Historia de las banderas.

La palabra bandera tiene origen germánico: esta voz proviene de bandwo, que se traduce por distintivo o estandarte.

banderas-personas

El primer vestigio de lo que parece que fue una bandera tal y como se concibe hoy en día y se refiere la vexilología* y se halló en Mesopotamia (Babilonia), tratándose de una placa metálica grabada de más de 5.000 años de antigüedad.

Aunque podríamos afirmar que las banderas han existido casi desde la aparición de los grupos humanos, del hombre en la Tierra, como distintivos de rango o grupales; de hecho, hay indicios fechados bajo definición de vexiloides que eran los elementos que realizaban esta función comunicativa e informativa y que, consistían en tocados, ornamentación de plumas, barro, abalorios y pinturas varias que solían llevar los jefes,  brujos o chamanes de la magia simpática de las antiguas tribus como aun llevan hoy en día las tribus antiguas de los Asaro, Jiwaka, Mursi, Arbore, Samburu, Hulipapua, Maori, etc., etc.

La vexilología es una disciplina auxiliar de la historia que como ciencia estudia la semiótica de las banderas o simbología. Como disciplina científica fue creada por el doctor en la Universidad de Yale Whitney Smith en el año 1957, en EE UU. Poco después, en 1962, fue el director del Centro de Estudio de la Bandera de Whinchester (Massachusetts) quien creó la primera sociedad vexilológica profesional del Mundo.

94660963

Imagen de Google / Panoramio 

Otras muestras de restos de estandartes aparecieron en una tabla de piedra tallada aproximadamente del 3400 a. C.  perteneciente al rey egipcio Narmer y que se conserva en el Museo Nacional de El Cairo. Y en la que se ve una procesión de hombres portando vexiloides, los antecedentes de las banderas, que consistían en largos palos de madera o de metal pintados y adornados en su extremo superior con huesos, pieles, dientes de animales, tejidos, plumas o piedras preciosas a modo de flámulas o gallardetes. Los egipcios fueron los primeros en incluir animales en sus banderas: el buey sagrado Apis, símbolo de Osiris, dios que enseñó a los hombres el arte de la agricultura. El autor del siglo I a.C. Diodoro Sículo escribe en su Biblioteca histórica: “Los egipcios decidieron llevar estandartes al frente de sus batallones. Construyeron imágenes de animales que ahora veneran y los llevaban fijos sobre jabalinas. Todos podían saber su lugar en la formación”.

En el Antiguo Testamento y según la historia o mitología bíblica también aparecen claras alusiones a las banderas, en el Génesis cuando los hijos de Noé abandonaron el Arca tras el Diluvio, parece ser que emplearon para distinguirse una serie de signos con diversas figuras. Creen algunos que el primer uso bélico de la bandera lo formalizó Nemrod, bisnieto de Noé, a quien se le llama en la Biblia “robusto cazador ante los ojos de Dios”, rey legendario de Babilonia identificado por algunos con Gilgamés, protagonista de la epopeya más antigua conocida ya que parece ser que fue el propio Nemrod quien levantó una bandera por primera vez en la guerra contra sus hermanos enarbolando su camisa sobre el palo de una lanza. (ver la historia de la camisa) o en el Éxodo, en su relato de la salida del pueblo hebreo de Egipto en la que Yahvéh le dijo a Moisés: “Los israelitas acamparán cada uno junto a su guion, bajo las enseñas de sus familias”.

unnamed

Las Doce Tribus en Símbolo y Bendición .

