Pensamiento Crítico II. El art. 155 desde la equidistancia. Apoderarse de facto de la democracia y libertad en nombre de las mismas.

manos-democracia

“Cuando asumimos la ilegalidad como la primera opción ante las responsabilidades cotidianas – individuales o colectivas – socavamos las bases de la democracia.” – Javier Tadeo Domínguez Brito, es abogado y político dominicano -.

Con el mismo amor hacia un lado que hacia el otro, aunque ahora orzado hacia una posición más unionista, por el mero hecho de la legalidad, y por aquello que ya he argumentado hasta la saciedad de que, las libertades se defienden con la democracia; y ésta, con las Constituciones, y todas ellas, con las urnas bajo un orden común y legal establecido por la propia ley y votado por la mayoría. Si no, no hay ni democracia ni libertad y podemos hablar de sistemas de libre albedrío.

voto-urna

Imagen de Google Image- Elecciones, votando

Si no gustan el modelo, ley, sistema o el Estado – se proponen los cambios precisos y se votan legalmente aceptando las decisiones de las mayorías – Eso es democracia. Lo demás, como ya he dicho y escrito son eufemismos y adaptaciones a intereses de minorías -. No se puede hablar de democracia y de derecho cuando te los has saltado a la torera, con alevosía y casi nocturnidad; no se puede hablar de democracia cuando una minoría se impone a una mayoría, no se puede hablar de democracia y legitimidadcuandouna consulta, referéndum o plebiscito no es sufragista y está lleno de irregularidades. No se puede hablar de democracia y libertad de un pueblo excluyendo a la mayoría de él.

Se habla en nombre del pueblo catalán, de la mayoría del pueblo cuando se ha excluido a la mitad, o casi a la mayoría con una argucia parlamentaria autonómica y excluyente.

No se puede hablar de derechos y libertades cuando no se respetan las ajenas. No se puede hablar de libertad cuando una mayoría parlamentaria no es representativa de la mayoría de la población a causa de un sistema defectuoso de porcentajes y, que actúa de facto anulando a la oposición por imperativo legal.

No se puede hablar de la libertad y de opresión cuando se ha tenido la oportunidad de hacer todo eso amparado bajo en un sistema de libertades que se lo ha permitido e incumpliendo las leyes generales de un Estado. No se puede hablar de presos políticos porque no están encarcelados por sus ideales, sino por incumplir la ley – como lo estarán o deberían estar otros muchos más-. Saltarse la ley en cualquier ámbito tiene consecuencias por muy honorable que parezca o pretenda ser el fin. Las leyes están para impartir justicia y si la ley es injusta, se cambia o se intenta cambiar legalmente.

El que no quiera vivir sino entre justos, viva en el desierto. (Séneca)

El que no quiera vivir sino entre justos, viva en el desierto. (Séneca)

Y no, Sr. Pep Guardiola , no se puede decir que la voluntad de un pueblo está por encima de cualquier ley, incluso si es la Constitución, porque entonces ya no es válido ningún sistema de libertades y porque además es una falacia que sea voluntad de todo un pueblo. Ésa es la metarrealidad independentista, y por qué bajo ése palio, lo único que se esconde es el sentimiento y la voluntad de imponer una minoría, y eso, es en cualquier lado del planeta es considerado una imposición, y por tanto, una dictadura le pese a quién le pese. Esté o está o no avalada por denominados progresistas, izquierdistas, republicanos – los únicos – o antisistema que se han apropiado de los conceptos de democracia, libertad, opresión y fascismo haciendo precisamente eso que denuncian a pulmón abierto. Se han atribuido el nombre y derecho de toda la izquierda, la moderada, la liberal, la socialdemócrata y por supuesto, la de los conservadores sea cual sea su opción. ¡Bendita democracia! Se han saltado todas las reglas de juego de las libertades y de la propia democracia permitiéndose el lujo de señalar a todos aquellos que no están alineados con sus intereses. Eso ni es democracia, ni es libertad ni es la verdad tampoco,

Se han inventado un Estado opresor estratégicamente cuando en sus escuelas, universidades, medios de comunicación y sociedad civil tienen todas las garantías de propiedad y pertenencia de su lengua, cultura y tradiciones; la libertad de expresarse, de salir a la calle, de manifestarse y de generar políticas propias. Tienen sus propias herramientas de autofinanciación y ayudas del Estado y comunitarias; sus propios cuerpos de seguridad que, además, se saltan las leyes… ¿Qué es un estado opresor entonces? ¿O no están oprimidos los catalanes que no están de acuerdo con su razonamiento y proceder y son excluidos de su demandada República?

hqdefault

El pueblo catalán como todos los pueblos tiene derecho a decidir su futuro tanto como lo tiene el pueblo español a decidir el suyo, y por ahora, que yo sepa, ambos forman parte de la misma unidad de Estado, están unidos por el mismo marco jurídico-legal, económico, geográfico y civil que así se reconoce, nacional e internacionalmente.

