Ocho décadas para el olvido

La Memoria Viva

Hace tiempo que dejé el activismo memorialista. No porque no crea en su fundada reivindicación histórica, en la justicia y en el derecho de las víctimas del franquismo, sino, porque nunca consideré que tal causa estuviera basada en la venganza, en el no perdón (que no olvido), en la politización de la misma y en el abanderamiento exclusivo de facciones que pelean por la supremacía y control de la misma. Como si hubiera categorías de víctimas por colores y símbolos entre los asesinados impunemente en paseos al infierno, masacrados en fosas multitudinarias, fusilados en soledad por la sinrazón en tapias, cunetas y barrancos, expoliados de sus bienes y vidas, mujeres y niñas violadas y enajenadas en nombre de Dios y la patria, exiliados de la vergüenza y la desidia, niños robados del vientre de sus madres para vivir con sus secuestradores en el desconocimiento, juzgados sumariamente sin más defensa que…

Ver la entrada original 374 palabras más

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s