Aunque podemos afirmar que, para encontrar al primer pueblo que utilizó las banderas tal y como las conocemos hoy tenemos que viajar hasta China, donde se descubrió la seda, material perfecto para su elaboración. Por ejemplo, el Emperador y fundador de la dinastía Zhou, en el siglo XII a.C. iba siempre precedido por una bandera blanca. Los chinos transmitieron el concepto a los mongoles, cuyo ejército, comandado por el general Ghengis Khan fue el primero en utilizar las enseñas como forma de comunicación; desde allí pasaron a la India, sudeste asiático, Oriente Medio, Roma –que copió con descaro el emblema del águila imperial de los vexiloides persas y los usó con profusión– y por supuesto al resto de Europa. (recordamos que los pueblos normandos, germánicos, celtas, iberos, etc. ya utilizaban también vexiloides mayormente de pieles). En la India y cordillera del Himalaya ya gozaba de parecida preeminencia y eran llevadas sobre animales, caballos, elefantes y carruajes constituyendo el primer objetivo del enemigo. Las banderas indias eran triangulares y de color escarlata o verde con una figura bordada en oro. En la Antigüedad, todo Oriente usaba la bandera. A Occidente fue traída por los árabes. Se habla del uso en los primeros tiempos del Islam de banderas debido a la influencia india, estas eran sencillas: negras, blancas o rojas. El pendón o estandarte de Mahoma era negro, el color de la venganza. Los primeros califas lo utilizaron, aunque más tarde la dinastía fatimita adoptó el verde, que quedó consagrado como color del Islam. El creciente blanco, como símbolo mahometano no es anterior al siglo XIII.

tanguts-ante-gengis-kan-1024x723.png

Los tanguts (de origen tibetano) postrándose ante Gengis Kan. Autor Liu Yong Hua – Arre Caballo

La caballería romana utilizaba una banderola llamada vexillum, que Tito Livio, que escribió la historia de Roma, desde la fundación de la ciudad hasta la muerte de Nerón Claudio Druso en 9 a. C. describe la bandera o vexillium como una pieza cuadrada de tela sobre marco cruzado al que posteriormente sustituiría el lábaro o estandarte imperial, que era algo mayor, hecho de seda púrpura bordada en oro, estandarte real que se convirtió luego en la primera bandera de la Cristiandad tras la conversión del emperador Constantino I el Grande en el siglo IV. De hecho, la bandera comenzó a reglamentarse en la antigua Roma, obligando a seguir ciertas normas fijas, a rodearse de algún protocolo. La bandera de la legión romana tenía cinco enseñas: el águila, el minotauro, el lobo, el jabalí, y el caballo, hasta que el general y político romano Cayo Mario suprimió, en el siglo II a.C. todo símbolo militar o político que no fuera el águila, que pasó a ser insignia única. Desde esta época se inició el protocolo del juramento a la bandera. La bandera o insignia guerrera se llamó en Roma signumo vexillum.

spqr.jpg

Símbolo de la Legión Romana. SPQR SPQR es un acrónimo de la frase latina “Senātus Populus que Rōmānus” – ‘El Senado y el Pueblo Romano’-. Hace referencia al gobierno de la antigua República romana y, actualmente, se usa como un emblema oficial de la ciudad de Roma.

El emperador Constantino I, tras su conversión al cristianismo, suprimió toda bandera que no fuera el lábaro con una cruz: estandarte de tela preciosa de un pie cuadrado en el que estaba bordado el monograma de Cristo, que todavía figura en el centro de la bandera de Italia. De hecho, la cruz figuró en muchas banderas medievales y renacentistas y aún se conserva en la de muchos estados. La cruz de los estandartes y banderas francesas y españolas era roja; la de los alemanes, negra; la italiana, amarilla. Los Papas bendecían las banderas de los cruzados y de cuantos defendían la causa de la Cristiandad.

En el siglo XI, durante la Edad Media, los estandartes comenzaron a utilizarse para representar a los reinos, comarcas, y tierras nobles como condados, etc., y también se estrenaron como señal de distinción en el mar. En 1297, Inglaterra por orden del rey Eduardo I ordenó y obligó a que sus barcos utilizaran sus signos de identificación nacional, aunque aparece documentada en grabados y cerámica egipcia que ya hacían uso de banderas en sus barcos 2.000 a.C.: Por ej. Un estandarte con los signos del pescado o lanzas con penachos eran formas menores de señalar la presencia de un batallón o de un cuerpo de gente armada, según muestra la escultura asiria del siglo IX a.C.

