La Historia de Cataluña (Parte II)

De mi artículo anterior publicado el 10 de julio de 2016 dejé pendiente el corte histórico a partir del final del llamado Antiguo Régimen que hoy, 11 de septiembre, día señalado para los catalanes al ser la celebración de su nacionalidad, retomo para pasar a la época histórica moderna que abarca desde la sublevación de Cataluña a la casi entrada en la era de la Revolución Industrial o la “Renaixensa de Cataluña”

im805813196-portada-constitutions-y-altres-drets-de-cathalunya-ed-1704

Constituciones Catalanas, 1585.

El período histórico que va desde el matrimonio de Fernando II de Aragón con Isabel la Católica hasta la paz de Westfalia es una época que comprende la colaboración y participación directamente en las expediciones y campañas militares españolas de los catalanes hasta el reinado de Felipe II que marcaría el inicio de un proceso de deterioro iniciado por la crisis que comienza en Castilla y donde la economía de Cataluña se resiente, pero se mantiene la unidad del reino. Entre los elementos más negativos de este periodo destacan la piratería berberisca sobre las zonas costeras y el bandolerismo en las zonas interiores. La nueva dinámica y las nuevas fidelidades que generaba originaron también un retroceso en la lengua y en la cultura catalanas, que iniciaron una etapa de decadencia

Las Cortes de Barcelona de 1705-1706 tienen una gran importancia por haber sido las últimas de la Cataluña del Antiguo Régimen.

800px-fernando_ii_entre_dos_escudos_del_senal_real_de_aragon

Las Cortes Catalanas según una miniatura de un incunable del siglo XV.Fernando II de Aragón en su trono enmarcado por dos escudos con el emblema del señal real.

Las leyes que por largos años rigieron en Cataluña y que generalmente son conocidas con el nombre de “Constituciones“,  de diferentes tipos y tienen orígenes diversos  y distinta denominación y están basadas en  elementos del Derecho catalán que fueron: Actos de Cortes, Capítulos, Constituciones, Costumbres Generales, Pragmáticas-sentencias (de los diferentes monarcas), Usatges o Usajes, Sentencias arbitrales y hasta bulas apostólicas.

Promulgadas por el conde de Barcelona y aprobadas por las Cortes catalanas entre los siglos XII y XVIII reciben el nombre de constituciones catalanas aquellas normas que se diferenciaban de otras normas legales, como los «capítols de cort» (capítulos de corte) y los «actes de cort» (actos de corte) en que se dictaban a iniciativa del conde y estaban sometidas a la aprobación de las Cortes. Tenían preeminencia sobre las demás normas legales y sólo podían ser revocadas por las propias Cortes catalanas. Como derecho pactado, no podían ser contradichas por decretos o edictos reales.

Sublevación de Cataluña (1640)

La crisis económica, los nuevos impuestos y las nuevas necesidades militares llevan a que se produzca un levantamiento popular en Cataluña. Las razones de fondo son de dos tipos, en primer lugar por las llamadas “causas antiguas” (reducción de los privilegios medievales de la nobleza desde la unión de Aragón y Castilla, no convocatoria y presidencia de las Cortes Catalanas, introducción de algunos de los impuestos que se pagaban en Castilla, y la introducción en Barcelona de la Inquisición nueva en sustitución de la vieja Inquisición que ya operaba desde la Edad Media, y que fue el modelo por el cual se implantó la Inquisición en Castilla en la época de los Reyes Católicos); y “causas nuevas” (la presencia en territorio catalán de tropas extranjeras a sueldo del rey, considerando como tales a castellanas y aragonesas necesarias para defender las fronteras contra Francia en la guerra, pero nunca deseables en tu territorio, y el desempeño de cargos públicos por personas no catalanas. Y en segundo lugar por la política centralizadora del Conde-duque de Olivares, que pretendía unificar los reinos de Aragón y Castilla, reorganizar y subir el pago de impuestos para mantener la guerra de los treinta años.

Durante la guerra existente entre Francia y España desde 1635, los franceses invadieron el Rosellón al mando de Condé y se apoderaron de la villa y la plaza de Salses. Los catalanes levantaron sus somatenes y formaron, con ayuda de soldados reales, un ejército de 25.000 a 30.000 soldados al mando del virrey Santa Coloma, que recuperó la plaza el 6 de enero de 1640, tras lo que Olivares pretendió llevar la guerra al interior de Francia y forzar la paz. Con esta intención se ordenó una leva forzosa de unos 5000 soldados catalanes, enervando aún más los ánimos, con lo que a mediados de marzo los conselleres (Pau Claris) y la Diputación empredieron negociaciones secretas con el Cardenal Richelieu, primer ministro de Francia, que fueron ratificadas a finales de mayo.

La Revuelta de los Segadores.

El 22 de mayo (1640) llegaron a Barcelona 3.000 campesinos del Vallés armados y encabezados por los obispos de Vich y Barcelona. De regreso al Ampurdán, asesinaron a los oficiales del rey refugiados en los conventos obligándoles a retroceder hacia el Rosellón cometiendo estos, actos de venganza en Calonge, Palafrugell, Rosas y otros pueblos.

els_segadors

Revolta dels Segadors 

El 6 de junio, que era la festividad de Corpus (día que posteriormente ha sido recordado con el nombre de Corpus de Sangre), los segadores entraron en la ciudad de Barcelona en busca de trabajo en la siega, siendo acompañados por rebeldes armados, cometiendo distintos saqueos y asesinatos, con una respuesta de los soldados del rey que apresan a un segador prófugo de la justicia por asesinato. La resistencia de los segadores contra la detención de su compañero, los disturbios y combates posteriores y los incidentes sangrientos dan origen a la guerra civil entre los catalanes realistas y los catalanes independentistas y que simpatizaban con el espíritu del levantamiento, aunque el levantamiento comenzó en un primer momento como una revuelta contra las tropas del rey, contra la nobleza y la burguesía, que sufrieron numerosos asaltos, saqueos y asesinatos a manos de los levantados en los primeros momentos.

El embajador francés, Du Plessis Besancon, se reunió en Barcelona con el presidente de la Generalidad, Pau Claris, con la intención de convertir a Cataluña en república independiente bajo la protección de Francia. Se alcanzó un acuerdo mediante la firma del tratado el 16 de diciembre de 1641 y Cataluña se sometió a la soberanía del rey Luis XIII de Francia.

A finales de 1642 murió Richelieu y, pocos meses después, el rey Luis XIII. Por su parte, Felipe IV prescindió del Conde-duque de Olivares. Todo ello marcó un cambio de tendencia en la guerra y, aunque las tropas francesas entraron en Cataluña como aliados de los catalanes, pronto fue evidente para éstos que los soldados franceses se comportaban de igual modo a como lo habían hecho los de Felipe IV.

Un año después fueron recuperadas Lérida y las comarcas leridanas, que no volvieron a caer en manos francesas. En 1648 termina la guerra de los Treinta Años con la Paz de Westfalia, lo que deja libres a las tropas del rey para intervenir en la revuelta en Cataluña.

Tratado de los Pirineos y partición de Cataluña. Partición de Cataluña en 1659.

En 1649 los realistas avanzaron hasta casi Barcelona, donde el comportamiento de los franceses hizo inclinarse la balanza nuevamente a favor de Felipe IV produciéndose incluso varias conspiraciones en este sentido, siendo de destacar la protagonizada por doña Hipólita de Aragón, baronesa de Albi.

En 1651 don Juan de Austria puso sitio a Barcelona recuperando en menos de un año Mataró, Canet, Calella, Blanes, San Feliu de Guíxols y Palamós. La Diputación general reconoció a Felipe IV, provocando la huida de Margarit (presidente de la Diputación tras la muerte de Clarís) y sus partidarios a Francia. La ciudad, en estado de peste después de un año de asedio, se rindió a don Juan de Austria el 11 de octubre de 1652, poco después, el 3 de enero de 1653, Felipe IV confirmó los fueros catalanes, con algunas reservas.

El fin de la guerra se saldó con la anexión del Rosellón, el Conflent, el Vallespir y parte de la Cerdaña a la corona francesa, anexión confirmada en el Tratado de los Pirineos (1659), aunque en la Cataluña transpirenaica francesa los fueros catalanes fueron derogados en 1660 y el uso del catalán poco después, incumpliendo el rey Luis XIV de Francia este tratado.21

Decreto de Prohibición Oficial de la Lengua Catalana en el Rosellón. Abolición de las instituciones y libertades civiles catalanas: siglo XVIII.

El Tratado de los Pirineos o Paz de los Pirineos fue firmado el 7 de noviembre de 1659 por parte de los representantes de Felipe IV de Castilla y III de Aragón, Luis de Haro y Pedro Coloma, y los de Luis XIV de Francia, Cardenal Mazarino y Hugues de Lionne, en la isla de los Faisanes (en río Bidasoa, en los límites del País Vasco Norte), poniendo fin al litigio de la Guerra de los Treinta Años. Una de las consecuencias de este tratado fue la cesión a Francia del condado del Rosellón y parte del de la Cerdaña.22

Felipe IV negoció este tratado sin consultar las Cortes Catalanas ni los afectados. De hecho, se lo escondió oficialmente hasta las Cortes de Barcelona de 1702, aunque fue público y notorio desde 1660, tal como consta en el Dietario de la Generalidad, donde la Diputación del General tuvo que hacer una embajada al Virrey de Cataluña para “darle la enhorabuena de la feliz nueva del ajuste de las paces entre España y Francia”.23 Los territorios afectados conspiraron durante años para volver a unirse con el Principado, y las autoridades catalanas también se resistieron a aceptar la partición, que no pudo hacer efectiva hasta el año 1720.

El territorio catalán se dividía así en contra de la voluntad de las instituciones catalanas, contra el Juramento por las Islas, por el que las tierras del antiguo Reino de Mallorca no podían separarse de las de la Corona de Aragón, por la voluntad de la monarquía hispánica de ceder los territorios del norte de Cataluña a cambio de mantener las posesiones en Flandes. A diferencia de Gibraltar o Menorca, cedidas a Inglaterra en 1713 por el Tratado de Utrecht, ningún gobierno español ha pedido la restitución de los territorios norcatalanes cedidos en el Tratado de los Pirineos. A menudo se considera al Tratado de los Pirineos como parte de los Tratados de Westfalia, lo que se considera una consecuencia

Asalto final de las tropas borbónicas sobre Barcelona el 11 de septiembre de 1714.

Con la muerte del rey Carlos II y su sucesión por parte de Felipe V (1700) se instaló en el trono hispánico una nueva dinastía, la Casa de Borbón, reinante en Francia, que sustituía a la de los Habsburgo. Esta circunstancia llevó a la formación de la Gran Alianza de la Haya por parte de Inglaterra, las Provincias Unidas y el Sacro Imperio Romano Germánico a favor de los derechos del archiduque Carlos de Austria, iniciándose así la Guerra de Sucesión Española.

1024px-sitio-barcelona-11-septiembre-1714

Asalto final de las tropas borbónicas sobre Barcelona el 11 de septiembre de 1714.

Aunque en Cataluña se aceptó inicialmente a Felipe V, y éste había jurado y prometido guardar sus fueros, las clases dirigentes catalanas fueron desconfiando por lo que percibían como formas absolutistas y centralistas del nuevo monarca, así como por la política económica pro-francesa. Ello derivó en una etapa de hostilidad y oposición al monarca que culminó con el ingreso del Principado (pacto de Génova) y de toda la Corona de Aragón (salvo el Valle de Arán y algunas ciudades), en la Alianza de la Haya. Así, mientras en los reinos de Castilla y de Navarra Felipe V era comúnmente aceptado, en la Corona de Aragón, Carlos, instalado en Barcelona, era reconocido como rey con el nombre de Carlos III. Aunque el apoyo al archiduque en la Corona de Aragón no fue unánime (ciudades como Cervera permanecieron fieles a Felipe V), sí fue abrumadoramente mayoritario.