Y para cambiar eso hay que empezar por cambiar; uno, el modelo de Estado y sus leyes, empezando desde la mayor; dos, el sistema que lo garantiza o que garantizará, sea este o futuros modelos y tres, el modelo será el que decida la mayoría según se haya propuesto, votado y legislado. Así se hace, se vive y se mantienen las libertades y las democracias, con respeto a la legalidad y a las mayorías. Y eso no significa que las minorías deban estar desprotegidas como se alude argumentando la insubordinación del orden y marco legal, todo lo contrario.

Demasiados eufemismos, mentiras y manipulaciones para conseguir un derecho que, amparado bajo un sentimiento de nacionalidad está cercenando la paz, las libertades y la democracia de una Cataluña dividida de 7.5 millones de habitantes, de los cuales por ahora sólo 2.2 millones aproximadamente son independentistas (dando por bueno un referéndum sin garantías); es decir, un tercio de su población… ¿Mayoría? Probablemente la realidad de Cataluña sea la de los tercios de independientes, equidistantes entre la suma de autonomistas hasta federalistas y, por supuesto la de los unionistas supranacionalistas. Y a lo que se refiere al Estado, sólo un 2% de su población decidiendo sobre el futuro del 98% restante. Ahí lo dejo y que cada cual saque sus conclusiones, pero desde luego una cosa es cierta, Puigdemont y adláteres no pueden hablar de legitimaciones hasta que no estén en legalidad, propia, nacional e internacional.

Constitución Española 1978

Constitución Española 1978

El art. 155 tan afamado era una consecuencia lógica ante una situación errática de ilegalidad. – Una de las herramientas de defensa de la actual Constitución de 1978,  que no por mala ha de ser obviada y que permite modificación – Se tiene que aprobar en la Cámara Alta, el Senado, es decir, con lo que el Govern de la Generalitat tiene la coyuntura para poder echar marcha atrás y con ello dar la oportunidad de volver a votar con total garantía la vuelta hacia el modelo autonómico y a partir de ahí, trabajar en la línea que sea y sea la representativa del mapa social de Cataluña. Que como dice el saber popular… “En mal reino, leyes muchas, y no se cumpla ninguna.”

@JordiCris

Anuncios

Pensamiento crítico. Huyendo de la psicología de masas en la medida de lo posible.

Decía Sigmund Freud que, “El individuo se le ve como miembro de una tribu, pueblo, casta social o institución que se organiza en una masa o colectividad“.

A2 Montagut Inicio de la cultura de masas.jpg

Historia de las masas por Eduard Montagut

De manera muy simple y sin ánimo de ofender a nadie, menospreciar o criticar os dejo algo que hace mucho tiempo me ayudó a entender por qué el pensamiento crítico e individual es importante. Por qué huyo de consignas y dogmas, por qué es mejor adaptar modelos filosóficos diferentes en la actitud y el pensamiento sobre el encasillamiento ideológico o comportamiento colectivo. Coger lo que me gusta de aquí y de allí y formar mi propio estado de pertenencia a multiplicidad de masas que me permiten no anclarme en paradigmas y reglas únicas. Ir por libre dentro de la casi imposibilidad de asociación o pertenencia a un grupo o una masa, a no ser que seas asceta. Este punto de vista ni me da ni me quita la razón, no me hace mejor que nadie, mis puntos de vista pueden ser, y son, tan erróneos o acertados como los de cualquiera y defendiendo con criterio propio los cánones que me he impuesto, aunque sean de otros o sean normas generales pero con el principio ilustrado que Freud criticaba en la psicología de masas. Decidí agruparme con la mayor de todas, la que está formada por muchas más, la humanidad.

Por eso huyo de fronteras y banderas, de consignas y soflamas que inducen los líderes a sus masas. A partir de aquí, que cada cual saque sus propias conclusiones y opiniones y vea dónde está o se reconoce posicionado. Si de algo estoy convencido es que en mi interior hago lo que deseo hacer y, de cara a la galería, por mucho que yo mismo me haya intentado definir poca gente me puede etiquetar. Me han llamado rojo, facha, conservador, burgués, proletario de clase media, pijo, manipulador, mentiroso, subjetivo, moderado, indefinido, unidireccional y otros muchos adjetivos y lindezas más que lo único que hacen es reafirmarme en mi pensamiento, porque cuando los demás son incapaces de encasillarte es que no eres como los demás, al menos en una buena parte. Entre otras cosas porque tengo asumido mi don dual como todo hijo de vecino y actuó en consecuencia de ello. Puedo estar de acuerdo o desacuerdo en todo según mi propio criterio. Normalmente busco la ponderación entras los dicótomas que surgen.

La psicología de masas es algo que ya analizaban en la Grecia clásica filósofos como Platón o Aristóteles realizando hipótesis sobre la organización de las sociedades en las que un patrón se repite entre las personas que formaban dicha sociedad. En la era más moderna (la era moderna históricamente son los períodos históricos en los que se divide convencionalmente la historia universal, comprendidos entre el siglo XV y el XVIII), es decir, a partir del siglo XX, filósofos, sociólogos, médicos y otros científicos como Lewin, Le Bon (La teoría de las Masas), Mc Dougall, Freud, Durkheim o Adler llevaron a cabo investigaciones que determinaron unos patrones comunes dentro del comportamiento tanto individual como colectivo. Este último es el que define el término “Psicología de Masas“.

