De cuando el miedo mató a las libertades.

No hay peor dictadura que la del miedo, capaz de justificar lo injustificable en cuanto a libertades se refiere…

54961968-k5aB--620x349@abc

Zona 0 de los atentados del 11S World Trade Center (NY- EEUU)

Como sentenció el periodista, escritor y pensador español Ramiro de Maeztu…”La libertad no tiene valor en sí misma: hay que apreciarla por las cosas que con ella se consiguen“.

El 11S cambió las cosas en lo que a las libertades del individuo y sociales se refiere y, el miedo causado por sus consecuencias fue el inicio del fin de todas las libertades conseguidas desde la caída de los absolutismos e imperialismos hasta el desarrollo de los sistemas democráticos occidentales durante los siglos XIX y XX.

El escritor alemán y auto declarado anarquista sin objetivos Rudolf Rocker escribió que, “la libertad no es un concepto filosófico abstracto, sino la posibilidad concreta de que todo ser humano pueda desarrollar plenamente en la vida las facultades, capacidades y talentos de que la naturaleza le ha dotado, y ponerlas al servicio de la sociedad.” La libertad individual al servicio de la colectiva, es decir, la diferencia entre la LIBERTAD y el DERECHO como: – libertad es tener derechos – derecho es algo que se puede exigir cuando haces o cumples con tu deber social; o mejor dicho, el derecho de uno termina cuando empieza el derecho del otro, puesto que tienes la libertad de protestar o hacer algo pero ése algo no te da derecho a hacer vandalismo o terrorismo (como dañar a tu contrario, diferente o a la propiedad pública o privada). Por ejemplo: Tienes libertad de escuchar música, pero no a todo volumen  perturbando la tranquilidad del otro. etc.

estatua-de-la-libertad

Estatua de La Libertad

Hoy, las libertades conseguidas por nuestros antecesores van siendo recortadas, modificadas, suprimidas o eliminadas en pos de una causa mayor, la seguridad. Pero cuando se pierden derechos fundamentales como las libertades de: vivir, expresión, movimiento y elección fracasamos como seres humanos y no tienen sentido los protocolos creados para garantizarnos precisamente esas libertades y derechos tal y como ordena el  Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales. Roosevelt lo sintetizó en lo que llamaba el discurso de las «cuatro libertades humanas esenciales» cuyos objetivos para el mundo libre de post guerra eran: la libertad de expresión, la libertad religiosa, la libertad de vivir sin penurias (con unos mínimos como trabajo, vivienda, educación y salud) y, el último y más importante, la libertad de vivir sin miedo.

La única libertad fiable es la que puede vivirse en sociedad, la que se conquista en sociedad, la que no nos limita más que en el respeto y se ordena por sentido común, ni tan siquiera por las leyes, pues estas mismas muchas veces son injustas o coartan las propias libertades, como sucede ahora a causa del miedo. Occidente teme a Oriente, concretamente al choque cultural que le supone aceptar en sus conceptos otras culturas, a la invasión, sea demográfica o económica de las mismas y, a su propia historia, la que hizo que el imperialismo o religiones occidentales subyugasen al sur y oriente,  teóricamente civilizándolos. Las consecuencias las pagamos hoy a groso modo con reacciones como las del fundamentalismo musulmán que mal entiende su propio dogma y lo radicaliza en base a un enemigo común, occidente. Creando un supuesto Estado Islámico que sólo es la fachada de un capital y negocio escondido tras el dogma religioso y la demonización del infiel occidente, mal de todos los males y que subyuga no sólo las libertades de sus confesos por la ceguera de la incultura, sino por la culpa de la pérdida de sus propias libertades, del miedo al demonio infiel y, que además coarta las de los  propios enemigos en una sinergia perfecta a causa del horror y el miedo. O la invasión del dragón amarillo que se ha despertado y supone la caída y pérdida de supremacía económico-demográfica del propio Occidente, lo que crea barreras en las libertades con un proteccionismo inoperante que intenta controlar una invasión incontrolable y sólo rota por la avaricia del propio sistema capital, puesto que el dinero es lo único que no teme a invasiones o pérdidas de libertades, es más, más bien las agradece.

ISIS_WikipediaEstadoIslamicoDominioPublico_240216

Miembros del grupo terrorista de Estado Islámico (ISIS)

La lucha por las libertades se perdieron en el momento en que temimos por nosotros mismos sin tener en cuenta a los demás. Aceptamos perder nuestras libertades por miedo, aceptamos nuestras propias dictaduras por seguridad, por dinero y por la indiferencia hacia lo que le ocurra al vecino siempre y cuando no nos afecte como individuos. El 11S fue la excusa, la razón era más poderosa, el miedo de Occidente a perder su dinero fue mayor que el miedo a perder sus libertades. Y en esa causa creamos nuestras propias flaquezas y eso lo saben ahora quiénes nos atacan ahora con tanta saña.

De cuando el miedo se cargó a las libertades no es más que la secuencia de la propia historia del hombre, primero con las religiones para ordenar al hombre a través de la superstición y el miedo a un ser superior y divino creando un orden de fe, después al miedo de la diferencia, superior a la virtud del entendimiento y como causa la imposición, y así sucesivamente para llegar a las consecuencias de aquellos lodos a estos barros.