La guerra se desarrolló en Europa y en la península con diversas alternancias para ambos bandos. Sin embargo, Gran Bretaña se conformaba con la obtención de nuevas bases navales (Gibraltar y Menorca) y con que los borbones no acumulasen los numerosos territorios de las dos coronas. La causa de Carlos perdió apoyos y el propio pretendiente perdió interés al heredar la corona de Austria. Los tratados de Utrecht (1713) y de Rastatt (1714) dejaron a la Corona de Aragón internacionalmente desamparada frente al poderoso ejército franco-castellano de Felipe V, quien ya había manifestado su intención de suprimir las instituciones tradicionales. A pesar de la resistencia a ultranza, como ocurrió con Aragón y Valencia (1707), todo el territorio catalán fue invadido y Barcelona finalmente capituló el 11 de septiembre de 1714.

Nueva Planta de la Real Audiencia del Principado de Cataluña.

Con los Decretos de Nueva Planta (Aragón y Valencia en 1707, Cataluña en 1716),24 25 26 se produjo la abolición de las instituciones y libertades civiles catalanas, se extendieron a los diversos territorios de la Corona de Aragón buena parte de las instituciones castellanas. Sin embargo, el derecho civil catalán (al igual que el aragonés) fue respetado por el monarca.27

Todos los territorios de la Corona de Aragón pasaban a tener una nueva estructura territorial y administrativa a imagen de la de Castilla (excepto en el Valle de Arán); se instauraba el catastro y otros impuestos por los que la monarquía conseguía por fin sus objetivos de control económico y se centralizaban todas las universidades catalanas en Cervera, como premio a su fidelidad y para controlar mejor a las élites cultivadas, situación que se prolongó hasta 1842.

A pesar de la difícil situación interna, Cataluña lograría a lo largo del siglo XVIII una notable recuperación económica, centrada en un crecimiento demográfico importante, un aumento considerable de la producción agrícola y una reactivación comercial (especialmente gracias al comercio con América, abierto solo a partir de 1778), transformaciones éstas que marcarían la crisis del Antiguo Régimen y posibilitarían después la industrialización, un primer proceso de la cual se daría en el siglo XVIII, especialmente centrado alrededor del algodón y otras ramas textiles.

A finales de siglo, sin embargo, las clases populares empezaron a notar los efectos del proceso de proletarización que ya se manifestaba, lo cual dio lugar a diferentes situaciones críticas hacia finales de ese siglo. En la década de los noventa se iniciaron además nuevos conflictos en la frontera con Francia, derivados de las consecuencias de la Revolución francesa.

Por Jordi Carreño @JordiCris

Fuentes Consultadas y recurridas:

http://www.arteguias.com/condadoscatalanes.htm

http://www.artehistoria.com/v2/contextos/6064.htm

Cronologia D’Història de Catalunya, País Valencià i Illes Balears de Jesús Mestre Campins i Montserrstt Roig Aran (Edició 62 ISBN 84 – 297- 5827 – 5)

Història de la Corona D`Àragó Volums I i II

L`Atles de Catalunya de 1375.

Wikipedia.(Historia de Cataluña) – Fotografías

Enlaces relacionados:

Museo de Historia de Cataluña

Centro de Historia Contemporánea de Cataluña

 

Anuncios

La muerte de Jesús: un hecho sobre el que no sabemos casi nada…

La única certeza que rodea la crucifixión de Cristo, que se conmemora en Semana Santa, es que fue “una operación romana”.

“Los testimonios bíblicos que acusan a los judíos son una distracción que trata de lanzar a los historiadores por el camino equivocado”

Via Crucis.jpg

La muerte de Jesús en la cruz, que se conmemora en Semana Santa, es uno de los acontecimientos más importantes de la historia. Sin embargo apenas sabemos nada sobre él. Casi ningún investigador niega que el fundador del cristianismo fuese un personaje histórico, crucificado por Roma en Jerusalén. El resto se mueve en un enorme espacio en el que confluyen la fe, la historia y el misterio. Cada nuevo hallazgo arqueológico relacionado con ese momento es analizado a fondo. El descubrimiento en una tumba de aquella época del cadáver de un reo crucificado, que recibió sepultura en vez de dejar que se pudriese a la vista de todos como solía ser habitual, hace plausible el entierro de Jesús. Una inscripción hallada en “Caesarea Maritima” confirma la existencia de Poncio Pilatos como gobernador romano en época de Tiberio. Pero el relato bíblico sigue muy alejado de cualquier confirmación histórica. Como escribió el periodista de EL PAÍS Juan Arias, uno de los grandes conocedores de la figura de Cristo, autor del libro Jesús. Ese gran desconocido, “aún no sabemos quiénes, ni por qué mataron a Jesús“.

Una de las pocas certezas que comparten los historiadores es que la muerte de Jesús tuvo lugar durante la Pascua judía (Pésaj), en la que se conmemora la liberación de la esclavitud en Egipto y que es una de las fiestas más importantes del calendario hebreo. Como la Semana Santa cristiana, Pésaj depende de las fases lunares y el equinoccio de primavera.

 “Existe una conexión muy sólida entre la Pascua judía y la pasión”, asegura Carl Savage, profesor de arqueología bíblica en la Universidad de Drew (Estados Unidos) y que ha trabajado en diferentes yacimientos como Bethsaida, en Galilea. “Es muy plausible que ocurriese durante ese periodo, aunque incluso los propios Evangelios aportan calendarios ligeramente diferentes sobre los acontecimientos de la última semana de vida de Jesús”, prosigue.

¿Cuándo murió?

Preguntado sobre las certezas históricas que rodean la muerte de Jesús, Douglas Boin, investigador de la Universidad de Saint Louis (Estados Unidos), que acaba de publicar un estudio sobre los cristianos bajo el imperio romano, Coming Out Christian in the Roman World: How the Followers of Jesus Made a Place in Caesar’s Empire, responde: “No muchas. Jesús fue ejecutado en la provincia romana de Judea por el prefecto de la provincia, Poncio Pilatos. Eso es todo. Incluso la fecha, probablemente en torno al 28 después de Cristo, es una suposición informada”. Muchos investigadores barajan la fecha del 14 de Nisán, esto es, el viernes 3 de abril. Pero ni siquiera los Evangelios se ponen de acuerdo: Marcos, Lucas y Mateo hablan de un día y Juan de otro. En su libro sobre Jesús, el papa Benedicto XVI apoya la tesis de Juan, lo que adelantaría un día la condena y la muerte.

Son las fuentes no cristianas, sobre todo Tácito, las que permiten establecer un calendario más o menos preciso. El historiador romano habla de la muerte en la cruz de una persona a la que su gente llamaba Mesías bajo el reinado de Tiberio por el gobernador Poncio Pilatos. “Estas fechas son especialmente útiles para los historiadores”, explica Savage. “El emperador Tiberio gobernó Roma entre el 14 y 37 después de Cristo, sabemos que Jesús nació entre el 7 y 4 antes de nuestra era al final del reinado de Herodes. Sabiendo que vivió unos 30 años, podemos fechar su muerte entre el 26 y el 28”. Flavio Josefo también habla de la condena de Cristo a la cruz por Pilatos, pero la autenticidad del pasaje, conocido comotestimonium Flavianum, ha sido puesta en duda por numerosos eruditos. Como explica la historiadora Mireille Hadas-Lebel en su biografía Flavio Josefo, algunos estudiosos creen que todo el pasaje es falso, mientras que otros opinan que “algún piadoso lector cristiano de principios del siglo IV” agregó algunas frases.

19 (25bis) (6).JPG

En Getsemaní, en el Monte de Los Olivos (T. Barcala/J.Carreño)

“Aquellos que hemos sido educados en la tradición católica imaginamos el recorrido a través de Jerusalén, el enfrentamiento con los líderes judíos, las palabras pronunciadas en la cruz”, prosigue Boin. “Muchos de estos detalles provienen del relato de los autores de los Evangelios, que se guían por agendas teológicas. Como historiador los considero importantes, pero deben ser analizados con cautela”. El huerto de Getsemaní, la traición de Judas, la última cena, la negación de Pedro, Poncio Pilatos dando a elegir entre Barrabás y Jesús o lavándose las manos: ninguno de estos episodios están confirmados y, en el caso de los dos últimos, son una clara manipulación a juicio de la mayoría de los investigadores.

“La respuesta corta es que no sabemos nada más allá de lo que cuentan los Evangelios y algunas otras referencias”, explica Carl Savage. “Sin embargo, sí sabemos algunas cosas que hacen plausibles por lo menos algunas partes del relato bíblico. Por ejemplo, fue encontrado un hueso de talón con un clavo en una tumba del área de Jerusalén. Eso nos permite confirmar que la crucifixión era practicada como forma de ejecución en Judea en la época de Jesús. También que la forma de enterramiento descrita en los Evangelios coincide con evidencias históricas. Por lo tanto, estas evidencias nos permiten pensar en la muerte de Jesús como un evento real y no como una construcción teológica”.

¿Por qué? ¿Quién?

Sin embargo, la clave no está en cómo fue ejecutado, sino en el por qué y por quién. Los Evangelios acusan a los judíos, una afirmación que ha propiciado 2.000 años de antisemitismo, una de las más violentas, trágicas y perdurables lacras de la historia de la humanidad. Como recuerda Juan Arias, “fue el papa Juan XXIII quien en 1959 mandó quitar de la oración de Viernes Santo la expresión ‘pérfidos judíos’ y la de ‘obcecación de aquel pueblo’ que se negaba a reconocer la divinidad de Jesús”.

Son las fuentes no cristianas, sobre todo Tácito, las que permiten establecer un calendario más o menos preciso

Reza Aslan argumenta en El Zelote, una biografía de Jesús que se convirtió en 2014 en una éxito internacional, que los Evangelistas exculparon a los romanos porque “Roma se había convertido en el principal público del evangelismo cristiano”. Paul Winter (1904-1969) escribe por su parte en su clásico Sobre el proceso a Jesús que “el tribunal judío tenía autoridad para dictar y aplicar penas capitales, pero que, a pesar de ello, a Jesús no le condenó a muerte el Sanedrín”.

Para Douglas Boin, “los testimonios bíblicos que acusan a los judíos son una distracción que trata de lanzar a los historiadores por el camino equivocado”. De nuevo existe un consenso entre los investigadores: si Jesús fue condenado a la cruz, tuvo que ser por los delitos que provocaban un método de ejecución tan extremo: sedición, desafío al poder de Roma, insurrección contra el Estado. Y un gobernante romano como Poncio Pilatos no dudaría un instante en aplicar ese castigo. El hecho de que, según alguno de los Evangelios, fuese ejecutado junto ladrones, “podemos hablar también de rebeldes” precisa Savage, no hace más que confirmar esta tesis. Simon Sebag Montefiore escribe en su monumental historia de la ciudad de las tres religiones, Jerusalén. Una biografía: “Los Evangelios, escritos o enmendados después de la destrucción del Templo en 70, acusan a los judíos y absuelven a los romanos, deseosos de mostrar su lealtad al imperio. Sin embargo, los cargos contra Jesús y el castigo en sí cuentan su propia historia: fue una operación romana”.

22 (1bis) (44).JPG

Sexta parada del Vía Crucis (Jerusalem 2015. Tuñy  Barcala)

Nota: Las imágenes no corresponden al artículo original de El País

Artículo de Guillermo Altares: @galtares https://twitter.com/galtares

Fuente: El País 26/03/2016 : http://elpais.com/autor/guillermo_altares/a/

Fotografía nº1:  http://www.religionenlibertad.com

Restode Imágenes: Propiedad de J.Carreño Crispín

ISRAEL Y PALESTINA. Historia del conflicto árabe-israelí. “Canaán la tierra prometida y el hijo del otro”.