A5 maxresdefault

Sigmunt Freud – La Psicología de Masas

La psicología de masas es el estudio del comportamiento de los grupos colectivos. Es decir, es la rama que se encarga de investigar y analizar el porqué los individuos se contagian del comportamiento de los demás y se limitan a repetir ese mismo comportamiento sin cuestionarse nada, repercutiendo esa influencia en cualquier aspecto de la vida, ya sea política, religiosa, social, económica, deportiva, musical, moda, etc. La cultura en dichos grupos sociales está relacionada con unos valores y cánones compartidos grupalmente. Es decir, se centra en la inexistencia de autonomía individual dentro del grupo. Una persona que forma parte de una masa deja de ser independiente, es más, se subordina inconscientemente al grupo al que pertenece aunque piense que sus acciones son actos libres. Practican la pertenencia como un axioma.

La psicología de masas se fundamenta en tres principios básicos que son: 1- La naturaleza social de los individuos. Su comportamiento marcado por sus genes biológicos y costumbre cultural. 2- Su relación con los demás. Conducta del individuo por contagio en los grupos colectivos. Tienden a hacer las mismas acciones que ven en los demás en la interactuación grupal. 3- Su representación de la vida en sociedad. Al verse presionados por los otros grupos sociales o poderes las personas acaban cediendo ante una idea dominante.

Una vez que el individuo forma parte del grupo colectivo se deja llevar por los sentimientos y se une a estos dejando de lado sus hábitos anteriores sin cuestionarse si son correctos o no. Es más, los actos que social o legalmente puedan ser aceptados por otros grupos no son necesariamente aceptados por intereses propios. Excluyendo así a otros grupos.

Manipulacion-mediatica por Psicología Social - Blogger

Manipulación mediática por Psicología Social – Blogger.

Los sentimientos de la masa siempre son simples, predecibles y exaltados pues esta no quiere ser dominada pero por el contrario desea someter a la vez. La sociedad en masa presenta características negativas como son: la impulsividad; inconsciencia; falta de perseverancia; es influenciable, tiende a la credulidad; es acrítica; voluble; intolerante y excluyente. En la masa predomina una falsa ilusión sobre lo real, es incapaz de ver otros estadios que no sean los propios. Una de las características más negativas a resaltar es que, los grupos colectivos al unirse convirtiéndose en masa presentan un bajo rendimiento intelectual al no ejercitar la mente por sí mismos y al verse afectados por el nivel del aumento de la afectividad sobre la capacidad de pensamiento individual. Intentan nivelar el nivel intelectual. De ahí que requieran de una fuerte presencia y liderazgo que la dirija y el discurso de pertenencia, argumentos y objeciones son homogéneas y no atienden más razones que la de sus líderes. La masa actúa y se deja arrastrar por las soflamas y mensajes del líder. Es lo que se llama seguimiento del apotegma  , lema o consiga del líder.

Las masas pueden ser estables, cuando consagran su vida para encarnarse en un orden de normas e instituciones sociales o efímeras que son las que se unen con miras a un tipo de interés pasajero. (Ambas pueden incluir otros grupos o masas con el mismo interés). De hecho un individuo suele formar parte de varias o muchas masas. Forma parte de un Estado, de un grupo político, grupo social, cultural, deportivo, etc. Como individuo elige de qué masas quiere formar parte y, al formar parte de  renunciar generalmente al individualismo per se. (ver presentación de La Psicología de las Masas de Bertha Maribel Pimentel Pérez– 62 diapositivas)

Indudablemente el ser individual necesita tener asociación y sentimiento de pertenencia a un grupo o masa, todos necesitamos del reconocimiento y participación grupal porque somos seres sociales, sentimentales y dependientes. Pero, como criticaba Sigmund Freud ( en la Psicología del las masa y el yo) eso no es óbice para que el ser humano individual pierda autonomía y capacidad crítica y de raciocinio. Freud pensaba que, “el ser humano debe de tener la posibilidad de elegir lo que quiere, porque desea y piensa” y hacía hincapié en la idea de que la igualdad social es la raíz de la conciencia moral, social y del sentimiento del deber.

Redes sociales dominio de masas.

Redes sociales dominio de masas

Los colectivos extremistas actúan con normas de grupo bastante simples y radicales como son la obsesión, el fanatismo o el favoritismo pensando que son poseedores de la verdad absoluta o que algo es sagrado e intocable. Son los grupos que muestran más desobediencia hacia las normas sociales, leyes o cánones grupales mayoritarios, religiosos, etc. y, suelen plasmar sus enfados o frustraciones con el resto con actitudes intransigentes o beligerantes llegando en muchas ocasiones a la violencia como argumento aunque el propósito haya sido pacifista. Ej. grupos radicales de defensa animalistas o de la vida que atacan personas.

