La Corrupción e Independencia en Cataluña. ¿Cortina de humo o sentimiento independentista?

Cataluña_juego

¿Es la Independencia de Cataluña la cortina de humo de la corrupción en la CC.AA.?

En mi tierra, Cataluña, “el seny” siempre ha sido el modo de identificar la actitud y el talante cívico del catalán ante cualquier problema. Viene a identificarnos como sinónimo del razonamiento lógico, civilizado, cortés y ciudadano propio del carácter catalán. Algo intrínseco en nuestra identidad. Un carácter hasta muy hace bien poco de corte europeísta, autonomista y federal más que independencia y de autodeterminación.

EL catalán representaba el equilibro en el conflicto del Estado con las identidades históricas del mismo. Se necesitaba del catalanismo para frenar sobre todo el ímpetu de nacionalismo vasco como ejemplo de convivencia, y buen “seny”,  para el buen funcionamiento y la estabilidad del Estado, y así, lo entendieron tanto los gobiernos conservadores como progresistas. Así, también lo entendía Europa.

¿Qué ha cambiado? La respuesta es más que obvia, y a las hemerotecas me dirijo para reafirmar que así ha sido (basta ver las declaraciones del actual Presindent Artur Mas antes y ahora). Ha cambiado por el hecho de que Cataluña necesita levantar la piel de toro para esconder debajo todo el polvo y mierda acumulada de la época pujolista en un barrido de escoba del expolio llevado a cabo por el nacionalismo catalán más conservador. Expolio que esconde su vergüenza y culpa.

Jordi Pujol Soley ex President de Catalunya

Jordi Pujol Soley ex President de Catalunya, actualmente investigado y en proceso por corrupción y evasión fiscal.

Desde 1980 hasta el año 2003 en que Jordi Pujol Soley dirigió los destinos y designios de los catalanes en un relevo del insigne y cabal Josep Tarradellas, éste confeccionó un modelo de Estado para el catalanismo de colaboración y como bisagra de la estabilidad política beneficiando a su comunidad con fuertes inversiones y prebendas legislativas que posicionaban a Cataluña como la Comunidad más mimada por el centralismo del Estado. Y de esos barros estos lodos.

En su afán de modernizar Cataluña se urdió un plan a tal efecto que permitiese a la comunidad autónoma emprender dicho proceso de modernización desmarcándose del Estado centralista pero con todo el apoyo institucional y económico del mismo. La Cataluña olímpica.

La Cataluña olímpica nació el 30 de mayo 1981 en un proceso de crear una candidatura olímpica de Barcelona cuando era alcalde de la ciudad Narcís Serra (PSOE, Felipe González), el cual solicitó al rey Juan Carlos I la autorización para organizar los Juegos de verano de 1992 como objetivo.

Iniciativa que la Casa Real vio con muy buenos ojos, no tan solo por la implicación deportiva y con el COI de la familia real, sino también como  estrategia para tener a Cataluña como fiel aliada de la misma, y por ende del Estado centralista. Con la llegada a la alcaldía de Pasqual Maragall en 1982 el proyecto continuó con mayor relevancia y fuerza, creando en 1984 la Oficina Olímpica de Barcelona. Desde el gobierno de la Generalitat presidido por Jordi Pujol también se dio un intenso apoyo a la organización de los Juegos, de hecho, es aquí donde se inicia presuntamente el salto cuantitativo y cualitativo en las cuentas bancarias de la familia Pujol como parece ser que demuestran las investigaciones del “Caso Pujol”. Desde un primer momento la candidatura de la ciudad contó con un gran apoyo institucional y social, prueba de ello es que antes incluso de la designación como ciudad organizadora de los Juegos se había alcanzado la cifra de 60.000 voluntarios. Finalmente el 17 de octubre de 1986 en la ciudad de Lausana y dentro del marco de la 91.ª sesión del Comité Olímpico Internacional, Barcelona fue elegida como ciudad organizadora de los Juegos de la XXV Olimpiada por delante de París a la que derrotó en tercera votación por 47 votos a 23.