Decía Cicerón qué: “No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser incesantemente niños”. Vuelve a la palestra informativa el conflicto árabe-israelí o entre Israel y Palestina, los posicionamientos de los diferentes Estados y grupos sociales al respecto; y como no, las opiniones de todos tipo. Como creo y pienso que la verdad nunca es absoluta y única, sólo puedo aportar al tema mi amor a esa tierra y como conocimiento la historia de la misma con una sola convicción, creer firmemente en el derecho y la posible convivencia de sendos pueblos. Dedicado a mi mujer Tuñy Barcala siempre ávida de conocimiento…

Con mi mujer Tuñy Barcala en Jerusalén Sept.2015

Con mi mujer Tuñy Barcala de visita en Jerusalén Sept. 2015

Entre África, Europa y Asia se encuentra la tierra prometida, Canaán, donde se eterniza el conflicto étnico-religioso de apropiación entre los pueblos arraigados a la misma y que respaldan sus derechos de propiedad en demostrar quién lleva más tiempo asentado o es el justo merecedor por derecho divino o sus propias narrativas como ya escribió el escritor argentino y columnista de La Nación Marcos Aguinis. (Caballero de las Letras y las Artes en Francia, Doctor Honoris Causa por las universidades de Tel Aviv -Israel- y San Luis –Argentina-.) en su “Breve Historia de Israel y Palestina”.

Para entender un poco mejor la historia de los pueblos palestino e israelita debemos buscar en los orígenes de los mismos y entender que las historias de todos los países y Estados modernos están construidas por el mestizaje de las tribus y pueblos que fueron primigeniamente simplemente eso, tribus o comunidades independientes que fueron unidas o unificadas por migraciones, y/o ocupaciones. Hay que definir algunos conceptos e identificar a los propios grupos étnicos para posteriormente ubicarlos geográfica, cultural e históricamente. En este caso partimos desde el origen de la historia hace unos 5.000 años y desde las llamadas tribus semíticas. En el origen de la historia de ambos pueblos no hemos de confundir sus confesiones, el judaísmo y el islamismo, con el nacimiento de los mismos como pueblos tal y como los conocemos desde su principio hasta los actuales Estados.

Mapa del texto 3)Breve Historia de Israel y Palestina de Marcos Aguinis

Mapa del texto 3) Breve Historia de Israel y Palestina de Marcos Aguinis

Las tribus semíticas son los pueblos oriundos de la península Arábiga que han desempeñado desde los tiempos más remotos un papel importante en la historia política, cultural y religiosa de la Humanidad. El nombre tiene su origen en un pasaje de la Biblia, concretamente en el cap. X del Génesis. En él se explican los parentescos entre los pueblos, haciéndose derivar de antepasados comunes; así de Sem descienden Aram, Asur y Eber, es decir, arameos (v.), asirios (v.) y hebreos (v.). De ahí la adopción del nombre semita por los investigadores europeos para definir la rama a la que pertenecen los arameos, asirios y hebreos, y cuya relación resulta evidente a primera vista en el aspecto lingüístico. Posteriormente, la denominación se ha aplicado a todos los demás pueblos de caracteres análogos (fenicios, cananeos, etc.) y, en primer lugar, a los árabes (v.).

En lingüística y etnología, el término «semita» se usa para hacer referencia a una familia lingüística de origen predominantemente medio-oriental que incluye las formas más antiguas y modernas del acadio, el amhárico, el árabe, el arameo, el fenicio, el ge’ez, el hebreo, el maltés, el yehén y el tigriña.

Este término lo definió inicialmente August Ludwig Von Schlözer (Repertorium -1.781- de Eichhorn,2) para referirse a las lenguas emparentadas con el actual hebreo. En la Enciclopedia católica consta que ya en 1807 el concepto «semita» se había adoptado como término étnico para definir un grupo de pueblos. Por extensión, «semita» se empezó a utilizar para designar a los hablantes de las lenguas semíticas y sus realizaciones culturales y,  el significado de “lengua semítica” se adoptó por referencia a los pueblos citados en la Biblia. Los descendientes de Sem, el primer hijo de Noé.

En el libro del Génesis (el primero de la Biblia – Antiguo Testamento-) se encuentra la narración del Diluvio universal y en ella está la «tabla de los pueblos», donde se hace referencia a la genealogía originaría de los semitas que incluyen a los habitantes de Aram (región bíblica situada en el centro de la actual Siria, en Alepo. Aram en lengua hebrea, también hace referencia al hijo de Hezrón, ancestro del rey David), Asiria (norte de la antigua Mesopotamia, Nínive fue su ciudad más importante, ciudad ubicada actualmente cerca de Mosul -Irak-), Babilonia (ciudad de la Baja Mesopotamia actualmente se cree cerca de la ciudad de Halla, Irak), Siria (Hacia el año 2000 a.C., Siria formaba parte de Aram. Estuvo sometida a Egipto desde casi el 1530 a.C. hasta el 1250), Canaán —incluidos los hebreos— (abarcaba parte de la franja sirio-fenicia conocida también como el Creciente fértil. En la actualidad se corresponde con el actual Estado de Israel, la Franja palestina de Gaza y Cisjordania, junto con la zona occidental de Jordania y algunos puntos de Siria y el Líbano) y Fenicia (cuna de la civilización fenicio-púnica, que se extendía a lo largo del Levante mediterráneo, en la costa oriental del mar Mediterráneo y cuya capital fue Biblos. Su territorio abarcaba desde la desembocadura del río Orontes al norte, hasta la bahía de Haifa, al sur, comprendiendo áreas de los actuales Israel, Siria y Líbano).

Figura de los cananeos ofreciendo un infante a Moloch para ser ofrecido en fuego. Autor desconocido

Figura de los cananeos ofreciendo un infante a Moloch para ser ofrecido en fuego. Autor desconocido

Los cananeos son históricamente reconocidos como los primeros habitantes de la actual Tierra de Israel, mucho antes que se establecieran allí los hebreos. De hecho, el nombre geográfico correcto de la Tierra de Israel es Canaán (la Tierra prometida por Dios (Yavhé) a los judíos), no “Palestina” que es una denominación romana. Los cananeos podían distinguirse en dos grupos principales: los septentrionales o cananeos de costa y los meridionales o cananeos de montaña. El vocablo Palestina no existía y no es mencionado ni una vez en la Biblia ni en ningún otro documento de la antigüedad hasta la época de ocupación romana.

El nombre Palestina abarca la antigua Tierra Santa y la nación moderna de Israel, aunque el nombre original de ese país lo asignó el Emperador romano Adriano. Él renombró a Jerusalén con su nombre y como el dios Júpiter Capitolinos— dándole el nombre de “Aelia Capitolina” después de las revueltas judías contra la ocupación del Imperio romano. El nombre de Palestina proviene del latín Phalestina y hacía referencia a los filisteos, que la Biblia menciona desde Josué hasta David. Significa “pueblo del mar”. Se cree que habían llegado desde Creta, probablemente tras la implosión de la civilización minoica, y se establecieron en la costa suroeste del territorio. Jamás lograron conquistar el resto del país y terminaron integrados por completo en el reino de David.

Para poder apreciar la presión que le pusieron a los judíos en la tierra de  Judea y concretamente en Jerusalén durante este tiempo, hay que tener en cuenta algunos antecedentes históricos como, la  mencionada sublevación Judía que ocurrió un poco antes del 70 B.C., cuando los Romanos saquearon la ciudad de Jerusalén después de un duro y amargo asedio. La rebelión fue causada por las fuerzas de ocupación Romana. Los oficiales y tropas romanas saqueaban y robaban continuamente los templos y a los sacerdotes judíos quitándoles sus artículos de valor y sagrados para después demandarles recompensa si querían recuperarlos. Esto sobrepasó al pueblo que inició la rebelión que llevó a las Guerras de los Judíos contra Roma (Josefo, Libro 2, capítulos 14-16). Con las represalias , prohibiciones y expulsiones de los judíos por parte de los romanos se inició la dispersión de judíos por el mundo, la llamada “Diáspora” (Dispersión de un pueblo o comunidad humana por diversos lugares del mundo; especialmente la de los judíos después de la destrucción del reino de Israel (siglo IV a. C.). Es aquí donde se documenta por primera vez el nombre de Palestina.

Tal y como indica Marcos Aguinis, la palabra Phalistina, además, no tuvo suerte. A ese territorio –que adquirió relevancia extraordinaria por la Biblia, base del cristianismo y luego del Corán– los judíos lo siguieron llamando Eretz Israel (tierra de Israel) y los cristianos Tierra Santa, y después los árabes lo bautizaron como Siria Meridional. Los cristianos fundaron el efímero reino latino de Jerusalén en la primera Cruzada (Campañas comúnmente militares, que a partir del siglo XI se emprendieron desde el Occidente cristiano contra los musulmanes para la recuperación de Tierra Santa. 9 Campañas o Cruzadas), y durante el Imperio Otomano se convirtió en una provincia irrelevante: el vilayato de Jerusalén.

En el Muro de Jerusalén con nuestra cicerone y buena amiga en Tierra Santa Etti Bressler

Tuñy en el Muro de Jerusalén con nuestra cicerone y buena amiga en Tierra Santa Etti Bresler

El pueblo de Israel está formado por los israelitas o hijos de Israel o Jacob, y que consiguieron unificar a las diversas tribus y pueblos que habitaban entre el río Jordán y el Mediterráneo. La tradición judía sostiene que el origen de los israelitas está en los doce hijos de Jacob que se trasladaron a Egipto, donde sus descendientes se constituyeron en doce tribus, mientras que otras hipótesis hablan incluso de su origen a través de las primeras tribus nómadas de las montañas. los Hapiru o Habiru. Contrariamente a lo que se cree el primer rey de Israel fue Saúl quien unificó a los reinos de Israel y Judea, éste designó a David como su sucesor, mil años antes de la era cristiana  y, que había nacido en la aldea de Belén (Beth-léjem, en hebreo, “casa del pan”)– fue el sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logró unificar su territorio e incluso expandirlo de modo que llegó a comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. Convirtió a Jerusalén en su capital ubicándola en el vecino y estratégico caserío jebuseo, ubicado a pocos kilómetros al norte; imponiéndoles el nombre de Jerusalén (en hebreo, “ciudad de la paz”).  La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los más grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, su hijo Salomón que es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo  y el islam. Salomón construyó allí el Templo. Después se produjo una escisión entre los habitantes del norte y el sur del pequeño país. El norte se llamó Reino de Israel y el sur, Reino de Judá. Los asirios conquistaron y destruyeron el reino del norte. Siglos después los babilonios hicieron lo mismo con el del sur y unas siete décadas más tarde el emperador Ciro, de Persia, auspició el regreso a Jerusalén de los exiliados de Judá.

Escena del pueblo de Israel. Extraída de Bendiciones Cristianas: Hebreos 13: Las evidencias de la vida cristiana

Escena del pueblo de Israel. Extraída de Bendiciones Cristianas: Hebreos 13: Las evidencias de la vida cristiana

La tradición bíblica y las 12 Tribus:

Dios le prometió a Abraham que sus descendientes serían numerosos (Génesis 13:16; 17:2; 22:17) y que sus descendientes finalmente conformarían “muchas naciones” (Génesis 17:4-5). Él también le prometió a Abraham que sus descendientes poseerían “las puertas de sus enemigos” (Génesis 22:17) y serían “bendecidos” poderosamente por Dios (vv. 16-18).