Hay ciertas características como la educación recibida y unas relaciones sociales deficientes, poseer prejuicios, o la debilidad de carácter de una persona que desea ser aceptada en cualquier grupo o integrada en una sociedad, sea la que sea, son las que la invitan a declinarse por un grupo de carácter extremista. Además, situaciones como la pobreza, la desigualdad social, la debilidad o miedo del líder que forma de modo estricto o con unos valores muy marcados o en condiciones de opresión también puede decantarnos por este tipo de colectivos más radicalizados. Estos grupos acaban obsesionándose y se ciegan por un idealismo que puede llevarlos a la autodestrucción masiva. Se puede decir que se guían por las emociones de sus ideales y carecen de racionalidad por este hecho.

Por estos motivos para la comprensión de la psicología de masas es muy importante mantener la paz y el bienestar social ya que está comprobado históricamente que las actitudes extremistas han derivado y pueden derivar en violencia. Es tan simple como que el hecho marcado como el cambio por una revolución suele ser violento a excepción de muy pocos casos como la descolonización iniciada con Ghandi, que aun así tuvo hechos violentos o la caída del Muro de Berlín que fue un acto masivo que llevo a las desintegración de los países satélites de la extinta URSS.

En fin, las conclusiones será múltiples individualmente pero estoy seguro que no variarán en nada en los comportamientos grupales. (Eso me incluye  a mi también). Es la historia de nuestra especie, es la historia de la humanidad. Al fin y al cabo, todos en una media u otra seguimos preceptos, apotegmas, ideas o ideologías y filosofías que nos etiquetan o incluyen en grupos o masas por muy independientes que seamos o nos creamos.

Jordi Carreño Crispín  @JordiCris.

Prostituyendo las libertades.

La libertad es frágil, muy frágil y cuando se alcanza hay que trabajar cada día por ella, vigilarla y protegerla para poder mantenerla.

El abrazo de Juan Genovés

Imagen de un cuadro de Juan Genovés

Eso lo sabemos muy bien los que tenemos ya cierta edad y vivimos nuestra infancia en dictadura oyendo a nuestros padres decir que, eso no se puede decir o hacer en público. Fuera de casa no comentes esto o no hagas esto o aquello. Vivimos una Juventud en la Transición entre la esperanza y el miedo y hemos visto el desarrollo, estancamiento y degeneración de la misma hasta el día de hoy por causa del abuso, corrupción e incapacidad de nuestros gestores.

Cuando la libertad es secuestrada y se impone un orden, el que sea, lo difícil es volver al punto de partida. Entonces es cuando añoramos y valoramos la misma. Llegar a este punto es más fácil de lo que parece y de lo que la historia nos recuerda.

descarga

Muerte del dictador e inicio del proceso de Transición en España

Las democracias son débiles, de hecho y como dijo Churchill: “La democracia es el menos malo de los sistemas políticos”. “La democracia es el peor sistema de gobierno, a excepción de todos los demás que se han inventado”. Su debilidad estriba precisamente en la permisibilidad y respeto de todos los que viven en ella dando opciones a que todos se beneficien del sistema, para bien o para mal. De hecho, todos aquellos que atacan a las libertades de los demás del modo que sea, se escudan precisamente en su propia libertad y derechos para hacerlo sin tener en cuenta el de los demás.

Los riesgos que amenazan el poder de las libertades surgen como consecuencia de los nuevos peligros por la evolución de las sociedades, los cambios y necesidades generacionales y de los estancamientos de los sistemas que las han de defender, como las Constituciones y leyes desfasadas, incluso desde hace siglos y que siguen vigentes o, las amenazas causadas por el terrorismo, el narcotráfico, el tráfico de capitales y personas, los brotes de xenofobia, el desarrollo tecnológico con los delitos informáticvos, etc., que pueden conducir a restricciones injustificadas o a la disolución de las garantías jurídicas de un Estado de Derecho.

Ley y justicia

Ley y justicia como garantías de las libertades

Es necesario establecer como preferencia sistemas de defensa de las libertades porque nunca encontraremos solución definitiva al problema de sus límites. Y para ello, hay que protegerla con leyes y normas adecuadas a unos mínimos que garanticen todas las libertades: las individuales, las colectivas, las de expresión, las confesión, sexo, política o de asociación que, cada vez se ven más reducidas por el erróneo intento de preservarlas cerciorándolas, imponiéndolas o adulterándolas por los intereses y avaricias humanas, eso sí, en nombre de las propias  y de la democracia. Un absurdo, prostituir las libertades para defenderlas. Parece una contradicción, pero no lo es. Se pueden hacer huelgas manteniendo mínimos por bien común, por ejemplo. Se puede luchar por algo respetando el deseo de las mayorías. Se puede legislar a favor de los más desfavorecidos sin atacar a los más privilegiados que son los que en su minoría sustentan las economías, riquezas y por ende las libertades. Todo en su justa medida. Qué aporten más los que más tienen, etcétera, etcétera.