La libertad es el mayor anhelo y aspiración del ser humano y por eso es frágil, por miedo a que sea conseguida.

@JordiCris

El comunismo o el comunismo vicevérsico…

Idealizar un mundo mejor fundamentado en conceptos que parten de la base de que todo el mundo es bueno, solidario, honesto y generoso es como pensar que las guerras son la única herramienta eficaz para llegar a la paz.

5ac6f-aaaaaaaaaaaaaaa

¿Capitalismo y Comunismo ésa es la cuestión?

El comunismo como doctrina económica, política y social que defiende una organización de sociedad en la que no existe la propiedad privada, ni las diferencias de clases, y en la que los medios de producción están únicamente garantizados por el Estado, y, que éste, es precursor y encargado de  distribuir la riqueza de los bienes productivos de manera equitativa y según las necesidades de cada uno, es una bella idea romántica de un mundo mejor que nada tiene que ver con la realidad.

Vídeo gráfico de Los Imperialismos (Muy recomendable verlo)

Nacida en pleno siglo XIX por el pensamiento de dos filósofos prusianos, Karl Marx y Friedrich Engels en pleno desmoronamiento de los Imperialismos, el nacimiento de la Revolución Industrial y bajo un fuerte crecimiento demográfico a causa de esta; la población mundial pasó de 889 millones de personas en 1800 a 1.186 en 1850, alcanzando  los 1.571 millones en 1900, siendo Europa la que experimentó el ritmo más alto de crecimiento: de los 187 millones de habitantes que tenía en 1800 pasamos a 401 en 1900;  digamos que tenía unas bases más que suficientes para su aparición y desarrollo como un modo de reordenar las nuevas sociedades industrializadas a través de las filosofías socialistas y el sindicalismo, ya que los obreros (ya había distintas clases: especialistas o nuevos oficiantes técnicos, capataces, etc.) y mano de obra (obreros, aprendices y mujeres o niños), vivían bajo unas condiciones pésimas (de salubridad, explotación laboral y económicas desmesuradas) por parte de las diferencias sociales de las clases privilegiadas más pudientes y la nobleza, que desarrollaron la industria y, por ende, las propias sociedades cambiando el panorama social, geográfico, económico, político y social creando una nueva clase obrera o proletaria que era mucho mayor que las clases medias o nueva burguesía (creadas por los hombres de negocios, comerciantes, profesionales independientes, militares, etc.) y por supuesto, que la nobleza y el clero.

revolucion-industrial-collage

Con La Revolución Industrial llegó el socialismo y el sindicalismo

Resumiendo, tuvo un motivo razonado,  práctico, lógico y de sentido común, que de un modo u otro reorganizarían el mundo, de tal manera que sería el embrión de la concepción del mundo actual pasando por sus diferentes etapas. Desde su nacimiento a su declive, no superado todavía hoy.

Bajo esta romántica visión del mundo proletario, éste, ha vivido el desarrollo del siglo XIX y su expansión e inicio de declive y caída en el XX con la desaparición de la URSS y sus países satélites a causa de los nacionalismos europeos por un lado, la incapacidad del sistema en conseguir la igualdad tan ansiada proletariamente y creando un modo de vida social de bajos recursos y nuevas clases sociales privilegiadas, corruptas y dictatoriales y que, bajo la bandera proletaria subyugaron más a las clases trabajadoras con la hoz y el martillo que con la explotación capital. El nuevo desarrollo tecnológico y la llegada de la nueva sociedad de la información terminaron por derribar el castillo de naipes del sueño comunista. La Globalización es el último agente que hace que sea imposible una sociedad comunista, amén de la propia condición humana. Capital, información, comercialización sin barreras, facilidad de los flujos migratorios, legales e ilegales y el mestizaje de cultural son hándicaps que difícilmente pueden superar estas románticas filosofías igualitarias.

¿Por qué no han sido capaces de adaptarse a los nuevos tiempos?