Dios también dijo que sus descendientes serían identificados a través de la historia por el nombre del hijo de Abraham, “Isaac” (Génesis 21:12). Las bendiciones dadas a Abraham e Isaac eran llamadas las bendiciones de la “primogenitura” porque éstas eran transmitidas a las generaciones sucesivas como un derecho de nacimiento.

Las bendiciones de “primogenitura” dadas a Abraham fueron pasadas a Isaac, quien se casó con Rebeca. Con el tiempo millones de personas descenderían de Isaac y Rebeca. De hecho, ellos llegarían a ser billones durante todas las generaciones de humanidad sobre la tierra. Las bendiciones de numerosos descendientes que poseerían las puertas de sus enemigos eran una continuación de la bendición que Dios le había prometido a Abraham que Él cumpliría en Isaac (Génesis 17:17-19, 21). No obstante, Abraham tuvo un hijo anterior, Ismael, con Agar. Dios profetizó que también los descendientes de Ismael serían numerosos y constituirían una “gran nación” con “doce príncipes”. La “gran nación” de los descendientes de Ismael es en la actualidad el mundo árabe. Los árabes saben que ellos son los descendientes de Ismael, el hijo de Abraham y Agar, los ismaelitas.

Si los descendientes de Ismael constituyen los árabes, las personas que integran la mayoría de las naciones en el Medio Oriente moderno, ¿entonces cuáles naciones descienden de Isaac? Si la Biblia es verdadera, los descendientes de Isaac deben constituir naciones más numerosas, prósperas y poderosas que los árabes. ¡La Biblia es la verdad de Dios (Juan 17:17)! Evidentemente, los descendientes de Isaac en el mundo moderno deben ser muchos más que solamente los judíos. Génesis 24:60 profetizó que con el tiempo, los descendientes de Isaac se contarían en múltiples de millones. Isaac pasó sus bendiciones de “primogenitura” a su hijo, Jacob, a pesar de que el primogénito, Esaú, debería haberlas recibido. Génesis 25:30-34 nos informa que Esaú “vendió” su primogenitura a Jacob por un plato de guiso rojo. Entonces cuando su padre Isaac, transfirió oficialmente la primogenitura, Jacob engañó a su padre haciendo que creyera que él era su hermano. En esencia, Jacob “robó” la primogenitura a través del engaño (Génesis 27). Una de las bendiciones que Jacob recibió de Isaac era que otras naciones se inclinarían ante las naciones que descendieran de Jacob (Génesis 27:29). Es evidente que para que esta profecía se cumpliera, los descendientes de Jacob tendrían que llegar a ser grandes naciones e imperios. Esta misma bendición también prometió que Dios bendeciría a las naciones que bendijeren a los descendientes de Jacob y maldeciría a las naciones que maldijeren a los descendientes de Jacob.

Dios reiteró las bendiciones de Abraham a Jacob en Génesis 28:10-15 diciendo que los descendientes de Jacob serían tan numerosos como “el polvo de la tierra” y ellos se esparcirían finalmente hasta las cuatro esquinas del mundo desde la región de la Tierra Prometida. El nombre de Jacob fue cambiado más tarde a “Israel” (Génesis 32:28), y él tuvo 12 hijos que llegaron a ser las “12 tribus de Israel”.

Antes de que Jacob (Israel) muriera, transfirió las “bendiciones de la primogenitura” a sus nietos, que fueron llamados Efraín y Manases. Israel les dio bendiciones proféticas que iban a ser cumplidas en un tiempo llamado “los últimos días” a sus 12 hijos (Génesis 49:1). En Génesis 48:16, Israel bendijo a ambos Efraín y Manases, simultáneamente con las palabras “sea perpetuado en ellos mi nombre, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac, y multiplíquense en gran manera en medio de la tierra”. Israel decretó que su propio nombre, “Israel”, y el nombre de su propio padre, “Isaac”, sería puesto sobre los descendientes de Efraín y Manases, los dos hijos de José, quienes se iban a convertir cada uno en una tribu distinta entre los hijos de Israel (Génesis 48:5). Al hacer esto, Israel le estaba dando a José una doble porción entre las 12 tribus de Israel.

Israel predijo en Génesis 48:19 que mientras los descendientes de Manases llegarían a ser un gran pueblo (o nación), los descendientes de Efraín llegarían a ser una “multitud de naciones”. Ya que José vino a ser dos tribus, esto significó que habría 13 tribus de Israel, aunque ellas fueron conocidas todavía como “las 12 tribus de Israel” porque la tribu sacerdotal, los Levitas, no recibieron una herencia territorial en la Tierra Prometida.

En las bendiciones registradas en Génesis 49, Israel dio profecías para cada una de las tribus designadas con los nombres de sus 12 hijos. Los 12 hijos de Israel son: Rubén, Simeón, Leví, Judá, Zabulón, Isacar, Dan, Gad, Aser, Neftalí, José y Benjamín. La tribu más reconocida por los lectores modernos es Judá. Los descendientes de Judá han sido llamados por mucho tiempo “judíos”. No obstante, Judá es tan sólo uno de los hijos de Israel. La gran mayoría de los descendientes de Israel vinieron de los otros hijos que no fueron llamados judíos.

Mapa de las 12 Tribus de Israel

Mapa de las 12 Tribus de Israel

El ascenso y la caída de las 12 tribus de Israel.

Cuando las 12 tribus de Israel entraron en la Tierra Prometida (Canaán), formaron finalmente la nación de Israel bajo los tronos de Saúl, David y Salomón. Poco después de la muerte de Salomón, este imperio fue destrozado por una gran guerra civil. Las 10 tribus del norte formaron el reino de Israel, mientras que las dos tribus del sur, Judá y Benjamín (asociados con la tribu sacerdotal de Leví), formaron el reino del sur de Judá. El reino del norte fue llamado “Israel” porque era dirigido por las tribus de Efraín y Manases que levaban el nombre de “Israel” (Génesis 48:16). El reino del sur era dirigido por la tribu de Judá. Los reinos de Israel y Judá se convirtieron en enemigos y a menudo pelearon en guerras sangrientas. Aunque ellos no se han vuelto a unir, la profecía dice que lo harán en el futuro. Ver “Israel y Judá: ¿Cuándo serán reunificados?” El reino del norte de Israel fue llevado en cautiverio en el año 722 a.C. debido a sus pecados y rebelión contra Dios. Judá fue llevado en cautiverio por los babilonios entre los años 604 y 586 a.C.

Justo antes de la caída de Israel, el profeta Amós registró que las 10 tribus del norte eran conocidas por el nombre “casa de Isaac” (Amos 7:16) —tal como las profecías de Génesis 21:12 y 48:16 habían predicho. El nombre de “Isaac” siguió a las 10 tribus a dondequiera que ellas fueron en su exilio y más tarde en sus migraciones. (la Diáspora).

En Jeremías 51:5, encontramos una profecía, dada más de un siglo después de que las 10 tribus fueron llevadas en cautiverio, que Dios no los abandonaría. Aunque algunas veces son llamados las “10 Tribus perdidas de Israel”, estas personas no están perdidas para Dios o para los estudiantes de la Biblia quienes entienden cómo trazar su historia. Para entender quiénes son en la actualidad algunas de estas gentes, lea los artículos titulados “Las 12 Tribus de Israel en la actualidad” y “¿Quiénes son los Estados Unidos y Gran Bretaña en la profecía?”

Los nacionalismos judío y árabe

Nacieron casi al mismo tiempo. El judío a fines del siglo XIX y el árabe a principios de XX. Este último floreció en Siria, a cargo de pensadores y activistas cristianos que recibieron influencias europeas. Los sirios acusaron a los sionistas, es decir, a los nacionalistas judíos, ¡de haber inventado la palabra Palestina para quedarse con Siria Meridional! En realidad, ese nombre había resucitado como una palabra neutra frente al desmoronamiento del Imperio Turco.

La presencia judía en Tierra Santa fue una constante asombrosa. El alma judía añoraba año tras año, siglo tras siglo, milenio tras milenio, la reconstrucción de Eretz Israel con intenso fervor, parecido al que, mucho antes, había florecido junto a los nostálgicos ríos de Babilonia. Nunca dejaron de repetir: “¡El año que viene en Jerusalén!”. A fines del siglo XIX empezaron a llegar oleadas de inmigrantes que se aplicaron a edificar el país con caminos, kibutzim, escuelas, institutos técnicos y científicos, forestación obsesiva, universidades, teatros, naranjales, una orquesta filarmónica, aparatos administrativos. En 1870 fundaron en Mikvé Israel la primera escuela agrícola de la región.

Cuando terminó la Primera Guerra Mundial, Palestina fue desprendida de Siria y quedó en manos del conquistador británico por mandato de la Liga de Naciones. Quienes nacían en esa tierra eran palestinos, fuesen judíos o árabes. Antes de la independencia, que volvió a recuperar la palabra Israel, los judíos se llamaban a sí mismos palestinos. Y hablaban de “volver a Palestina”. El actual Jerusalem Post se llamaba Palestine Post y la Filarmónica de Israel fue llamada Filarmónica de Palestina. ¡Pero eran entidades judías! Los antisemitas de Europa, toda América y Africa del norte les gritaban: “¡Judíos, váyanse a Palestina!”. Palestina era reconocida como el hogar de los judíos incluso por quienes los odiaban.

Los árabes tardaron en tomar conciencia de su propia identidad nacional. Al principio, hasta saludaron como beneficiosa la presencia del sionismo, como lo atestigua el encuentro entre Jaim Weizman, presidente de la Organización Sionista Mundial, y el rey Feisal de Irak. Pero Gran Bretaña, advertida de la compulsión judía por su emancipación, cortó dos tercios de la Palestina que le habían adjudicado e inventó el reino de Transjordania (nombre usado durante las cruzadas para una extensa región no del todo definida al este del río Jordán, un área conocida en tiempos antiguos como Edom, Moab y Amón). Los ingleses la llamaron también Transjordan. donde instaló al hachemita Abdulá, hijo del jerife de La Meca. Cometió el delito de quitar derechos a los judíos, que reclamaban parte de ese territorio, y lo convirtió en el primer espacio Judenrein (limpio de judíos) antes del nazismo, porque no permitía que allí se instalase judío alguno. Tenebroso antedecente, desde luego. Pronto Gran Bretaña advirtió que sus aliados en la zona eran los árabes, no los judíos, y creó la Liga Árabe en 1945, para mantener su poder colonial. Olvidó que estaba allí para favorecer la construcción de un Hogar Nacional para el pueblo judío, el único que de forma permanente y con grandes sacrificios exigía la reconstrucción del país que le había dado su gloria. Es cierto que algunos judíos preferían que esa misión la cumpliese el Mesías y otros se volcaron a la causa de la revolución comunista, pero el núcleo central se agrupó en torno al sionismo, palabra que significaba –simple y elocuentemente– el renacimiento nacional y social del pueblo que más agravios, persecuciones y matanzas había sufrido en dos mil años.

Con nuestro amigo palestino Mohamed Yusuf en Jerusalén

Con nuestro amigo palestino Mohamed Yusuf en Jerusalén. Sep. 2015

Después de la Segunda Guerra Mundial arreció la demanda emancipadora judía. La potencia colonial llevó el caso a las Naciones Unidas para provocar su condena. El tiro le salió al revés: las Naciones Unidas votaron el fin del Mandato Británico y la partición de Palestina en dos Estados, uno judío y otro árabe (no establecía que alguno se llamase Palestina, sino que eran parte de Palestina). Los judíos celebraron la resolución, pero los países árabes en conjunto decidieron violarla sin escrúpulos y barrer “todos los judíos al mar”, como lo atestiguan documentos de la época. El secretario general de la Liga Árabe amenazó con efectuar matanzas que dejarían en ridículo las de Gengis Khan. La guerra, por lo tanto, se presentaba como un hecho inminente. Y apuntaba a un nuevo genocidio, pocos años después del Holocausto. No había pudor en seguir asesinando judíos. Ni siquiera los que rechazaban semejante conducta propusieron una condena rotunda y eficaz.