La libertad en sus distintas dimensiones es una fuente inagotable de reflexión y debate, pero independientemente de las hipótesis en las que se sustenten los diferentes modelos la libertad es una y única, y se fundamenta en el respeto por la de los demás y por los demás; sin eso no hay libertad que valga, la llamen como la llamen. Citando a Voltaire creo que nadie lo ha expresado mejor que él: “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo”.

img_mgonzaleza_20160412-130526_imagenes_lv_otras_fuentes_1_d477743f08-kQ7D-U401071616274xCC-992x558@LaVanguardia-Web

La periodista Empar Moliner quemando una Constitución española en una TV autonómica pública

No se puede hablar en nombre de la libertad y de la democracia prostituyendo a las mismas, y eso, debería formar parte de la educación y de la formación de nuestras generaciones venideras que deberían conocer bien la historia en la que se fundamentan ambos conceptos y; sobre todo, deberían conocer bien su propia historia.

Es una verdadera sandez defender ambas concepciones sin mantener el contexto de decoro, buena educación y respeto a la propiedad y dignidad de las personas que son diferentes a uno. Las libertades se defienden con la palabra y el derecho y no se imponen con actos violentos y vandalismos que no defienden ideas; sino que lo quieren es imponer voluntades.

Es justo y de derecho manifestarse, reclamar un ideal, una opción política o social, un derecho, el que sea, un Estado o nacionalidad sea cual sea la opción; pero, nunca debe traspasarse el límite de robar una libertad por otra, imponerla sin contar con el precepto de mayoría, de utilizar la ilegalidad, el desacato, la represión o la violencia, pues ahí es cuando se corre el verdadero riesgo de perderla o de prostutirla.

Las libertades se defienden con igualdad, que no significa pobreza, con derecho que no significa imposición, sino consenso, con justicia que es la suma de ambas, con respeto al prójimo y empatía y; sobre todo, con el verbo y el razonamiento, pues en la palabra y el raciocinio están su escudo y espada.

manifestacion-23f1

Manifestación en defensa de la Democracia y la Constitución durante la Transición

No me habléis de libertades sin respetar su máxima, el derecho a la diferencia y el respeto a las mayorías. Lo demás, es pura demagogia y prostitución de las mismas.

@JordiCris

La muerte de todos los dioses por Matrix.

Como dijo Salvador Pániker (en su caso mencionando a Bach)…”no soy ateo porque existe Joe Bonamassa”.

DIOSES GRIEGOS Y ROMANOS

Dioses griegos y romanos

El lenguaje binario es el más hablado por los nuevos profetas pese a ser el más desconocido…

Cayeron los viejos dioses, murieron los dioses egipcios, mayas, aztecas u olmecas, deidades de los pueblos elegidos por el sol y que representaban a las fuerzas y fenómenos de la naturaleza y que, los que los apoyaban adoraban y calmaban a través de ofrendas y rituales de modo que sus fuerzas continuaran con sus funciones de acuerdo a la maat, o el Téotl como orden divino. Los dioses del Olimpo, Dodekatheon o doce dioses olímpicos nacidos del Caos y casi humanos según la Teogonía de Hesíodo que vencieron a los titanes (Titanomaquia) o los dioses romanos asistentes o auxiliares invocados junto con la deidades mayores poco más que por sus nombres y funciones, en un polidemonismo más que un politeísmo y en el que el numen o ‘poder’ del ser que se manifestaba en formas altamente especializadas. Todos ellos murieron igual que hicieron otros dioses ancestrales a causa del paso del tiempo.

No hay dioses eternos, como la energía, los dioses se transforman, cambian de forma, de era, de dogma y de acólitos seguidores en su fe según nacen los nuevos dioses. Ellos no lo saben, pero los siguientes en morir serán los dioses monoteístas que hace tiempo iniciaron sus decadentes tránsitos hacia las nuevas religiones cambiando sus iluminaciones, cruces o cielos de edenes paradisíacos mientras los últimos reductos fundamentalistas, sea con libros sagrados millonésimamente malinterpretados  o fusiles intentan evitar lo inevitable, la caída de sus supersticiosos dogmas.

smartphones

Los smartphones son los altares donde rezamos los nuevos acólitos…

Las nuevas generaciones los han cambiado por los nuevos dioses creados por la tecnología, tienen nombre y apellidos, tienen su propias doctrinas y evangelios por diferentes que sean: Iphone IOS, Androide, Windows Phone, Firefox OS, Blackberry, Ubuntu Touch Linux, Tizen, WebOS, etc. Adorados con sus altares Iphone, Samsumg, Huawei, BQ Aquaris, Sony, LG, etc. etc., dioses como Bill Gates (Microsoft), Sergey Brin and Larry Page (Google), Linus Torvalds (Linux), Larry Ellison (Oracle), el desaparecido pero presente Steve Jobs (Apple), etc. Dioses que han hecho que las diferencias entre oriente y occidente sean mínimas para que todo el mundo pueda estar conectado, unido y compartir; algo que no consiguieron los antiguos dioses. Hasta sus cruzadas son diferentes, hay ejércitos de 140 caracteres prestos a la guerra santa, yihab, bula o Sun Tzu las veinticuatro horas del día.

Las nuevas generaciones han cambiado dioses, padres y cultura por el sistema binario unificado desde el bit hasta el Jotabyte (yottabyte) sin darse cuenta y, pronto su realidad será más virtual que verdadera y Matrix será ambas cosas, cada uno elegirá la dimensión donde quiera estar. Se habrá cumplido la profecía de la sagrada escritura tecnológica… La muerte de todos los dioses por Matrix.

