Opinión: “El despotismo de Sánchez y la ceguera de la izquierda. Entre todos la mataron y de nadie fue la culpa”

Nos llevarán a unas terceras elecciones, no por el interés general, sino por el suyo propio haciendo oídos sordos a las papeletas. El pueblo no es escuchado en las urnas.

pablo-iglesias-escucha-pedro-sanchez-durante-reunion-congreso-1459330303638
MADRID 30 03 2016 Pedro Sánchez PSOE y Pablo Iglesias Podemos durante la reunión que han mantenido hoy en el Congreso de los Diputados FOTO JOSÉ LUIS ROCA (foto de elperiodico.com)

Pocas veces se da la oportunidad de conseguir desde la oposición dominar a un gobierno. El PSOE la ha tenido dos veces en la mano y parece que las quiere desperdiciar dándole una tercera oportunidad al PP para conseguir la mayoría simple o absoluta llevándonos a unas terceras y repetitivas elecciones que, no solo desestabilizarán los mercados en una de las mejores temporadas turísticas desde hace muchos años, si no que frenando probablemente la recuperación (nimia y defectuosa, pero recuperación al fin) económica, haciendo que la C.E. nos sancione por no cumplir los plazos con los 6.100 millones de euros que aumentarán más el gasto público, creando más incertidumbre política, social y económica y, lo que es peor, dejando al pueblo hastiado de sus peroratas y palabras vacías con la falta de hechos y acciones concretas causadas por ambiciones y dogmatismos personalizados.

Una abstención no es darle poder gratuito al PP ni patente de corso, es permitirle ejercer un derecho ganado en las urnas, pero, con las riendas estiradas para tener el control del mismo y al hacerlo en minoría, lo que evitará el uso y abuso del Gobierno tal y como ha venido siendo política y norma habitual del Partido Popular hasta ahora.

Les da la oportunidad de gestionar con miras de Estado (a todas las formaciones) y gestionar los grandes pactos para los temas nacionales que más preocupan a los ciudadanos y que afectan a su día a día, después del paro,  y, que no implican condiciones de partido, cánones ideológicos o normas dogmáticas: vivienda, sanidad, seguridad y educación son independientemente de las políticas económicas, de las fórmulas empleadas por cada gobierno y por el interés partidista, los asuntos que deberían sufrir las menores modificaciones posibles por cambios en el poder y tendrían que ser pactados con grandes acuerdos mayoritarios.

La ambición de Pedro Sánchez, su despotismo y la ceguera de la izquierda anquilosada al no reformar sus visiones, modernizándolas y adaptándolas a las necesidades de un mundo de economía, globalizado y tecnológico hacen que se pierda por primera vez en democracia una verdadera oportunidad de acción y corrección de las políticas sociales con el estricto control al gobierno desde la oposición y, teniendo además en cuenta que éste habrá de pactar cada acción con las fuerzas opositoras. Y aun así, si no se puede avanzar siempre quedan opciones de control como la cuestión de confianza o moción de censura.

Una mala elección del socialismo por el supuesto bien común, lo dicho, el despotismo de Sánchez y la ceguera de la izquierda nos llevarán de nuevo a las urnas para darle una nueva oportunidad al partido más corrupto de la historia de la democracia. Entre todos la mataron y de nadie fue la culpa.

@JordiCris

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s