El flamante Estado de Israel (nombre que adoptó, basado en la expresión hebrea Eretz Israel) no tenía armas –¿quién las vendería a un cadáver?– y debió enfrentar a siete ejércitos enemigos con las uñas y los dientes. Fue una lucha desesperada. ¡Los israelíes no contaban con un solo tanque ni un solo avión! La mayor parte de su armamento fue robado o arrancado a los británicos. Numerosos combatientes eran espectros que acababan de arribar, luego de sobrevivir en los campos de exterminio nazis. O triunfaban o morían. Fue la guerra en que cayó la mayor cantidad de judíos. En algunos lugares recurrieron a estrategemas para impulsar la rendición o la huida de sus enemigos, en otros atacaron sin clemencia. Sabían qué les esperaba en caso de ser vencidos. Los árabes estaban fragmentados entre quienes defendían sus tierras y quienes habían invadido y luchaban sin convicción. Al cabo de varios meses, con treguas que eran quebradas por alguno de los bandos, se llegó al armisticio y el trazado de fronteras arbitrarias.

Como consecuencia de esa guerra desigual, aparecieron los refugiados. Refugiados árabes y refugiados judíos. Estos últimos eran los ochocientos mil judíos expulsados de casi todos los países árabes en venganza por la derrota. Los recibió Israel, pese a sus dificultades iniciales, y los integró a la vida normal, pese a que en ese tiempo y durante varios años debió sufrir un interminable bloqueo y mantener un estricto racionamiento. Los seiscientos mil refugiados árabes, en cambio, fueron encerrados por sus hermanos en campamentos, donde se los aisló y sometió a la pedagogía del odio y el desquite. Transjordania usurpó Cisjordania y Jerusalén Este, medida que justificaba su cambio de nombre; a partir de 1949, en efecto, se empezó a llamar Jordania (ambos lados del río Jordán); Egipto se quedó con la Franja de Gaza. La ocupación árabe de esos territorios duró 19 años. En esas casi dos décadas, ¡jamás se pensó ni reclamó crear un Estado árabe palestino independiente compuesto por Cisjordania, Jerusalén Oriental y Gaza! Ningún presidente, rey o emir árabe o musulmán visitó Jerusalén Oriental, convertida en un vilorrio sucio e irrelevante. No se permitía que los judíos fuesen a rezar al Muro de los Lamentos.

Sólo después de la Guerra de los Seis Días (conflagración que se produjo por la insistente provocación árabe y el ánimo de subsistencia judío), se produjo la ocupación israelí de esos territorios y otros más (toda la Península del Sinaí, los Altos del Golán y trocitos de Transjordania). Ocupación que se mantiene actualmente y que ha sido tomada como una continua provocación del Estado de Israel al Estado Palestino y a los países Árabes como una estrategia de predominación sionista y que forma parte al día de hoy del fundamento argumental palestino y por ende de la defensa de la propia argumentación israelí en un círculo vicioso o bucle sin fin del conflicto. La verdad es que ambos pueblos tienen legitimación y argumentación para reclamar su espacio, pero sobre todo, tienen más posibilidades por sus similitudes, condicionantes, hechos y circunstancias históricas para la buena convivencia que para mantener en el tiempo su lucha.

La reflexión ahora nos lleva independientemente de confesar o practicar alguna de las creencias religiosas monoteístas que asumen en el Antiguo Testamento y como parte de su origen y leitmotiv, si es suficiente retroceder en el tiempo para justificar y argumentar una posesión territorial que originó y mantiene vivo  hasta el día de hoy el conflicto palestino-israelí, o por el contrario, la historia de la humanidad hecha de migraciones, ocupaciones y mestizajes debe ser el argumento fundamental para gestionar la convivencia mutua en una complejidad territorial histórica y que además une un condicionante de carácter religioso-cultural. Sea como fuere y sea como sea, la verdad es que Israel y Palestina deben llegar a ser un conjunto patrimonial de la humanidad por su importancia histórica, cultural, religiosa, patrimonial y humanitaria.

Esta complejidad y de un modo quizás muy emotivo y simplista sobre el conflicto árabe-israelí nos habla de la empatía y perdón como posible solución del mismo a través de una historia  donde ambos sentimientos y situaciones políticas quedan muy bien reflejadas en la producción cinematográfica francesa ganadora del Festival de Tokio 2012 y dirigida por Lorraine Levy, El hijo del otro.

La imagen que todos deseamos en el corazón y que ambos pueblos se merecen.

La imagen que todos deseamos en el corazón y que ambos pueblos se merecen.

Por Jordi Carreño Crispín  / https://jordicarreno.wordpress.com/

Fuentes consultadas y textos usados:

TOMEU CALDENTEY “El alquimista de los fogones mallorquines”. Es Molí d’en Bou o un paseo por los sentidos…

images (2)

Volvemos a la carga con el blog de cocina una vez capeados los temporales de la vida, y la mejor manera de hacerlo es con un artículo de lujo, tanto como la cocina que os presentamos.

El maestro Tomeu Caldentey

El maestro Tomeu Caldentey

Viajar por los recuerdos, por los sabores tradicionales, dejarse guiar por un mar de sensaciones gustativas, olfativas y visuales volviendo a la esencia de las cosas simples en la complejidad de la cocina de autor; llenarse de sabores transparentes y honestos, de la potencia de contrastes visuales y texturas, de sencillez, ligereza y alguna trampa en las presentaciones de los platos; y como no, de una amalgama de emociones plasmadas en la mesa con un marcado carácter propio, de la tierra, muy mallorquín y mediterráneo.

Descarga iphone 4 Jordi 866

Un paseo excelso por la sensibilidad del comensal que no puede obviar el arte de este alquimista de los fogones y de su grupo humano, un equipo joven, en formación constante, que siguen las directrices del maestro como si de un director de orquesta se tratara para conseguir la mejor sinfonía gastronómica, y que plato a plato, no dejan de sorprendernos con su peculiar manera de entender y hacernos conocedores y partícipes a la vez de su obra.

Descarga iphone 4 Jordi 868

En el comedor de Es Molí d'en Bou podréis vivir esta experiencia gastronómica en un ambiente tranquilo, apacible y muy relajados... Y muy bien acompañados.

En el comedor de Es Molí d’en Bou podréis vivir esta experiencia gastronómica en un ambiente tranquilo, apacible y muy relajados… Y muy bien acompañados.

Platos sencillos y de sabores potentes, muy reconocibles al paladar del comensal, pero  la vez complejos en su elaboración y presentación; y en algún caso, sorprendentes regalos con sus trampantojos que hacen que la boca se nos llene de fuegos artificiales  al descubrir los sabores que la vista y mente intentan descubrir en el tesoro que no han escondido en el plato. Así, tal y como lo he escrito es como vivimos la experiencia de sentarnos a manteles en casa del maestro Tomeu Caldentey. Todo un placer, un viaje de más de tres horas (que por cierto se nos hicieron cortas) acompañado de la mano de unos cicerones especialistas en imbuirnos en la magia de la cocina con un trato excelente, amable, servicial, que no servilista y de compostura igual de transparente y honesta, sencilla y potente como la cocina de su maestro. Y es que el carácter de este hombre sencillo, simpático y humilde, amante de su tierra se deja entrever en todos los rincones de su casa.

Refrescante aperitivo líquido transformado a sólido de Campari con Naranja

Refrescante aperitivo líquido transformado a sólido de Campari con Naranja

Aperitivo de almendras garrapiñadas y grisines de coca de verdura donde menos es más

Aperitivo de almendras garrapiñadas y grisines de coca de verdura donde menos es más

El Molí d’en Bou, no es simplemente un local de restauración galardonado con una estrella Michelin, es una estrella guía en el cielo gastronómico de nuestras islas diseñado para pintarnos sabores, emociones, sensaciones y sonrisas, amén de satisfacernos igualmente el paladar, el olfato, la vista y la panza como en la mejor de las cocinas caseras.

Trampantojo del maestro con sabor auténtico mallorquín. Si queréis saber a qué sabe y qué plato tradicional es,  deberéis visitar Es Molí d'en Bou, una auténtica explosión de sabor en la boca.

Trampantojo del maestro con sabor auténtico mallorquín. Si queréis saber a qué sabe y qué plato tradicional es, deberéis visitar Es Molí d’en Bou, una auténtica explosión de sabor en la boca.

Cigalas flambeadas con hierbas (romero y lavanda) en caldo de marisco. Lástima que los sabores no puedan percibirse a través de las letras.

Cigalas flambeadas con hierbas (romero y lavanda) en caldo de marisco. Lástima que los sabores no puedan percibirse a través de las letras.

Ganbas mallorquinas sobre suelo de sal y algas cociéndose en su propio calor

Ganbas mallorquinas sobre suelo de sal y algas cociéndose en su propio calor

Imposible no repetir el plato quizás más tradicional y clásico del menú. Su canelón con setas y... tendréis que probarlo también, pues hasta aquí puedo leer... Nosotros repetimos.

Imposible no repetir el plato quizás más tradicional y clásico del menú. Su canelón con setas y… tendréis que probarlo también, pues hasta aquí puedo leer… Nosotros repetimos.

Un recorrido de exaltaciones continuas desde los aperitivos a los postres acompañados de un maridaje de caldos tan sorprendente como su cocina. Desde su casi trampantojo enológico con su manchego blanco-tinto, a los diferentes vinos catados, quisiera hacer mención especial a los de la tierra como  “Es Verger” de Esporles, un pinot-noir del 2011 excelente o el Galmés i Ribot de Santa Margalida, un picardía del 2012 capaz de satisfacer los paladares más exigentes.

¿Será una algarroba de verdad, quizá sí, quizá no...? Habrá que descubrirlo...

¿Será una algarroba de verdad, quizá sí, quizá no…? Habrá que descubrirlo…

¿De cuántas maneras podéis degustar las fresas? Os dejo la imagen porque la sensación nos la llevamos.

¿De cuántas maneras podéis degustar las fresas? Os dejo la imagen porque la sensación nos la llevamos.

Alicia, belleza, simpatía, sencillez y buen servicio para acompañar uno de los postres inolvidables...

Alicia, belleza, simpatía, sencillez y buen servicio para acompañar uno de los postres inolvidables…

Descarga iphone 4 Jordi 884

Indudablemente volveremos, pues en casa de Tomeu Caldentey no sólo te llenan la barriga sino que también el corazón y conocimiento, y así es imposible no comprometerse a regresar a su casa a deleitarse de un paseo por los sentidos.

En el corazón de Es Molí d'en Bou (la cocina) departiendo con el maestro Tomeu Caldentey y Miguel, maitre y cicerón nuestro por este inolvidable viaje gastronómico...

En el corazón de Es Molí d’en Bou (la cocina) departiendo con el maestro Tomeu Caldentey y Miguel, maitre y cicerón nuestro por este inolvidable viaje gastronómico…

Foto de familia después de tan magno ágape con el entrañable Tomeu mientras parte del equipo se preparaba para las cenas.

Foto de familia después de tan magno ágape con el entrañable Tomeu mientras parte del equipo se preparaba para las cenas.

“Tornarem mestre Tomeu, gràcies per obrir-mos les portes de ca teva, la teva cuina i el teu cor” 

Traducción literal: (Volveremos maestro Tomeu, gracias por abrirnos las puertas de tu casa, tu cocina y tu corazón)

Por Jordi Carreño by Tuñy Barcala.