Los reyes godos de España tuvieron como signo más usado el león: en la adarga del rey Rodrigo figuraba. Don Pelayo, que quería conservar la tradición, tras conquistar León en el 722 puso por armas un león de gules en escudo de plata, que luego cambió por una cruz. El emperador Alfonso VII, para celebrar la unión de Castilla, León y Galicia tomó por armas el castillo y el león.

Las ciudades fueron adoptando diferentes banderas como símbolos de reconocimiento y fue en el siglo XVI cuando se produjo la estandarización de los colores y los signos. Así, banderas tan revolucionarias como la francesa –de 1794, patrocinada por el Marqués de Lafayette y que unía los colores de París, azul y rojo, con el blanco de los Borbones– y la americana son uno de los símbolos de la Era Moderna que logró derrocar al Antiguo Régimen; las banderas comienzan así a representar ideologías. Al final de la Edad Media la bandera fue aceptada como representación de un país, y por ello objeto de respeto y pleitesía

french-revolution.jpg

La Revolución francesa. Pintura de Eugène Delacroix, erróneamente asociada a la Revolución de 1789

Hacia 1875 aparecen las primeras enseñas nacionales y las de los clubes marítimos, y a partir del siglo XX se institucionalizan las banderas de gobiernos, agencias oficiales, fuerzas armadas, universidades, partidos políticos, grupos gremiales y ya más tarde en la modernidad, incluso el de las marcas comerciales, etc. En el ámbito de la representación gremial, así como en el de las cofradías y hermandades tanto de carácter religioso como de adscripción a sociedades más o menos herméticas, la bandera y el escudo comenzaron a ser símbolo parlante de las finalidades de dichas agrupaciones de modo que incluyeron en ella de forma esquematizada los ideales y metas hacia los que propendían siempre que fueran confesables, ya que en caso contrario se elaboraba una especie de signo críptico sólo conocido por los iniciados.

Ha habido, incluso, conflictos internos que se han derivado de la necesidad de elegir una u otra bandera nacional. Fue el caso de Alemania tras la Primera Guerra Mundial, entre los partidarios de restaurar la bandera tricolor de 1848 –procedente de una república democrática– y los que preferían mantener la diseñada por Bismarck en 1867; la discusión se zanjó con la llegada de Adolf Hitler al poder en 1933: el dictador apostó por la de Bismarck, siempre que se utilizara junto a la del partido nazi. O la propia España con la llegada de la II República y la dicotomía entre la rojigualda o tricolor republicana (el rojo y amarillo representan a la antigua corona de Aragón y el morado a Castilla Comunera como unificador del resto del Estado)

Un conflicto parecido sucedió en Canadá en 1960 o en Sudáfrica en 1920 –entre los partidarios de mantener la Union Jack y los que querían deshacerse del emblema de la metrópoli–. La solución llegó en ambos casos con un referéndum nacional.

Por tanto, podemos decir que, las banderas, oficiales o no oficiales, actualmente son las encargadas de generar según la vexilología las señas de identidad grupal, de un país, comunidad, etc., tratando de comunicar la encarnación y transmisión de los valores comunes que los mantienen unidos, las características que comparten ya sean geográficas, culturales, políticas, históricas o de cualquier otra índole. De ahí la historia común o coincidencia de muchas banderas de países o grupos que hacen que sus banderas sean prácticamente iguales. También forman parte de los sistemas de comunicación y lenguajes de signos y señales internacionales como el lenguaje marítimo.

El factor más importante para que perduren, según Tomás Rodríguez Peñas, secretario de la Sociedad Española de Vexilología (SEV) es que estas sean aceptadas por las personas a las que representan; si no hay identificación, es absurdo que existan”.

