De cuando el miedo mató a las libertades.

No hay peor dictadura que la del miedo, capaz de justificar lo injustificable en cuanto a libertades se refiere…

54961968-k5aB--620x349@abc

Zona 0 de los atentados del 11S World Trade Center (NY- EEUU)

Como sentenció el periodista, escritor y pensador español Ramiro de Maeztu…”La libertad no tiene valor en sí misma: hay que apreciarla por las cosas que con ella se consiguen“.

El 11S cambió las cosas en lo que a las libertades del individuo y sociales se refiere y, el miedo causado por sus consecuencias fue el inicio del fin de todas las libertades conseguidas desde la caída de los absolutismos e imperialismos hasta el desarrollo de los sistemas democráticos occidentales durante los siglos XIX y XX.

El escritor alemán y auto declarado anarquista sin objetivos Rudolf Rocker escribió que, “la libertad no es un concepto filosófico abstracto, sino la posibilidad concreta de que todo ser humano pueda desarrollar plenamente en la vida las facultades, capacidades y talentos de que la naturaleza le ha dotado, y ponerlas al servicio de la sociedad.” La libertad individual al servicio de la colectiva, es decir, la diferencia entre la LIBERTAD y el DERECHO como: – libertad es tener derechos – derecho es algo que se puede exigir cuando haces o cumples con tu deber social; o mejor dicho, el derecho de uno termina cuando empieza el derecho del otro, puesto que tienes la libertad de protestar o hacer algo pero ése algo no te da derecho a hacer vandalismo o terrorismo (como dañar a tu contrario, diferente o a la propiedad pública o privada). Por ejemplo: Tienes libertad de escuchar música, pero no a todo volumen  perturbando la tranquilidad del otro. etc.

estatua-de-la-libertad

Estatua de La Libertad

Hoy, las libertades conseguidas por nuestros antecesores van siendo recortadas, modificadas, suprimidas o eliminadas en pos de una causa mayor, la seguridad. Pero cuando se pierden derechos fundamentales como las libertades de: vivir, expresión, movimiento y elección fracasamos como seres humanos y no tienen sentido los protocolos creados para garantizarnos precisamente esas libertades y derechos tal y como ordena el  Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales. Roosevelt lo sintetizó en lo que llamaba el discurso de las «cuatro libertades humanas esenciales» cuyos objetivos para el mundo libre de post guerra eran: la libertad de expresión, la libertad religiosa, la libertad de vivir sin penurias (con unos mínimos como trabajo, vivienda, educación y salud) y, el último y más importante, la libertad de vivir sin miedo.

La única libertad fiable es la que puede vivirse en sociedad, la que se conquista en sociedad, la que no nos limita más que en el respeto y se ordena por sentido común, ni tan siquiera por las leyes, pues estas mismas muchas veces son injustas o coartan las propias libertades, como sucede ahora a causa del miedo. Occidente teme a Oriente, concretamente al choque cultural que le supone aceptar en sus conceptos otras culturas, a la invasión, sea demográfica o económica de las mismas y, a su propia historia, la que hizo que el imperialismo o religiones occidentales subyugasen al sur y oriente,  teóricamente civilizándolos. Las consecuencias las pagamos hoy a groso modo con reacciones como las del fundamentalismo musulmán que mal entiende su propio dogma y lo radicaliza en base a un enemigo común, occidente. Creando un supuesto Estado Islámico que sólo es la fachada de un capital y negocio escondido tras el dogma religioso y la demonización del infiel occidente, mal de todos los males y que subyuga no sólo las libertades de sus confesos por la ceguera de la incultura, sino por la culpa de la pérdida de sus propias libertades, del miedo al demonio infiel y, que además coarta las de los  propios enemigos en una sinergia perfecta a causa del horror y el miedo. O la invasión del dragón amarillo que se ha despertado y supone la caída y pérdida de supremacía económico-demográfica del propio Occidente, lo que crea barreras en las libertades con un proteccionismo inoperante que intenta controlar una invasión incontrolable y sólo rota por la avaricia del propio sistema capital, puesto que el dinero es lo único que no teme a invasiones o pérdidas de libertades, es más, más bien las agradece.

ISIS_WikipediaEstadoIslamicoDominioPublico_240216

Miembros del grupo terrorista de Estado Islámico (ISIS)

La lucha por las libertades se perdieron en el momento en que temimos por nosotros mismos sin tener en cuenta a los demás. Aceptamos perder nuestras libertades por miedo, aceptamos nuestras propias dictaduras por seguridad, por dinero y por la indiferencia hacia lo que le ocurra al vecino siempre y cuando no nos afecte como individuos. El 11S fue la excusa, la razón era más poderosa, el miedo de Occidente a perder su dinero fue mayor que el miedo a perder sus libertades. Y en esa causa creamos nuestras propias flaquezas y eso lo saben ahora quiénes nos atacan ahora con tanta saña.

