficiales de familia real de los Paises Bajos.) La nota decía así: «Apreciaría muchísimo su presencia en el congreso internacional, sin carácter oficial, que tendrá lugar en los Países Bajos a finales del mes de mayo. Este congreso desea estudiar cierto número de cuestiones de gran importancia para la civilización occidental y tiene como objetivo estimular la buena voluntad y el entendimiento recíproco gracias al libre intercambio de puntos de vista». Estas  invitaciones iban firmadas por el propio príncipe consorte de los Países Bajos, Bernhard Zur Lippe-Biesterfeld e iban acompañadas de varias páginas informativas de índole administrativa sobre el transporte y el alojamiento. Lo más que permiten saber es que habrá delegados de Estados Unidos y de 11 Estados de Europa Occidental y que se realizarán 6 sesiones de trabajo de 3 horas cada una.

b1954rev

Dado el pasado nazi del príncipe Bernhard, quien fue miembro de la caballería de las SS hasta su matrimonio, en 1937, con la princesa Juliana, y en el contexto del “mccarthysmo” de aquella época, resulta sino evidente, sí muy factible que las «cuestiones de gran importancia para la civilización occidental» tuvieran que ver con la lucha y expansionismo contra el comunismo.

Los dos presidentes de la reunión –el empresario estadounidense John S. Coleman y el ministro saliente de Relaciones Exteriores de Bélgica Paul Van Zeeland– mitigan la impresión de los invitados. Coleman es un militante del libre mercado mientras que el ministro Van Zeeland es un partidario de la Comunidad Europea de Defensa (CED). Finalmente, los participantes verán, en un extremo de la tribuna, a Joseph Retinger, la eminencia gris de los británicos. Todo ello parece indicar que las monarquías holandesa y británica apadrinaron la realización de la reunión en apoyo a la Comunidad Europea de Defensa y al modelo económico del capitalismo de libre mercado en oposición al antiamericanismo que promueven comunistas y gaullistas. Las apariencias, sin embargo, son engañosas. No se trata de hacer campaña a favor de la CED, sino de movilizar a las élites a favor de la guerra fría.

La personalidad escogida para convocar a los invitados fue Su Alteza Real el príncipe Bernhard porque su condición de príncipe consorte le confería un carácter estatal, sin ser por ello oficial. Tras él se dice que se escondía el verdadero promotor del encuentro: una organización intergubernamental interesada en manipular a los gobiernos de algunos de los Estados que la conforman, e incluso se asevera en algunos caos que son los Servicios Secretos de los países miembros de la (NATO – O.T.A.N en España) los verdaderos artífices de la formación del Club Bilderberg.

El éxito del encuentro animó a los organizadores a preparar una conferencia anual. Se creó un comité de dirección. Retinger fue designado secretario permanente. Al igual que organizaba la conferencia, el comité de dirección también mantenía un registro de los nombres de los asistentes y detalles de contacto, con el objetivo de crear una red informal de individuos que se podrían invitar unos a otros en privado. El propósito declarado del Grupo Bilderberg era «hacer un nudo alrededor de una línea política común entre Estados Unidos y Europa en oposición a la extinta URSS, sus países satélites y al comunismo en general que amenazaban al sistema capitalista occidental, tanto en sus políticas sociales como económicas». El economista holandés Ernst van der Beugel sustituyó a Retinger en el puesto en 1960, tras la muerte de éste. El príncipe Bernardo fue presidente de la reunión hasta su muerte, en 2004.

Durante las conferencias los asistentes se sientan siguiendo un estricto orden alfabético que los sitúa al mismo nivel. Desde hace algunos años, la organización facilita el listado definitivo de asistentes junto a una escueta nota de prensa en la que nunca se incluyen: Plan de trabajo, objetivos o  conclusiones. La selección de invitados corre a cargo del comité ejecutivo. “También existe un comité en cada país” que busca a las personas idóneas para cada encuentro. Esta falta de transparencia informativa y dado la relevancia de los miembros fomentan toda clase de especulaciones y teorías entre quienes acusan al club de tomar decisiones que afectan a la política y a la economía mundiales. La negación o cualquier tipo de aclaración a los contenidos y asuntos tratados son para muchos la confirmación del conocido “Gobierno en la sombra” o “Nuevo Orden Mundial” dirigido por este selecto grupo.

El club suele invitar a personalidades de todas las tendencias. Incluso perdona que al principio sean poco locuaces. Basta recordar a Margaret Thatcher, quien, según The Times, fue una “tímida participante” en la edición de 1975. Cuatro años después, se convirtió en la Dama de Hierro.

Una de las hipótesis más barajadas es la de que el Club o grupo de Bilderberg son el embrión de ése nuevo gobierno mundial en la sombra y que va extendiéndose desde hace años. El cuándo o cómo se termina o gestiona un conflicto bélico, la subida de los precios de los carburantes y otras energías, las bases de la economía mundial, cuándo cambian sus ciclos, las crisis y recuperaciones económicas, la socialización globalizada bajo el poder del capitalismo, la recomendación a Franco de que nombrara sucesor a Juan Carlos I, etc.etc., son algunos de los atributos y poderes que se le suponen al Club Bilderberg.