Con Pep nuestro guía inicial por el recorrido. Gràcies Pepet per la teva rebuda i companya (Gracias Pepet por tu recibimiento y compañía).

Con Pep nuestro guía inicial por el recorrido. Gràcies Pepet per la teva rebuda i companya (Gracias Pepet por tu recibimiento y compañía).

Con la misma sensación de placer nos fuimos que la expresión de Tuñy al cerrar la jornada del mismo modo que iniciamos con una copa de champagne Taittinger...

Con la misma sensación de placer nos fuimos que la expresión de Tuñy al cerrar la jornada del mismo modo que iniciamos con una copa de champagne Taittinger…

EL MAESTRO: BIOGRAFÍA Y BIBLIOGRAFÍA:

Tomeu Caldentey Soler (Sant Llorenç des Cardassar, 16 de mayo 1972), primer mallorquín en recibir una estrella michelín. En el año 2000 se convirtió en propietario y gerente de Es Molí d’en Bou. Desde entonces ha mantenido la misma filosofía: ofrecer y llevar a cabo una cocina creativa basada siempre en la cocina mallorquina con una visión muy personal.

Desde que en el año 91 Tomeu acabara sus estudios de Técnico Especialista en Hostelería y Turismo, especialidad en cocina, estuvo más de 10 años adquiriendo conocimientos y experiencia en diferentes ámbitos. Realizó sus prácticas en hoteles, trabajó en diferentes restaurantes y combinó ambos trabajos con su faceta como docente.

 Fue durante el año 2000 cuando Tomeu Caldentey se hizo cargo de Es Molí d’en Bou, desarrollando sus funciones de gerente y chef de cocina.

La guía Michelín, en sus ediciones de 2004, 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011 y 2012 distinguió al restaurante con la deseada estrella , convirtiendo a Tomeu Caldentey en el primer mallorquín en poseer este galardón. En el año 2009 el restaurante se trasladó a la localidad próxima de Sa Coma en el Protur Sa Coma Playa Hotel & Spa ****

Durante el 2011 se inauguró el Centre Gastronòmic Tomeu Caldentey, una apuesta que agrupa y diferencia tres productos dentro de un mismo espacio: Taronja Negre, bistro bar que apuesta por una cocina más ligera; Es Molí d’en Bou, que mantiene la misma filosofía y Taittclub, un producto que complementa la oferta gastronómica.

LA CASA DEL MAESTRO:

El nombre según nos contaron proviene del antiguo molino de la familia Pou ubicado en la zona mallorquina de San Llorenç des Cardessar, y que con sus derivaciones hacia los típicos y populares motes se transformó finalmente en el actual nombre de…”Es Molí den Bou”…

Imagen del antigüo Molí d'en Bou

Imagen del antiguo Molí d’en Bou

El Restaurante “Es Molí d´en Bou” abrió sus puertas en el año 2000 bajo la gerencia de Tomeu Caldentey Soler, propietario y jefe de cocina del mismo durante todo este tiempo. Todos estos años ha mantenido la misma filosofía: ofrecer y llevar a cabo una cocina creativa basada siempre en la cocina mallorquina con una visión muy personal. En 2004, Tomeu recibió una estrella Michelín por su trabajo.

¿Dónde volveremos...? Está claro.

¿Dónde volveremos…? Está claro.

En el Molí d´en Bou, la estrella es el cliente y, el principal protagonista de su cocina, el producto. Tomeu Caldentey y su equipo les proponen una cocina de autor construída sobre  la base de la cocina mallorquina. Enfocada desde el punto de vista personal y diferenciador, quiere transmitir carácter, dinamismo, emociones, sensaciones y franqueza, lejos de lo superficial. La premisa es el sabor que, aunando belleza y sencillez, intenta provocar felicidad al comensal, así como el recuerdo de una experiencia diferente y perdurable en el tiempo.

Horario:

Abierto:

De martes a sábado por la noche.

Sábado y domingos mediodía.

Cerrado:

Lunes todo el día y domingo noche.* En el restaurante Es Molí d’en Bou no se permitirá la en trada de niños menores de 10 años durante el servicio de la noche.

Para más información:

http://www.esmolidenbou.es/‎

Contactar con:

INFO@ESMOLIDENBOU.ES

971 569 663

NOTA: Algunos de los textos documentales de este artículo están extraídos de la propia página del restaurante cuyo enlace se encuentra señalado en el apartado de “Para más información”

Por Jordi Carreño by Tuñy Barcala

Publicado también en: http://tucomedorencasa.blogspot.com.es/2014/04/tomeu-caldentey-el-alquimista-de-los.html

La Seu, la Catedral de Santa María de Palma la gran desconocida de los mallorquines…

 catedralpalma2

La Catedral de Palma ostenta la categoría de Basílica que le fue concedida por el Papa Pío X y es uno de los conjuntos monumentales más emblemáticos de la isla de Mallorca porque sintetiza perfectamente los últimos ocho siglos de su historia juntamente al Castillo de Bellver. Su majestuosa imagen, como la de una gran nave sobre el mar domina la bahía de la ciudad de Palma, de forma atractiva y espectacular, sorprendiendo a primera vista al viajero y suscitando la curiosidad del visitante. La Catedral de Palma cuenta hasta la fecha con 783 años de historia documental y fue declarada Monumento Histórico-Artístico Nacional en 1931.

La Catedral lidera un conjunto monumental que evoca las culturas que precedieron la conquista de Madina Mayurqa o la Mallorca musulmana, el 31 de diciembre de 1229, por parte del Rey Jaime I, rey de Aragón y conde de Barcelona. El Conquistador, siguiendo la costumbre de la época y cumpliendo la promesa realizada a la virgen durante la gran tormenta que les azotó en la travesía emprendida para la conquista de la isla, consagró la antigua mezquita a la Virgen María y preparó la construcción de un templo de nueva planta a partir del minarete que actualmente es el campanario, acorde con el estilo de la época. (TITULARIDAD MARIANA: Emblema y representación de la Iglesia, el templo mismo representa a María, especialmente la Catedral o Iglesia madre. Símbolo, pues, de la Virgen soberana es la augusta Catedral y que comenzada por Jaime el conquistador, grande como su fe y magnífica como su piedad, fue precisamente dedicada ala Reina de los cielos)

catedralpalma3

Hay indicios documentales, a partir de 1230, relacionados con la obra de la Catedral. Constan encargos al maestro Ponç realizados en 1256, a cuenta del Obispo Ramón de Torrella, el primer obispo de Mallorca. En 1269, el obispo Pere de Morella consagró el ara del altar mayor. La construcción, tal como se conoce actualmente, comenzó por la Capilla Real, en torno al 1300, durante el reinado de Jaime II (1276-1311), primer monarca de la Corona de Mallorca. De esta forma se iniciaba el proyecto de catedral gótica que tuvo su esplendor constructivo durante los siglos XIV y XV. El ábside actual conserva la capilla funeraria destinada a panteón sepulcral de los monarcas de la casa real mallorquina y donde todavía se pueden observar en las paredes algunos bocetos de Gaudí. El ábside estaba finalizado en 1328, en 1329 se colocaron los ventanales de cristal del maestro sienés Matteo di Giovanni y paralelamente se había proyectado el campanario. Las obras de la torre finalizaron en 1498, como un proyecto inacabado. Tiene nueve campanas, la mayor de las cuales es conocida como Eloi y pesa unos 4.500 Kg, el resto son: Bàrbara, Antònia, SaNova, Mitja, Tèrcia,
Matines, Prima y Picarol.

Simultáneamente al apoyo de la Casa Real en la construcción de la Catedral, los obispos de Mallorca, desde el siglo XIII, animaron al pueblo cristiano de Mallorca y al clero a colaborar con los recursos económicos destinados a su construcción. Entre los primeros obispos que tuvieron un mayor protagonismo en este proceso cabe destacar a Berenguer Balle (1349 BC), que, en 1346, erigió la cátedra pontifical; Antoni Galiana (1375 BC), primer obispo de origen mallorquín, promovió el acabado de la fachada lateral hasta la capilla de la Corona, y Pere de Cima (1390 BC) estimuló la construcción del portal del Mirador. Entre los maestros picapedreros y escultores del siglo XIV que trabajaron en la obra de la Catedral cabe destacar a Antoni Camprodon, Jaume Mates, Guillem Oliveres, Pere Morey, Enric Aleman, Joan de Valenciennes, Guillem Morey, Pere de Sant Joan i Antoni Canet, entre otros. A finales del siglo XIV se derribaron los últimos vestigios de la mezquita y a comienzos del XV el edificio entró en una nueva fase constructiva. Parte de la piedra caliza utilizada o piedra de mares, en su mayor parte de la construcción provenía de las canteras ubicadas en la  costa mallorquina, concretamente del conocido enclave denominado actualmente como Cap Enderrocat (Cabo Derrocado o destruido) se dice que se le da el nombre precisamente por este hecho y donde posterioremente se construirían la torre de vigilancia y el castillo o fortificación militar, allá sobre el 1889, de las canteras de Lluchmajor, Felanitx, Santanyi y de Palma las de Bellver,  Coll d’en Rebassa y Puigdorfila.

Iniciado el 1400, el insigne Guillem Sagrera se incorporó a la fábrica de la Catedral. Dirigió las obras del portal del Mirador y edificó la Sala Capitular gótica, que el obispo de Mallorca Gil Sanxís Munyos –hasta 1429 conocido como Clemente VIII, antipapa– eligió para ser enterrado. Arnau Piris sustituyó a Guillem Sagrera como responsable de las obras de la Catedral, cuando éste fue retenido por Alfonso el Magnánimo para obrar el Castel Nuovo de Nápoles. Poco tiempo después Joan Sagrera, hijo del maestro Guillem, se incorporó a las obras de la Catedral. En 1490, Francesc Sagrera, canónigo, sobrino de Guillem Sagrera, relacionado con la administración de la obra de la Catedral, diseñó el Portal de la Almoina. Ya en el interior de la Catedral se puede contemplar el antiguo retablo gótico, actualmente adosado al Portal del Mirador.

La sillería del coro –actualmente formado por 110 sillas de nogal, situado en el altar mayor o Capilla Real– fue obrado a partir de 1514 y ocupaba el centro de la nave central de la basílica, tallado probablemente por Felip Fulló, de origen francés; y en 1526 Joan de Sales habría continuado las obras. A él se le atribuye también la parte plateresca de la madera, la portada, la galería, los púlpitos de piedra, de estilo renacentista, acabados en 1535. Durante el siglo XVI finalizaron las últimas crucerías, se levantó el frontispicio, los dos rosetones y la puerta del portal principal, promovida a instancias del obispo Vich y Manrique, y obrada, entre 1594 y 1601, por el escultor y arquitecto Miquel Verger. La Casa de la Almoina, sede actual del Archivo Capitular, también se construyó durante este período. Por otra parte destaca, también, el interior del templo de ocho tramos de crucería, sostenidos por columnas octogonales. El conjunto cuenta con siete rosetones, dos de ellos cegados en la facha principal. El mayor mide 12,51 metros de diámetro. Estructuralmente es un edificio gótico sometido a gran influencia cultural y religiosa del siglo XVI, en sintonía con la espiritualidad humanista.