Matrix horizontal

El lenguaje binario es el más hablado por los nuevos profetas pese a ser el más desconocido.

Sin menos precio alguno mientras me queden el cine, la música, la historia, la filosofía y la poesía seguiré adorando a dioses paganos como Joe Bonamassa, el mismo Pániker, Voltaire o Robert de Niro.

Por Jordi Carreño Crispín @JordiCris

El comunismo o el comunismo vicevérsico…

Idealizar un mundo mejor fundamentado en conceptos que parten de la base de que todo el mundo es bueno, solidario, honesto y generoso es como pensar que las guerras son la única herramienta eficaz para llegar a la paz.

5ac6f-aaaaaaaaaaaaaaa

¿Capitalismo y Comunismo ésa es la cuestión?

El comunismo como doctrina económica, política y social que defiende una organización de sociedad en la que no existe la propiedad privada, ni las diferencias de clases, y en la que los medios de producción están únicamente garantizados por el Estado, y, que éste, es precursor y encargado de  distribuir la riqueza de los bienes productivos de manera equitativa y según las necesidades de cada uno, es una bella idea romántica de un mundo mejor que nada tiene que ver con la realidad.

Vídeo gráfico de Los Imperialismos (Muy recomendable verlo)

Nacida en pleno siglo XIX por el pensamiento de dos filósofos prusianos, Karl Marx y Friedrich Engels en pleno desmoronamiento de los Imperialismos, el nacimiento de la Revolución Industrial y bajo un fuerte crecimiento demográfico a causa de esta; la población mundial pasó de 889 millones de personas en 1800 a 1.186 en 1850, alcanzando  los 1.571 millones en 1900, siendo Europa la que experimentó el ritmo más alto de crecimiento: de los 187 millones de habitantes que tenía en 1800 pasamos a 401 en 1900;  digamos que tenía unas bases más que suficientes para su aparición y desarrollo como un modo de reordenar las nuevas sociedades industrializadas a través de las filosofías socialistas y el sindicalismo, ya que los obreros (ya había distintas clases: especialistas o nuevos oficiantes técnicos, capataces, etc.) y mano de obra (obreros, aprendices y mujeres o niños), vivían bajo unas condiciones pésimas (de salubridad, explotación laboral y económicas desmesuradas) por parte de las diferencias sociales de las clases privilegiadas más pudientes y la nobleza, que desarrollaron la industria y, por ende, las propias sociedades cambiando el panorama social, geográfico, económico, político y social creando una nueva clase obrera o proletaria que era mucho mayor que las clases medias o nueva burguesía (creadas por los hombres de negocios, comerciantes, profesionales independientes, militares, etc.) y por supuesto, que la nobleza y el clero.

revolucion-industrial-collage

Con La Revolución Industrial llegó el socialismo y el sindicalismo

Resumiendo, tuvo un motivo razonado,  práctico, lógico y de sentido común, que de un modo u otro reorganizarían el mundo, de tal manera que sería el embrión de la concepción del mundo actual pasando por sus diferentes etapas. Desde su nacimiento a su declive, no superado todavía hoy.

Bajo esta romántica visión del mundo proletario, éste, ha vivido el desarrollo del siglo XIX y su expansión e inicio de declive y caída en el XX con la desaparición de la URSS y sus países satélites a causa de los nacionalismos europeos por un lado, la incapacidad del sistema en conseguir la igualdad tan ansiada proletariamente y creando un modo de vida social de bajos recursos y nuevas clases sociales privilegiadas, corruptas y dictatoriales y que, bajo la bandera proletaria subyugaron más a las clases trabajadoras con la hoz y el martillo que con la explotación capital. El nuevo desarrollo tecnológico y la llegada de la nueva sociedad de la información terminaron por derribar el castillo de naipes del sueño comunista. La Globalización es el último agente que hace que sea imposible una sociedad comunista, amén de la propia condición humana. Capital, información, comercialización sin barreras, facilidad de los flujos migratorios, legales e ilegales y el mestizaje de cultural son hándicaps que difícilmente pueden superar estas románticas filosofías igualitarias.

¿Por qué no han sido capaces de adaptarse a los nuevos tiempos?