Por @JordiCris

Fuentes consultadas y /o utilizadas:

  • Artículo de la revista QUO ¿Por qué hay banderas?

http://www.quo.es/ser-humano/origen-de-las-banderas/por-que-hay-banderas

  • Historia de las banderas y estandartes. Descubre su origen.

http://www.curiosfera.com/historia-de-las-banderas-y-estandartes/

  • La historia de las banderas del mundo – SobreHistoria.com

https://sobrehistoria.com/banderas-del-mundo-historia/

  • Signos y señales – Muy Interesante

https://www.muyinteresante.es/cultura/arte-cultura/articulo/signos-y-senales

  • ¿Cuál es la historia de las banderas de las comunidades autónomas …

www.europapress.es/…/noticia-cual-historia-banderas-espana-20150723170813.html

  • Historia de las banderas del mundo – El Orden Mundial

https://elordenmundial.com/2016/01/16/banderas-del-mundo-historia/

  • La familia de las Banderas

http://www.quo.es/ser-humano/origen-de-las-banderas/las-familias-de-banderas

  • Colores y Heráldica

http://www.quo.es/ser-humano/origen-de-las-banderas/colores-y-heraldica

  • Cómo se fabrica una bandera

http://www.quo.es/ser-humano/origen-de-las-banderas/como-se-fabrica-una-bandera

Otras fuentes y enlaces en las palabras con link en color azul.

 

Anuncios

Jacques Bertrand de Molay, señor de los templarios y el último Gran Maestre del Temple.

Los últimos serán los primeros. Quizás sea por eso que Jacques Bernard de Molay además de ser el último Gran Maestre de la Orden de los Templarios, posiblemente, haya sido o sea el más famoso.

 

Jacques de Molay

Jacques de Molay

Para entender mejor el contexto histórico en el que Jacques B. de Molay vivió como Gran Maestre del Temple, hay que conocer básicamente la historia de la cristiandad en el Medievo, una sociedad marcada por el absolutismo monárquico, el feudalismo nobiliario, el analfabetismo y superstición de casi toda la sociedad occidental y el poder de la Iglesia donde estaban los hombres más formados y cultos, nobles o ambiciosos y los más serviles y fundamentalistas por interés; todo ello englobado en una Europa enferma, hambrienta y en permanentes conflictos armados, tanto intestinos como internacionales con las cruzadas contra la fe de Cristo. Una política exterior mandada por los distintos papas eclesiásticos y unos reyes sumisos o díscolos en base a los intereses de sus propios reinados o los de sus enemigos.

Jacques Bernard de Molay fue un noble francés que nació en la Borgoña entre los años 1240 y 1244 BC. (No hay certeza al no haber ningún registro concreto que lo indique), en la ciudad de Vitrey, departamento de Haute Sâone, hijo de Juan, Señor de Lonvy, heredero de Mathe y Señor de Rahon, gran población cerca de Dôle, de la cual dependían muchas otras, pero principalmente Molay, y esta a su vez, era una parroquia de la Diócesis de Besançon, en el Deanato de Nenblans. Estudiosos nobiliarios incluyen a Molay en la genealogía de Lonvy, al ser Molay una población del Señorío de Rahon, propiedad del padre de Jacques de Molay. Falleció el 18 de marzo de 1314 BC.

En el año 1265 se une a la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo a través del fraile Imbert de Perand responsable del Temple en Francia y del  Portu en la capilla que la Orden tenía en la residencia-guarnición  ubicada en la ciudad de Beaune (Francia). Esta Orden de Caballeros que más tarde serán llamados “Caballeros del Templo de Salomón” o más conocidos comúnmente como los Caballeros Templarios, Orden del Temple o los monjes guerreros, y cuya misión principal era la de proteger a los fieles en sus peregrinajes en los caminos a los lugares santos como orden militarizada cristiana.

La Orden templaria fue aprobada oficialmente por la Iglesia católica en el año 1129, durante el Concilio de Troves celebrado en la catedral de la misma ciudad.