Por haber tenido supuestamente acceso a los archivos de ese club tan secreto, Thierry Meyssan señala que esta imagen es una pista falsa destinada a enmascarar la verdadera identidad y la real función del Grupo: el Bilderberg es una creación de la OTAN. Su objetivo es convencer a los líderes y manipular a través de ellos a la opinión pública para llevarla a aceptar los conceptos y acciones de la alianza atlántica.

La periodista de The Times Caroline Moorehead definía el grupo en 1977 como “un club exclusivo, quizá sin poder, pero, sin duda, con influencia”. Fue más allá al afirmar “que se reúnen secretamente para planificar acontecimientos que más tarde simplemente aparecen como que han sucedido”.

El escritor Daniel Estulin, merced a la información privilegiada que maneja desde hace años y conociendo los métodos y fines del Bilderberg, predijo el estallido de la burbuja inmobiliaria. Un artículo suyo en febrero de 2007 nos advertía de lo que estaba por venir mucho antes de que los políticos que, teóricamente, dirigen la sociedad en función de los intereses comunes, lo supieran o lo hicieran público, según los casos. Estulin, afincado en España desde hace 18 años y tras haber vivido en medio mundo, trabajó de 1993 a 2005 para el Servicio Federal de la Federación Rusa (FSB), sucesor del viejo KGB. En 1995 comprobó que lo que aquel veterano del espionaje soviético le contó en Toronto se estaba cumpliendo en Quebec. Como espía que él también era, comenzó a deshacer la madeja merced a los inmejorables contactos que fue haciendo en el intramundo de las agencias secretas. Descubre entonces que, incluso en el que es ahora su ámbito de trabajo, un mundo “de humo y espejos”, las cosas no son lo que parecen a primera, segunda y hasta tercera vista. Ni siquiera para un espía. Cuando deja su trabajo (“He vivido cosas muy duras y estaba quemado por muchas motivos”, despacha Estulin para pasar a otro tema), se queda por primera vez, sin un objetivo en la vida. Hasta que tiene una inspiración: escribir un libro sobre el Bilderberg. Tiene cajas de material suficiente para ello. Por ejemplo, decenas de fotografías a los ‘bilderbergers’ reunidos en 2004 en Stressa (Italia) y que él mismo capturó agazapado como un paparazzi: David Rockefeller, Gerhard Schröder, Durao Barroso, Felipe de Bélgica, Beatriz de Holanda, Paul Wolfowitz, Juan Luis Cebrián, Joaquín Almunia, Javier Solana, Mario Monti… Y, naturalmente, el incombustible Henry Kissinger. Este libro que Planeta dudó en imprimir tras los informes de sus servicios jurídicos, vio la luz por una decisión directa de José Manuel Lara. ‘La verdadera historia del Club Bilderberg’ (2005) se ha publicado en 82 países y ha sido traducido a 51 idiomas. En España, ocupó durante 49 semanas consecutivas el top ten de libros de no-ficción y ha vendido más de seis millones de ejemplares en todo el mundo. Demasiado ruido para que hoy Daniel Estulin tema por su seguridad.

La Reina Sofía es miembro permanente y constan también los españoles catalogados como (INT- Internacionales) Javier Solana y Joaquín Almunia, ambos por sus cargos en la C.E. Además de estos suelen participar otros miembros asiduos como: Bernardino León (Secretario General de la Presidencia del Gobierno), José Luis Cebrián (Consejero del Grupo Prisa y representante de Jesús Polanco), Ana Botín (Presidenta de Banesto) y algunos miembros más también destacados: Jaime Carvajal Urquijo, J. M. Entrecanales o Gustavo Cisneros  entre otros.

Sea como sea, ambas cuestiones no dejan de tener paralelismos e intereses compartidos y sin duda alguna, tanta poder reunido sin fin o interés concreto durante tres días; y con unas reuniones tan bien organizadas, no parece tampoco una alternativa posible y mucho menos viable para tan secreta reunión. Las reuniones de té suelen ser algo más informales.

 Jordi Carreño Crispín

Fuentes consultadas:

Libro:

LOS SECRETOS DEL CLUB BILDERBERG ISBN  9788484531685

Enlaces:

 

Página Oficial de Daniel Estulin. Autor Club Bilderberg

http://www.danielestulin.com/en

http://www.voltairenet.org/es Sociedades secretas: Lo que Usted ignora sobre el Grupo de Bilderberg por Thierry Meyssan

Enlaces de Prensa:

http://www.publico.es/…/bilderbergel-club-secreto-que-elige-lideres-mundiale..

http;//www.abc.es/…/abci-invitados-participantes-bilderberg-201306051955.ht…

http://www.revistavanityfair.es/articulos/el-clubbilderberg/16598

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s