Entre otros muchos factores, por las diferentes corrientes creadas dentro de los propios sistemas de pensamiento socialista y comunista, sus diferencias y debates les ha llevado más a luchar por lo que los separaba que por lo que les unía, el pueblo. Por la incapacidad de ver hacia adelante los propios cambios socioeconómicos producidos por el desarrollo tecnológico mirando únicamente hacia atrás en el dogma, es decir, modificar sus planteamientos primigenios hacia una adaptación del concepto, por ejemplo el de la propiedad privada, el primer gran obstáculo. Hizo que el mundo occidental hiciese causa común contra el sistema, incluyendo los a los trabajadores de las democracias. Por ejemplarizar sociedades obsoletas y fracasadas como la propia URSS, Alemania Oriental, los países satélites como Polonia, Checoslovaquia, Yugoslavia, Hungría, etc. donde el desarrollo tecnológico quedó obsoleto, atrasado y fueron y son, un claro ejemplo de la falta de necesidades básicas. Fue, el miedo a ir hacia atrás en una involución contraria al desarrollo. Y a este segundo punto me refiero con, puedes dar educación o sanidad pública e igualitaria a todo el mundo, pero si no lo acompañas de neveras y estómagos satisfechos por racionamientos, falta de alimentos y productos básicos, colas para conseguirlos, y mercados negros para obtener algún producto extra o considerado de lujo,  lo primero, desaparece el efecto beneficioso de igualitario y común (nadie quiere ser igual de pobre que otro) y la prioridad pasa a ser, las carencias; si tenemos en cuenta que la información y adoctrinamiento forman parte del pensamiento, las mentes más clarividentes, se rebelan, las revoluciones siempre viene por pensadores libres. Y por último, si pese a todos sus defectos, las democracias occidentales presentan un sistema de vida más atractivo, aun trabajando y viviendo en condiciones mínimas, con sus corruptelas y vidas controladas y dirigidas en el engaño de la democracia, está claro cuál es la opción entre Guatemala (las democracias) y Guatepeor (el comunismo). (de Guatemala a Guatepeor, es una frase del refranero español que no quiere indicar ofensa alguna al pueblo Guatemanteco, es un juego de palabras)

1989-caida-del-muro-de-berlin

Año 1989. la “Caída del Muro de Berlín” es el inicio del fin del comunismo después de 27 años de Guerra Fría entre Occidente y Oriente

Si buscamos un mundo utópico, igualitario, de derecho y justicia teniendo en cuenta la condición humana yo abogaría por el COMUNISMO VICEVÉRSICO, me explico: un mundo basado en la doctrina igualitaria fundamentada en el desarrollo de la propiedad privada (con unos mínimos de accesos garantizados como la vivienda o desarrollo agrícola – tierras para explotación y desarrollo del medio agrícola y rural), la igualdad social del trabajo (derecho al puesto de trabajo, a la creación de pequeñas empresas o el desarrollo de autónomos y al imposición económico social de revertir beneficios de las grandes corporaciones en puestos de trabajo, ayudas económicas pago o ahorro de impuestos según el modelo de negocio escogido), al aprovechamiento de los recursos comunes con obligación a desarrollar estos sectores (agua, sol, viento y medios naturales) amén de otras políticas, el Estado como garante de los temas que afectan a toda su población en mayor medida para los menos favorecidos: seguridad, educación, sanidad, vivienda y trabajo, pero no de los modelos productivos, de la propiedad privada o de las opciones de la privacidad de servicios. Las dos opciones pueden pervivir juntas. Hay mucho temas más que resumiendo yo diría que el COMUNISMO VICERVÉRSICO debería acercar más en las diferencias socioeconómicas, todo el mundo con sus necesidades básicas cubiertas, unos más que otros, es inviable, pero todo el mundo con formación y educación, con sanidad y vivienda y, para que se entienda mejor, unos ejemplos: todo el mundo comiendo jamón, unos desde 19€ el kilo y otros, si lo pueden pagar de 269€Kg; unos con Mercedes y otros con Seat Ibiza, unos con pisos de 70m2 y otros con casas de 1.000m2, pero todos con comida y techo, con educación y sanidad, con libertad de elección para poder optar con más o menos facilidad a una clase u otra. Todos iguales en derechos y oportunidades, todos iguales desde unos mínimos establecidos hacia arriba, y eso  no lo puede traer dos siglos más tarde un concepto caduco que no se adecua a las sociedades modernas y sus necesidades. Este mismo concepto se puede ampliar a las ayudas internacionales para el desarrollo de las poblaciones o países más necesitados con convenios de colaboración internacionales para la inversión y recuperación de la autonomía de los mismos en sinergias e intercambios beneficiosos para todos. La Globalización hace que todos necesitemos recursos de todos.

Estoy firmemente convencido que la igualdad de derecho y económica se deben desarrollar desde la riqueza y libertad de las democracias, pero con unos mecanismos que permitan el acceso y el control del desarrollo del capital y los recursos. Demográficamente la población mundial crece, vive más y, por tanto los mercados están garantizados a priori, no buscar el equilibrio entre capital y socialización es el modelo de fracaso que las sociedades ya han vivido hasta la fecha de hoy. Yo soy un comunista vicevérsico convencido, como lo son muchos más aunque aboguen lo contrario, y si no pregunten a esos que van de comunistas  o socialistas y que viven en casas de 1.5 millones de euros, visten de Prada o Armani o simplemente ganan 150.000€ al año contra los 396€ de ayuda de otros… ¿Cuántos iban a repartir sus viandas y beneficios, sus propiedades e inversiones…?

1000 Ricos y comunistas.png

Personajes declarados socialistas o comunistas que se podrían considerar por sus rentas clases altas o millonarios. (Cosa que creo que no es incompatible)

Idealizar un mundo mejor fundamentado en conceptos que parten de la base de que todo el mundo es bueno, creo que no es lo adecuado, fundamentar un mundo desde la oportunidad y acceso a la riqueza de todos desde unos mínimos exigibles, es más viable si no posible.

Jordi Carreño Crispín   @JordiCris