La Orden o congregación del Temple creció rápidamente en tamaño y poder. Los caballeros templarios militarizados empleaban como distintivo un manto blanco con una cruz roja ocupando el pecho, aunque sus hábitos canónigos eran más humildes y lo formaba la típica túnica negra agustina, hecha de lana o saco. Militarmente, sus miembros se encontraban entre las unidades mejor entrenadas que participaron en las Cruzadas de Tierra Santa. Los miembros no combatientes de la orden además de su misión religiosa, gestionaron una compleja estructura económica y administrativa  dentro del mundo cristiano convirtiéndoles en una de las fuentes principales de financiación de muchos monarcas y nobles cristianos, se puede decir que fueron casi los primeros bancos o sistema financiero con un modelo similar al actual. La orden, además, edificó una serie de fortificaciones por todo el mar Mediterráneo y en Tierra Santa.

Hábitos Templarios

Hábitos Templarios

El 16 de abril de 1292 se convirtió en el Gran Maestre número veintitrés y último de la Orden tras la muerte de Thibaud Gaudin.  Organizó entre 1293 y 1305 múltiples expediciones contra los musulmanes y logró entrar en la ciudad santa de Jerusalén en 1298, derrotando al Sultán de Egipto, Malej Nacer en 1299 cerca de la ciudad de Emesa. En el año 1300 organizó la incursión contra Alejandría y estuvo a punto de recuperar la ciudad de Tartus en la costa siria, para la cristiandad.

A finales del año 1306 Jacques De Molay, llegó a Europa donde se reuniría con Foulques De Villaret, debido a la demora de su llegada, el Gran Maestre fue adelantando y revisando asuntos de las ordenes del Rey y del papa, oponiéndose a sus ideas de la fusión del Temple y del Hospital, aun cuando le habían advertido de represarías si no aceptaba la unión. En otros temas como la nueva cruzada, Jacques propuso una gran campaña donde los reyes de Inglaterra estarían incluidos para deshacerse de las fuerzas terrestres de Egipto, ideas que fueron refutadas por Felipe IV que no estaba de acuerdo. Poco a poco De Molay fue ganándose adversarios por sus propuestas que no eran del agrado de otras autoridades eclesiásticas.

Su creciente fama y el auge de la Orden empezaron a ser molestos para algunos nobles y sobre todo para el rey de Francia Felipe IV “el hermoso” que era gran deudor de la Orden del Temple. Este empezó a conspirar contra la congregación agustina con el fin de hacerse con sus riquezas y probablemente condonar así su deuda. Su empeño se vio frenado por la inicial reserva del Papa Bonifacio VIII, pero esta finalizó a la muerte del mismo y su predecesor Benedicto XI con la llegada al poder Vaticano del nuevo Papa, Clemente V (Bertrand de Goth) al que convenció conjuntamente con el profesor y letrado real Guillermo de Nogaret (Fue excomulgado formalmente por Benedicto XI por secuestrar y agredir a su antecesor, el Papa Bonifacio VIII en el llamado Atentado de Agnani. Extremadamente hábil en materia legal, produjo elaborados argumentos contra los Templarios. Una de las grandes ironías del proceso a los templarios fue que el ministro que se ocupó de acusarles, Guillermo de Nogaret, estuvo bajo la excomunión formal de la Iglesia desde el principio hasta el fin de los procesos), ordenando de este modo la detención de Jacques de Molay bajo la acusación de sacrilegio contra la Santa Cruz, simonía, herejía e idolatría a Baphomet  (ver nota final), en su rito iniciático a la orden. Posiblemente esta adoración se hiciera según algunas fuentes a la supuesta cabeza del apóstol Pedro, San Pedro.