Durante los siglos XVII-XVIII, el interior del edificio recibió una gran influencia del barroco, sobre todo en forma de retablos, pinturas y esculturas marcadas por la espiritualidad postridentina, que coincidía con un período de esplendor económico y social de la Iglesia y de la sociedad mallorquinas. La fábrica de la Catedral no se explica al margen de la iconografía barroca, y de esta época cabe destacar también  algunas piezas tan emblemáticas como el retablo del Corpus Christi, obra de Jaume Blanquer, el claustro y la nueva sala capitular. Ya en la segunda mitad del siglo XVII, esta corriente fue seriamente cuestionada e incluso despreciada, pero al margen de esta corriente y de esta espiritualidad es difícil entender el itinerario completo del edificio. Con el Romanticismo se acentuó el debate y se idealizó el gótico como referencia artística y como elemento explicativo que permitía recuperar la pureza originaria y ofrecía una mirada idealizada del pasado. El terremoto de 1851 puso en peligro el conjunto de la fachada principal, lo que motivó al obispo Miquel Salvà Munar el encargo de la restauración al arquitecto Juan Bautista Peyronet, con la colaboración del mallorquín Antoni Sureda Villalonga. Su intervención queda perfectamente reflejada en la parte superior de la fachada principal de la Catedral, enriquecida posteriormente también por el arquitecto Joaquín Pavía.

Entrada-Catedral-Palma-Mallorca-PAELLACHIPS

En 1902, con la finalidad de adaptar el espacio de la Catedral a las nuevas exigencias litúrgicas y pastorales, el obispo Pere Joan Campins encargó al arquitecto Antoni Gaudí la reforma del conjunto del templo. La intervención de Gaudí duró aproximadamente diez años (1904-1914). El 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada, de 1904, el obispo Campins presidió la inauguración de las obras, que consistieron en la recuperación, ordenación y decoración del espacio de la nave central y de la Capilla Real (actualmente el altar mayor), básicamente con el traslado del coro, hasta el momento situado entre los tramos segundo y tercero de la nave, eliminación del retablo mayor gótico, realización del baldaquino del altar mayor, incorporación al presbiterio de la sede episcopal, iluminación del espacio a base de ventanales de cristal desprovistos de estos hasta el momento, luz artificial y candelabros, y elaboración de un amplio mobiliario litúrgico. Los sucesivos Cabildos han continuado el mantenimiento, la restauración y la mejora de la fábrica de la Catedral. Entre los más significativos cabe destacar la apertura de ventanales (83 ventanales en total), un proyecto sistematizado durante la década de 1920, entre les cuales cabe destacar dos de la casa Mayer (Munich), de 1929.

A continuación se resumen las principales actuaciones que Antoni Gaudí llevó a cabo en la iglesia:

– Traslación de la sillería gótica del coro del centro de la nave hasta colocarla en el presbiterio, alrededor del altar mayor. Además, Jujol dio color a la sillería con vivos colores que no gustaron mucho a los canónigos.

– Desmonte del corredor de los cirios, en las paredes de la capilla real.

– Decoración del presbiterio con un aplacado de cerámica representando los escudos de los obispos de Mallorca rodeados de ramas de árboles.

– Desmonte del retablo barroco del presbiterio y traslado a la iglesia de Santa Catalina.

– Desmonte del retablo gótico y reinstalación en la puerta del Mirador.

– Colocación del altar mayor frente a la cátedra episcopal descubierta tras el retablo gótico.

– Colocación de inscripciones de hierro forjado en latín en el muro que rodea la cátedra episcopal.

– Construcción de una barandilla para el presbiterio en hierro forjado.

– Colocación de lámparas y candelabros de diferentes diseños de hierro forjado.

– Colocación de dos baldaquinos sobre el altar mayor.

– Colocación de tribunas para cantores a lado y lado del presbiterio, formado por elementos platerescos.

– Construcción de dos púlpitos en las columnas más cercanas al altar, uno de los cuales quedó incompleto y fue desmontado en enero de 1970.

– Además se colocaron diversos lampadarios en la entrada de la capilla real y en las naves laterales.

Y otras dos aportaciones importantes de Gaudí a la bella catedral son el mobiliario (uno de los confesionarios representa el diseño de su casa) y las vidrieras.

Del mobiliario destacan el banco para los oficiantes del altar, un taburete, un atril y la preciosa escalera plegable para acceder a la exposición del Santísimo Sacramento.

En esta catedral Gaudí utilizó un nuevo método para dar color a las vidrieras, con la intención de ensayar para ponerlo en la Sagrada Familia, y que consistía en superponer tres cristales de colores primarios (amarillo, azul y rojo).

También recuperó los rosetones y vidrieras que estaban tapiados.

Siguiendo esta tónica de constante actualización del edificio, se invitó al artista Miquel Barceló a realizar una intervención en la Capilla del Santísimo. La intervención de Barceló, dedicada a la Eucaristía (multiplicación de los panes y los peces) se inauguró el 2 de febrero de 2007 siendo una de sus mayores atracciones.

Cabe destacar anecdóticamente la vidriera situada en el lado izquierdo visto de frente al altar donde se puede distinguir un motivo relacionado con la destrucción del hombre a través de una explosión nuclear; y donde cuentan que en la visita realizada por el ex-presidente de los Estados Unidos de América Bill Clinton al interesarse por ella, el diácono que lo acompañaba en la misma le dijo que era donde rezaba cada día por él. Al sorprenderse el mandatario le preguntó porqué, a lo que fue contestado… “Para que nunca suceda algo así”.

GAUD_Y1

Como curiosidades:  La luminaria del altar mayor consta de siete caras en representación del número 7 que representa la perfección. Por eso Jesús dirá a Pedro que debe perdonar a su hermano hasta 70 veces 7. También puede expresar la perfección del mal, o el sumo mal, como cuando Jesús enseña que si un espíritu inmundo sale de un hombre puede regresar con otros 7 espíritus peores, o cuando el evangelio cuenta que el Señor expulsó 7 demonios de la Magdalena. El Apocalipsis el que más veces lo emplea: 54 veces para describir simbólicamente las realidades divinas: las 7 Iglesia del Asia, los 7 espíritus del trono de Dios, las 7 trompetas, los 7 candeleros, los 7 cuernos, etc.

Su órgano consta de 4 teclados manuales de 56 notas y un pedal de 30 notas. De sus 7 rosetones cabe destacar que durante dos días al año el rosetón mayor situado donde comienza el presbiterio en la nave central proyecta su luz sobre el rosetón de la fachada de la entrada principal. Son los días 11 de noviembre y el dos de febrero. El inicio de este efecto comienza con la salida del sol ambos días.

Algo que al curioso le llama la atención es en la fachada lateral donde se ubica el campanario, la entrada al museo y la puerta lateral donde hay un desnivel en el bajo de fachada que cae sobre la acera gaudiana, donde hay sendos mosaicos obra del famoso arquitecto (Por cierto esta acera diseñada por Gaudí y hecha en mármol fue en parte destruida con las reformas y asfaltado realizados por el Govern Balear en la zona de la Catedral y la Almudaina), uno en la puerta dicha y otro en la principal y que era utilizado para aliviar a los fieles de sus necesidades mingitorias. El museo catedralicio fue inaugurado en el año 1932 en época de la II República.

Es en Barcelona donde se ubica una de las miniaturas hechas por Gaudí replica de la Seu.

250px-Catalunya_en_Miniatura-Catedral_de_Palma_de_Mallorca

En el año 2010 la Catedral fue la primera del mundo en recibir el certificado del Sistema de Gestión Energética que entrega la Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor) por los cambios efectuados en los sistemas de iluminación y eléctrico para conseguir una mayor eficiencia en la gestión y consumo energético, lo posibilita un ahorro del 32% de su gasto de energía anual.

2013-07-21-974

El conjunto de La Catedral mide:

Ocupa un área de unos: 6.600 m2 
La cubierta mide: 4,250 m2
Longitud total: 109,40 m
Ancho total: 39,45 m
Altura nave central: 43,95m
Altura naves laterales: 29,49 m
Altura de las columnas: 21,47 m
Grosor de las mismas: 1,49 -1,67 m

Elemento

Longitud

Anchura

Altura

Capilla Trinidad

9,43

5,70

13,40

Capilla Real

24,45

15,87

28,30

Nave Mayor

75,52

19,40

43,74

Nave Lateral

75,52

10,03

30,17

Capillas absidales

110,32

10,03

16,35

Capillas de las Naves      

Horarios de la Visita Turística al Museo y la Catedral de Mallorca:

1 abril – 31 Mayo / Octubre:
De lunes a viernes de 10:00 a 17:15

1 Junio – 30 Septiembre:
De lunes a viernes de 10:00 a 18:15

2 Noviembre – 31 Marzo:
De lunes a viernes de 10:00 a 15:15

Todo el año:
Sábados de 10 a 14:15

1er. Sábado de cada mes: Visita  gratuita para residentes.

(Previa concertación grupo)

De  11.00h a 14:15h

Por Jordi Carreño

 Fuentes documentales:

www.catedraldemallorca.info

www.catedraldemallorca.info/…/historia/2530-la-catedral-de-mallorca-historia

www.miquelbarcelo.com/documentos/Ponencia6-1_128.pdf

www.periodistadigital.com/…/catedral-mallorca-verde-iglesia-religion-pa

www.oficinadeturismo.info/escapadas/palma-de-mallorca.html

www.artifexbalear.org/seu.htm

www.es.wikipedia.org/wiki/Catedral_de_Santa_María_de_Palma_de_Mallorca

www.gaudiclub.com/esp/e_vida/mallorca.asp

Fotografías propiedad de Tuñy Barcala

Fotografía Rosetón propiedad de Mallorca Quality

Fotografía fachada lateral de: Mallorca en la red.com

Fotografía de UH (Última Hora)

Fotografías propiedad de:  Tripadvisor

  1. http://www.tripadvisor.es/LocationPhotos-g187463-d244037-Cathedral_Le_Seu-Palma_de_Mallorca_Majorca_Balearic_Islands.html#35744731″><img
  2. http://media-cdn.tripadvisor.com/media/photo-s/02/21/6b/db/cattedrale-la-seu.jpg”/></a><br/>Esta
  3. http://www.tripadvisor.es/Attraction_Review-g187463-d244037-Reviews-Cathedral_Le_Seu-Palma_de_Mallorca_Majorca_Balearic_Islands.html”>Catedral

Batabanó, la cuba de los malloquines e ibicencos…

 1095015_10201231089072712_2067893703_n

Mallorquines en Batabanó (Cuba) . Revista la aventura de la historia

El Municipio de Batabanó es uno de los veintiséis municipios en la provincia de La Habana. Está este municipio al centro y sur de la provincia. Su extensión cubre 213 kilómetros cuadrados. Limita al este y noreste con el municipio de Melena del Sur; al norte con San Antonio de Las Vegas; y al este con los términos municipales de Bejucal, La Salud y Quivicán. Al sur su costa la baña el Golfo de Batabanó

Surgidero de Batabanó se encuentra al sur de la provincia La Habana, es una franja de costa que descansa a la orilla del Golfo de Batabanó, por ese lugar la isla de Cuba termina, más allá solo se divisan algunos cayos dispersos (distantes), después el horizonte.

Este puerto de mar tiene su historia, minúsculas partículas de identidad que fueron entretejiendo lo que es hoy; un poblado que se dedica fundamentalmente a la pesca de la esponja y cuyos habitantes en más de un 50% son de descendencia balear. (Mallorquines y algunos ibicencos)

La emigración de las Islas baleares a Surgidero de Batabanó es un componente esencial en la antropología social de ese pueblo, si se tiene en cuenta que la antropología es la ciencia que estudia la huella o el tránsito del hombre a lo largo de su vida. Los baleares se integraron a la vida social y económica de los naturales, contribuyendo a la diversidad y al desarrollo de rubros que sustentaran la supervivencia, crearon comercios, instituciones sociales, publicaciones seriadas y relaciones sociales muy sólidas con los originarios de Surgidero de Batabanó.