Pasqual Maragall como Alcalde de Barcelona y Felipe González Presidente del Gobierno durante la candidatura de Barcelona

Pasqual Maragall como Alcalde de Barcelona y Felipe González Presidente del Gobierno durante la candidatura de Barcelona

Tras la elección se creó el COOB (Comité Olímpico Organizador de Barcelona 1992), cuyo presupuesto ascendió a mil millones de dólares estadounidenses. La financiación de dicho capital provino de la venta de derechos de televisión (33,3%), donaciones de los patrocinadores (27,7%), títulos en venta de billetes de lotería, monedas y sellos conmemorativos (18,6%), venta de entradas (5,5%), y licencias de uso de la imagen gráfica de los Juegos (2,1%). El 9% restante provino de financiación pública. Entre 1986 y 1992 el impacto económico directo de los juegos superó los 7.000 millones de euros (a precios corrientes de esos años). Finalmente el coste real ha quedado registrado hasta la fecha  como la mayor inversión pública y privada para la ciudad. La factura final se quedó a las puertas del billón de las antiguas pesetas. Concretamente, en 926.438,90 millones. Es decir, más de 92.000 millones los puso el Estado. 5.565,4 millones de euros. Una cifra prácticamente igual al gasto anual actual de la consejería de Educación de Catalunya.  Ë volià… He aquí la presunta hucha y herencia de la familia Pujol.

Barcelona Sede Olímpica

Barcelona Sede Olímpica. Maragall y su antecesor Narcís Serra celebran el éxito de la elección como sede olímpica.

Barcelona en plena transformación para recibir las Olimpiadas

Barcelona en plena transformación para recibir las Olimpiadas

A raíz de todo un entramado de concesiones hechas a dedo, favores personales, políticos y comisiones la familia Pujol y adláteres fueron medrando y engrosando sus arcas y creando entramados financieros en paraísos fiscales ante la impunidad que el poder político les proporcionaba, el beneplácito de un centralismo que cedió la llave de la gobernabilidad política estatal a un gobierno autonómico que fue lo suficientemente hábil de aglutinar conjuntamente todas las fuerzas políticas catalanistas bajo un mismo objetivo, el catalanismo cívico a cambio de moneda que no de ideología y sentimiento nacional.

Una vez terminado el virreinato pujolista, sus sucesores, antaño consensuadores y partidarios de colaborar con el Gobierno central fueron declinando posiciones hacia el radicalismo del separatismo y la autodeterminación de Cataluña, sumando todo tipo de facciones políticas e ideológicas en un objetivo común sin importar si son conservadoras, progresistas, radicales. La política de victimismo y culpabilidad de todos los males que aquejan a Cataluña personificados en el centralismo estatal estaba servida en un fin común, la independencia de Cataluña, a costa de cualquier precio. Esto sería la cortina de humo que escondería el mayor espolio autonomista al Estado.

Ahora el peso del 47% le sirve al mesiánico President de la Generalitat Artur Mas para llevar a su pueblo detrás de la bandera de la legitimación su Imperial deseo de autodeterminación y, evitar así enfrentar a Cataluña con su cruda y realidad histórica, el expolio hasta ahora impune de las arcas catalanas y estatales. La realidad es que sólo la cantidad estimada de lo amasado por la familia Pujol oscila entre más de 3.000 hasta los casi los posibles 6.000 millones de euros. Y detrás van los demás… implicados en los casos Banca Catalana, ITV, etc. entre otros muchos: Carlos Vilarubí, Jaume Carner i Suñol, Raimon Carrasco, Francesc Cabana i Vancells, Andreu Ribera i Rovira, Oleguer Soldevila Godó, Víctor Sagi i Vallmitjana, Josep Lluís Vilaseca i Guasch, Joan Baptista Cendrós i Carbonell, Joan Martí i Mercadal, Martí Rosell Ballester, Manuel Ingla Torra, Delfi Mateu i Sayos, Francesc Constans Ros, Esteve Renom Pulit, Joan Casablancas i Bertran, Salvador Casanovas i Martí, Antoni de Moragas i Gallissá, Joan Millet Tusell, Ramón Miquet Ballart, Lluís Montserrat Navarro, Ferran Aleu Pascual, Antoni Armengol Arnau, Pere Messeguer Miranda i Ramón Monforte i Navalón, etc., etc.

Artur Mas, actual President de Catalunya y cabeza del movimiento por la Independencia

Artur Mas, actual President de Catalunya y cabeza del movimiento por la Independencia como figura mesiánica e Imperial.

Como escribió Epicteto: “Engrandecerás a tu pueblo, no elevando los tejados de sus viviendas, sino las almas de sus habitantes”. Cataluña se merece todas las prebendas de un pueblo trabajador, comerciante, industrial, moderno, solidario y con “seny”, y no los cantos de sirena de ladrones de guante blanco. Cataluña tiene identidad propia, es un hecho, pero no por ello puede obviar la totalidad de su historia.

Jordi Carreño Crispín.

Anuncios

Un pensamiento en “La Corrupción e Independencia en Cataluña. ¿Cortina de humo o sentimiento independentista?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s