Entre otros muchos factores, por las diferentes corrientes creadas dentro de los propios sistemas de pensamiento socialista y comunista, sus diferencias y debates les ha llevado más a luchar por lo que los separaba que por lo que les unía, el pueblo. Por la incapacidad de ver hacia adelante los propios cambios socioeconómicos producidos por el desarrollo tecnológico mirando únicamente hacia atrás en el dogma, es decir, modificar sus planteamientos primigenios hacia una adaptación del concepto, por ejemplo el de la propiedad privada, el primer gran obstáculo. Hizo que el mundo occidental hiciese causa común contra el sistema, incluyendo los a los trabajadores de las democracias. Por ejemplarizar sociedades obsoletas y fracasadas como la propia URSS, Alemania Oriental, los países satélites como Polonia, Checoslovaquia, Yugoslavia, Hungría, etc. donde el desarrollo tecnológico quedó obsoleto, atrasado y fueron y son, un claro ejemplo de la falta de necesidades básicas. Fue, el miedo a ir hacia atrás en una involución contraria al desarrollo. Y a este segundo punto me refiero con, puedes dar educación o sanidad pública e igualitaria a todo el mundo, pero si no lo acompañas de neveras y estómagos satisfechos por racionamientos, falta de alimentos y productos básicos, colas para conseguirlos, y mercados negros para obtener algún producto extra o considerado de lujo,  lo primero, desaparece el efecto beneficioso de igualitario y común (nadie quiere ser igual de pobre que otro) y la prioridad pasa a ser, las carencias; si tenemos en cuenta que la información y adoctrinamiento forman parte del pensamiento, las mentes más clarividentes, se rebelan, las revoluciones siempre viene por pensadores libres. Y por último, si pese a todos sus defectos, las democracias occidentales presentan un sistema de vida más atractivo, aun trabajando y viviendo en condiciones mínimas, con sus corruptelas y vidas controladas y dirigidas en el engaño de la democracia, está claro cuál es la opción entre Guatemala (las democracias) y Guatepeor (el comunismo). (de Guatemala a Guatepeor, es una frase del refranero español que no quiere indicar ofensa alguna al pueblo Guatemanteco, es un juego de palabras)

1989-caida-del-muro-de-berlin

Año 1989. la “Caída del Muro de Berlín” es el inicio del fin del comunismo después de 27 años de Guerra Fría entre Occidente y Oriente

Si buscamos un mundo utópico, igualitario, de derecho y justicia teniendo en cuenta la condición humana yo abogaría por el COMUNISMO VICEVÉRSICO, me explico: un mundo basado en la doctrina igualitaria fundamentada en el desarrollo de la propiedad privada (con unos mínimos de accesos garantizados como la vivienda o desarrollo agrícola – tierras para explotación y desarrollo del medio agrícola y rural), la igualdad social del trabajo (derecho al puesto de trabajo, a la creación de pequeñas empresas o el desarrollo de autónomos y al imposición económico social de revertir beneficios de las grandes corporaciones en puestos de trabajo, ayudas económicas pago o ahorro de impuestos según el modelo de negocio escogido), al aprovechamiento de los recursos comunes con obligación a desarrollar estos sectores (agua, sol, viento y medios naturales) amén de otras políticas, el Estado como garante de los temas que afectan a toda su población en mayor medida para los menos favorecidos: seguridad, educación, sanidad, vivienda y trabajo, pero no de los modelos productivos, de la propiedad privada o de las opciones de la privacidad de servicios. Las dos opciones pueden pervivir juntas. Hay mucho temas más que resumiendo yo diría que el COMUNISMO VICERVÉRSICO debería acercar más en las diferencias socioeconómicas, todo el mundo con sus necesidades básicas cubiertas, unos más que otros, es inviable, pero todo el mundo con formación y educación, con sanidad y vivienda y, para que se entienda mejor, unos ejemplos: todo el mundo comiendo jamón, unos desde 19€ el kilo y otros, si lo pueden pagar de 269€Kg; unos con Mercedes y otros con Seat Ibiza, unos con pisos de 70m2 y otros con casas de 1.000m2, pero todos con comida y techo, con educación y sanidad, con libertad de elección para poder optar con más o menos facilidad a una clase u otra. Todos iguales en derechos y oportunidades, todos iguales desde unos mínimos establecidos hacia arriba, y eso  no lo puede traer dos siglos más tarde un concepto caduco que no se adecua a las sociedades modernas y sus necesidades. Este mismo concepto se puede ampliar a las ayudas internacionales para el desarrollo de las poblaciones o países más necesitados con convenios de colaboración internacionales para la inversión y recuperación de la autonomía de los mismos en sinergias e intercambios beneficiosos para todos. La Globalización hace que todos necesitemos recursos de todos.

Estoy firmemente convencido que la igualdad de derecho y económica se deben desarrollar desde la riqueza y libertad de las democracias, pero con unos mecanismos que permitan el acceso y el control del desarrollo del capital y los recursos. Demográficamente la población mundial crece, vive más y, por tanto los mercados están garantizados a priori, no buscar el equilibrio entre capital y socialización es el modelo de fracaso que las sociedades ya han vivido hasta la fecha de hoy. Yo soy un comunista vicevérsico convencido, como lo son muchos más aunque aboguen lo contrario, y si no pregunten a esos que van de comunistas  o socialistas y que viven en casas de 1.5 millones de euros, visten de Prada o Armani o simplemente ganan 150.000€ al año contra los 396€ de ayuda de otros… ¿Cuántos iban a repartir sus viandas y beneficios, sus propiedades e inversiones…?

1000 Ricos y comunistas.png

Personajes declarados socialistas o comunistas que se podrían considerar por sus rentas clases altas o millonarios. (Cosa que creo que no es incompatible)

Idealizar un mundo mejor fundamentado en conceptos que parten de la base de que todo el mundo es bueno, creo que no es lo adecuado, fundamentar un mundo desde la oportunidad y acceso a la riqueza de todos desde unos mínimos exigibles, es más viable si no posible.