El Gremio de recortadores de esponjas es una de esas actividades que deviene hoy patrimonio local, no solo por su historia, su cohesión y organización gremial, sino porque a pesar de los años se mantiene como una faena puramente artesanal, utilizando las mismas técnicas e instrumentos de hace un siglo atrás.

A partir de los años sesenta del siglo XIX, la población mallorquina experimentó un notable incremento al mantenerse los elevados índices de natalidad y disminuir la mortalidad epidémica. En el período comprendido entre 1860 y 1887, Mallorca pasó de 209.064 a 249.008 habitantes, registrando un crecimiento absoluto de 39.994 personas, de las cuales un total de 32.964 correspondían a la denominada Part Forana, espacio geográfico que define a todo el territorio de Mallorca exceptuando el núcleo urbano de Palma. Esta etapa alcista coincidió con una fase de expansión de la economía mallorquina que permitió a su mercado de trabajo absorber el aumento de población. No obstante, a pesar de esta sintonía entre recursos y población, la Part Forana presentaba un balance migratorio negativo de 1.553 personas evidenciando que su progresiva superpoblación empezaba a generar un tímido movimiento emigratorio hacia Ultramar y Palma, principal receptora de la población rural en este período como indica su saldo migratorio positivo de 949 personas.

Entre 1888 y 1897, la dinámica demográfica de Mallorca entró en una fase recesiva. De los 249.008 habitantes censados en 1887 se pasó a 244.322 en 1897. La población disminuyó en 4.686 efectivos y los balances migratorios de Mallorca y de su ámbito rural sumaron unas cifras negativas alarmantes: 21.392 personas para la totalidad de la isla y 21.625 para la Part Forana. La magnitud de estas cantidades negativas, jamás superadas en ninguna de las décadas intercensales del XX, se explica por las sucesivas crisis que incidieron negativamente en la economía de Mallorca en este período: crisis agraria de 1889, destrucción de los viñedos por la filoxera en 1891 y pérdida del mercado colonial a raíz del conflicto independentista de Cuba y Puerto Rico iniciado en 1895. La coyuntura económica adversa condujo a la ruptura del equilibrio entre población y recursos y la consiguiente presión demográfica sobre un sistema productivo en recesión se tradujo en la canalización del excedente humano hacia Ultramar. La emigración masiva de este decenio crítico tuvo como protagonista al campesinado de la Part Forana mallorquina y el inicio de la diáspora podemos situarlo en 1889, año en que factores endógenos expulsivos y estímulos externos provocaron y favorecieron la salida de la población rural.

A finales de los ochenta el campo mallorquín se encontraba superpoblado a causa del elevado saldo vegetativo acumulado entre 1860 i 1887. La abundante oferta de mano de obra fue asumida en su mayoría por el mercado de empleo rural hasta la crisis agraria de 1889. Este año, la persistencia de malas cosechas, la desigual distribución de la propiedad de la tierra, la disminución de los salarios agrícolas y la aparición de la epizootia que diezmó la cabaña porcina fueron factores decisivos que contribuyeron a la miseria generalizada en la Part Forana mallorquina. La falta de trabajo y los ínfimos jornales impuestos por los terratenientes crearon entre los jornaleros una situación insostenible cuya única solución era la emigración.

Los puertos de Palma, Sóller y Felanitx canalizaron este flujo migratorio hacia Cuba, Puerto Rico, Francia y Argelia mientras que los emigrantes cuyo destino eran los países de América del Sur viajaban hasta Barcelona.

Además de los mallorquines, menorquines e ibicencos que acudieron a la Guerra de Cuba tal y como bien relatan en su libro “Mallorquines, menorquines y pitiusos en la guerra de Cuba 1895-1898” Juan José Negreira Parets; José Luis de Mesa. Algunos de ellos se quedaron como residentes después del conflicto y que siguieron en Cuba mayoritariamente en la Habana y la población costera de Batabanó. De ahí la proliferación de apellidos de origen balear de la zona, sobre todo de gente de Andratx y Manacor tal y como el historiador mallorquín Joan Moragues i Montserrat apunta en sus investigaciones y que deja patente en su libro “Memoria histórica de los isleños baleáricos en Cuba. Historias de vida”.

Los andritxoles y Batabanó

Joan Miralles i Montserrat

La emigración de andritxoles hacia Cuba comienza a mediados del siglo XIX, por razones de necesidad económica, tanto en el sector agrícola como pesquero, a pesar de una pequeña industria jabonera en el Puerto de Andratx. Mayoritariamente fueron a Batabanó, a la provincia de la Habana, a la pesca de la esponja, y a Cienfuegos, provincia de Matanzas, y en menor número a la Habana, donde trabajaban en fábricas de jabón y en el campo. Inicialmente el viaje duraba tres meses de ida y tres de vuelta. Más adelante irían en un viaje por mar de un mes. El 1917, hacían el siguiente trayecto: Puerto de Andratx, Palma, Valencia, Málaga, Cádiz, Santa Cruz de Tenerife, Lanzarote, Gran Canaria, Puerto Rico, Matanzas, Cienfuegos, Batabanó, La Habana. Al llegar tenían que estar un tiempo de cuarentena en Triscòrnia, hasta que alguien los reclamaba o algún empresario los contrataba. Uno de los que ayudó más a los inmigrantes fue Gabriel Pujol Mir “Tiona”, llegado a Cuba el 1900, propietario de un restaurant: “La Marina Balear”. En Batabanó se forma un Centro mallorquín.
Existe toda una serie de expresiones, recogidas por Rosa Calafat, que hacen referencia a la relación entre las mujeres que se quedaban en Andratx y el fenómeno de la emigración a Cuba: “Has recibido carta y cosa?”, “Has recibido papelitos en punta?”, “Hombres para allá, dinero para aquí”. Había también cartas rimadas transmitidas por vía oral, comprensibles en un medio social en gran parte analfabeto. En Andratx se publicaba el “Semanario Independiente Andratx”
subtitulado Semanario defensor de los intereses morales y materiales de este pueblo. Ahí se encuentra mucha información sobre los emigrantes a Cuba, las idas y venidas de los andritxoles de Mallorca a ultramar y la vida en general en Cuba. Había un corresponsal en Batabanó (Bernat Alemany) y en Cienfuegos (Guillem Moragues). El fundador fue Antoni Calafell Juan, que lo dirigió hasta 1969. El primer número se imprimió el 1920 en Palma, pero a partir del año siguiente se imprimió en Andratx, en la imprenta de Calafell. Dejó de salir en 1970.

Normalmente los jóvenes partían a los catorce años, después de tres o cuatro años regresaban para hacer el servicio y casarse con una andritxola. Iban y venían de Cuba hasta que tenían dos hijos, pero hubo muchos que se quedaron en Cuba y se casaron con cubanas.

Algunos de los personajes de Batabanó, de origen andritxol, fueron Arnau Pou, Telm Ros Calafell, propietario del café “Centro mallorquín”, Bartomeu y Bernat Valent Calafell, que substituyen a Telm Ros como delegados del Centro Balear, Bartomeu Pujol Alemany, primer delegado del Centro Balear, etc.

Centro Balear de Cuba 

Fundado en 1885, es la casa balear más antigua que existe. Se constituye formalmente el 18 de septiembre de 1993 al reunirse la Asamblea Constituyente en la Ciudad de la Habana, donde setenta y tres naturales y sus descendientes hasta la tercera generación muestran su voluntad de revivir las tradiciones baleáricas en Cuba.

Fuentes:

Revista la Aventura de la Historia (Página nº 14)

balearexterior.com/news.php?viewStory=125

http://www.monografias.comHistoria‎.

http://www.caib.es › … › Fundació Balears a l’Exterior.

 http://www.uib.es/catedra_iberoamericana/pdf/mem_cuba.pdf

Historia breve de la Conquista de Mallorca.

Aprovechando las fiestas de Santa Ponsa (Calviá) – Mallorca, en las que se conmemora el 784 aniversario del desembarco del Rei Jaume I en la isla de Mallorca para la conquista del territorio y posterior anexión a la Corona, os dejo este breve artículo donde se resume perfectamente la misma. Desde la Cruz hasta el Puig de Sa Morisca la historia de la salida de los almorávides se inicia aquí…

Tras la derrota de los musulmanes en las Navas de Tolosa (1212), Jaume I emprende la expansión del reino por el Mediterráneo. Proceso inscrito en el marco global de la política de los reinos cristianos peninsulares, se constituyó en parte fundamental por el programa propiciado por el monarca a partir de 1228

para reafirmar su poder y recuperar el prestigio y la autoridad de la Corona, para lo que propuso una empresa militar colectiva que beneficiara a todos, con el rey como motor y como cabeza suprema de este proyecto.

Ante los ataques de los piratas mallorquines, los mercaderes de Barcelona, Tarragona y Tortosa pidieron ayuda al monarca para acabar con la amenaza. Así, en una reunión en Barcelona el 23 de diciembre de 1228 le ofrecieron sus naves, mientras que los nobles catalanes acordaron participar en la empresa a cambio del botín y dominios territoriales.

Aunque un grupo de caballeros aragoneses participó en la campaña debido a sus obligaciones con el rey, la conquista de Mallorca sería una empresa fundamentalmente catalana y catalanes serían también posteriormente la mayoría de sus repobladores.
El 5 de septiembre de 1229 partía de Salou, Cambrils y Tarragona la flota cristiana rumbo a Mallorca, formada por más de 150 naves, la mayor parte de ellas catalanas. Las distintas fuentes hablan de unos 800 caballeros y miles de soldados.
Las tropas de Jaume I desembarcaron en Santa Ponça y vencieron a los musulmanes en la batalla de Portopi el 13 de septiembre de 1229. En la localidad de Santa Ponça se eleva una cruz conmemorativa del acontecimiento y se celebran durante las mismas fechas representaciones del desembarco.
Aunque la batalla fue ganada por las tropas cristianas, estas sufrieron bajas de importancia como las de Guillem y Ramón de Montcada. Tras este enfrentamiento el camino hasta la capital de la isla, Madîna Mayûrqa, se presentó libre de obstáculos para las tropas invasoras que se prepararon para el asedio a la ciudad.

Tras duros combates Jaime I logró tomar Madina Mayurqa el 31 de diciembre de 1229. El último valí, Abú Yahya, murió y los cristianos incendiaron la ciudad y pasaron a cuchillo a la población. La matanza fue tan grande que los miles de cadáveres no pudieron ser enterrados y las tropas fueron diezmadas por una epidemia de peste. Los nobles que participaron en la conquista planearon quedarse con el botín y no repartirlo entre la tropa, pero la revuelta de las tropas ante esta situación hizo que finalmente accedieran a repartirlo entre sus hombres. El saqueo de la ciudad duró hasta el 30 de abril de 1230.Los musulmanes que lograron huir pudieron organizarse en la Serra de Tramuntana y resistir durante dos años, hasta mediados de 1232, hasta la conquista total del territorio.
El reparto de las tierras y bienes de la isla fue total y se realizó según lo pactado con anterioridad en las Cortes y según lo que se dispuso en el ‘Llibre del Repartiment’. El rey Jaume I dividió la isla en 8 partes, la mitad pasó a formar la medietas regis y la otra mitad la medietas magnatis. Madina Mayurqa pasó a llamarse Ciutat de Mallorca, ya que Jaume I dotó a la ciudad de una municipalidad que abarcaba a toda la isla. Posteriormente la ciudad vivió una época de prosperidad económica por su privilegiada situación geográfica para comerciar con el Magreb, Italia y el resto del Mediterráneo. Tras la toma de la ciudad, la mezquita pasó a ser empleada como templo cristiano y alrededor del 1300 empezó la construcción de la Catedral de Santa María, popularmente conocida como La Seu.

Enlace:

www.masmallorca.es/nuestra-gente/jaume-i-conquista-mallorca.html