De cuando el miedo se cargó a las libertades no es más que la secuencia de la propia historia del hombre, primero con las religiones para ordenar al hombre a través de la superstición y el miedo a un ser superior y divino creando un orden de fe, después al miedo de la diferencia, superior a la virtud del entendimiento y como causa la imposición, y así sucesivamente para llegar a las consecuencias de aquellos lodos a estos barros.

La libertad es el mayor anhelo y aspiración del ser humano y por eso es frágil, por miedo a que sea conseguida.

@JordiCris

La muerte de todos los dioses por Matrix.

Como dijo Salvador Pániker (en su caso mencionando a Bach)…”no soy ateo porque existe Joe Bonamassa”.

DIOSES GRIEGOS Y ROMANOS

Dioses griegos y romanos

El lenguaje binario es el más hablado por los nuevos profetas pese a ser el más desconocido…

Cayeron los viejos dioses, murieron los dioses egipcios, mayas, aztecas u olmecas, deidades de los pueblos elegidos por el sol y que representaban a las fuerzas y fenómenos de la naturaleza y que, los que los apoyaban adoraban y calmaban a través de ofrendas y rituales de modo que sus fuerzas continuaran con sus funciones de acuerdo a la maat, o el Téotl como orden divino. Los dioses del Olimpo, Dodekatheon o doce dioses olímpicos nacidos del Caos y casi humanos según la Teogonía de Hesíodo que vencieron a los titanes (Titanomaquia) o los dioses romanos asistentes o auxiliares invocados junto con la deidades mayores poco más que por sus nombres y funciones, en un polidemonismo más que un politeísmo y en el que el numen o ‘poder’ del ser que se manifestaba en formas altamente especializadas. Todos ellos murieron igual que hicieron otros dioses ancestrales a causa del paso del tiempo.

No hay dioses eternos, como la energía, los dioses se transforman, cambian de forma, de era, de dogma y de acólitos seguidores en su fe según nacen los nuevos dioses. Ellos no lo saben, pero los siguientes en morir serán los dioses monoteístas que hace tiempo iniciaron sus decadentes tránsitos hacia las nuevas religiones cambiando sus iluminaciones, cruces o cielos de edenes paradisíacos mientras los últimos reductos fundamentalistas, sea con libros sagrados millonésimamente malinterpretados  o fusiles intentan evitar lo inevitable, la caída de sus supersticiosos dogmas.

smartphones

Los smartphones son los altares donde rezamos los nuevos acólitos…

Las nuevas generaciones los han cambiado por los nuevos dioses creados por la tecnología, tienen nombre y apellidos, tienen su propias doctrinas y evangelios por diferentes que sean: Iphone IOS, Androide, Windows Phone, Firefox OS, Blackberry, Ubuntu Touch Linux, Tizen, WebOS, etc. Adorados con sus altares Iphone, Samsumg, Huawei, BQ Aquaris, Sony, LG, etc. etc., dioses como Bill Gates (Microsoft), Sergey Brin and Larry Page (Google), Linus Torvalds (Linux), Larry Ellison (Oracle), el desaparecido pero presente Steve Jobs (Apple), etc. Dioses que han hecho que las diferencias entre oriente y occidente sean mínimas para que todo el mundo pueda estar conectado, unido y compartir; algo que no consiguieron los antiguos dioses. Hasta sus cruzadas son diferentes, hay ejércitos de 140 caracteres prestos a la guerra santa, yihab, bula o Sun Tzu las veinticuatro horas del día.

Las nuevas generaciones han cambiado dioses, padres y cultura por el sistema binario unificado desde el bit hasta el Jotabyte (yottabyte) sin darse cuenta y, pronto su realidad será más virtual que verdadera y Matrix será ambas cosas, cada uno elegirá la dimensión donde quiera estar. Se habrá cumplido la profecía de la sagrada escritura tecnológica… La muerte de todos los dioses por Matrix.

Matrix horizontal

El lenguaje binario es el más hablado por los nuevos profetas pese a ser el más desconocido.

Sin menos precio alguno mientras me queden el cine, la música, la historia, la filosofía y la poesía seguiré adorando a dioses paganos como Joe Bonamassa, el mismo Pániker, Voltaire o Robert de Niro.

Por Jordi Carreño Crispín @JordiCris