Jordi Carreño Crispín   @JordiCris

Eufemismos revolucionarios

Las revoluciones son situaciones donde todo da un giro y se transforma. Donde desde la tecnología hasta las situaciones políticas o sociales más complejas y relevantes cambian gracias a ellas.

fidel-castro-revolucion

El comandante Fidel Castro líder de la Revolución cubana fallecido ayer 25 noviembre de 2016

Les debemos mucho, pero no siempre el resultado es el esperado y paradójicamente han estado mayoritariamente vinculadas a eufemismos que contradicen sus significados primigenios. De las grandes revoluciones por la libertad de los pueblos, la historia de la humanidad nos revela otras realidades y hechos distintos a lo que las mismas pretendieron.

Podemos decir y apuntar claramente en la historia universal que las grandes revoluciones además de las industriales, tecnológicas para mi han sido nueve: La Revolución Francesa, La Revolución Norteamericana, La Revolución Haitiana, La Revolución Rusa de Octubre o Bolchevique, La Revolución China de Mao Zedong, La Revolución Cubana, La Revolución de los Jemeres Rojos, La Revolución de los Claveles y la Primavera Árabe. Todas ellas han cambiado  realidades, mapas políticos e incluso geográficos. No incluyo los “golpes de Estado“, que no dejan de ser revoluciones al fin y al cabo, pero motivadas y destinadas únicamente a los cambios de poder político, orquestados normalmente por corrientes o intereses imperialistas, militaristas, fascistas, etc. Interminable la lista.

Indudablemente la pretensión de todas han sido las de liberar o reconducir a sus pueblos de opresiones tales como monarquías, colonialismo, influencias religiosas o regímenes dictatoriales u opresores -según convengan- y que están pensadas y orquestadas con el leitmotiv de mejorar la vida de sus conciudadanos. Pero la realidad torna diferente cuando a excepción de la Revolución Francesa y Norteamericana, que instauraron los principios ilustrados del republicanismo que nos condujeron a la democracia moderna terminando con el llamado Antiguo Régimen, la caída de las monarquías absolutistas y coloniales (en el caso de Norteamérica) para llegar finalmente al modelo de libertades teóricas occidentales, y aun así tuvieron que padecer en nombre de las mismas las guerras entre jacobinos y girondinos, los Sans Culottes contra los jacobinos, hebertistas y enragés  o el imperialismo napoleónico o, en el caso de Norteamérica las guerras de independencia de los Estados y la propia Guerra de Secesión para llegar a su objetivo final. Quizá la Revolución pacífica de los Claveles sea la única con un coste y resultado óptimo a su origen e intención, porque las demás terminaron bajo el yugo de dictaduras personalistas y tanto o más opresoras que lo marcaban sus objetivos, la de liberar a sus pueblos. Rusia, China, Cuba y Camboya bajo las dictaduras de la hoz y el martillo, Haití bajo los gobiernos presidencialistas corruptos o la sangrienta dictadura de “Papa Doc“, la Primavera Árabe con guerras internas llevadas al ámbito internacional y contra occidente entre suníes, y chiitas y sus diferentes corrientes sufistas, jariyistas, salafistas, wahabistas, en definitiva, la lucha entre árabes, bereberes y las diferentes corrientes islamistas, desde las más democráticas hasta las más fundamentalistas.

revolucion-americana

Quiero decir con ello que bajo las palabras más usadas en el término revolución vienen casi siempre como sinónimos acepciones como “imposición”; en la de pueblo e igualdad “élite”, en la de libertad “control”, en la seguridad “represión”, en pensamiento libre “adoctrinamiento”, en la de enemigo “opositor”, en la de justicia “injusticia” y en la de imperialismo “absolutismo“. Y es que nunca se ha usado tan mal y con tantos eufemismos los términos que engloban a revolución, libertad, igualdad y justicia tantos eufemismos y argumentos que disfrazan lo contrario. Tanto es así que hasta Napoleón que se consideró un ilustrado y revolucionario las definió así: ” En las revoluciones hay dos clases de personas; las que las hacen y las que se aprovechan de ellas.” o frases como la de Stalin que terminó por fulminar a todas las corrientes de adversarios: leninistas, trotskistas, etc. ” No podéis hacer una revolución con guantes de seda”.

bastilla

Y es que el eufemismo parece algo intrínseco y arraigado en cualquier tema relacionado con el gobierno de los pueblos, en el hombre en sí, de ahí que no haya revoluciones que no lleven finalmente al dogmatismo del proteccionismo ideológico de un líder o doctrina, en definitiva, a un sometimiento de un modo u otro.

Sé que muchos no estarán de acuerdo, sobre todo la gente de la izquierda más radical que tiene héroes como Mao, Ho Chi Minh, Fidel, Chávez o Maduro ahora, pero si ésa es su libertad yo se la regalo por mi esclavitud occidental y capitalista que al menos me permite escribir y hablar tal y como pienso, y mis limitaciones son las propias de la ley y las circunstancias propias de los mercados, para bien y para mal. Y aun así, tengo la libertad de quedarme o irme si no me gusta.

Jordi Carreño Crispín  @JordiCris