Cruzados templarios después de una batalla orando

Cruzados templarios después de una batalla orando

Siete años después de la desaparición del Temple, Molay declaró y reconoció, bajo tortura, los cargos que le habían sido impuestos; aunque con posterioridad se retractó, y por ello fue quemado vivo frente a la Catedral de Nôtre Dame, donde nuevamente volvió a retractarse antes de perecer en la pira colocada en una isleta situada junto a la catedral de Notre Dame, y minutos antes de arder pavorosamente en las llamas, el último Gran Maestre se retractó  de las confesiones obtenidas bajo tortura y, según la leyenda, maldijo a los causantes de la desgracia de la Orden del Temple -el rey de Francia, el Papa Clemente V y al propio Nogaret- conminándoles a presentarse ante el juicio de Dios antes de un año., en forma pública de cuantas acusaciones se había visto obligado a admitir, proclamando así la inocencia de la Orden, la suya y, según la leyenda, maldiciendo a los culpables de la conspiración:

La maldición de Jacques de Molay, último Gran Maestre del Temple

« Dios sabe quién se equivoca y ha pecado y la desgracia se abatirá pronto sobre aquellos que nos han condenado sin razón. Dios vengará nuestra muerte. Señor, sabed que, en verdad, todos aquellos que nos son contrarios, por nosotros van a sufrir.” “Clemente, y tú también Felipe, traidores a la palabra dada, ¡os emplazo a los dos ante el Tribunal de Dios!… A ti, Clemente, antes de cuarenta días, y a ti, Felipe, dentro de este año…”»

Jacques de Molay es quemado en la hoguera en Nôtre Dame

Jacques de Molay es quemado en la hoguera en Nôtre Dame

Leyenda o casualidad, el hecho cierto de esta historia, es que los tres murieron en el plazo indicado: primero el rey, durante un accidente en una cacería; a continuación el Papa títere, posiblemente envenenado, y algo después, el pérfido Nogaret también envenenado por orden de la Condesa d’Artois.

Baphomet es una enigmática figura con cabeza de cabra que se encuentra en varias instancias en la historia del ocultismo. Desde los Caballeros Templarios en la Edad Media y los masones del siglo 19 hasta las corrientes modernas del ocultismo, Baphomet nunca deja de crear polémica. Pero, ¿dónde se origina Baphomet? y, lo más importante, ¿cuál es el verdadero significado de esta simbólica figura?. Este artículo analiza los orígenes de Baphomet, el significado esotérico y su incidencia en la cultura popular.

Hay varias teorías sobre el origen del nombre de Baphomet. La explicación más común afirma que es una corrupción del francés antiguo del nombre de Mahoma (que era el latín-das a “Mahoma”) – el profeta del Islam. Durante las Cruzadas, los Caballeros Templarios permanecieron durante largos períodos de tiempo en los países de Oriente Medio, donde se familiarizaron con las enseñanzas de la mística árabe. Este contacto con las civilizaciones orientales les permitió traer de vuelta a Europa los fundamentos de lo que se convertiría en el ocultismo occidental, incluyendo el gnosticismo, alquimia, la cábala y el hermetismo. La afinidad de los templarios con los musulmanes condujo a la Iglesia a acusarlos de adoración a un ídolo llamado Baphomet, así que hay algunos vínculos plausibles entre Baphomet y Mahoma. Sin embargo, hay otras teorías sobre el origen del nombre.

Eliphas Levi, el ocultista francés que atrajo la famosa representación de Baphomet argumentó que el nombre había sido derivado de la codificación cabalística:

“El nombre de los templarios Baphomet, que debe ser escrito kabalísticamente hacia atrás, se compone de tres abreviaturas: Tem. OHP. AB., Templi omnium hominum pacts abbas, “el padre del templo de la paz de todos los hombres”. 1

Arkon Daraul, autor y maestro de la tradición sufí y la magia argumentó que Baphomet vino de la palabra árabe Abu fihama (t), que significa “El Padre del Entendimiento”. 2

El Dr. Hugh Schonfield, cuyo trabajo sobre la Rollos del Mar Muerto es bien conocido, desarrolló una de las teorías más interesantes. Schonfield, que había estudiado un sistema de cifrado judío llamado la cifra Atbash, que se usó en la traducción de algunos de los Rollos del Mar Muerto, afirmó que cuando se aplica el sistema de cifrado de la palabra Baphomet, se adaptó a la palabra griega “Sofía”, que significa ” conocimiento “y también es sinónimo de “diosa”.

Posibles orígenes de la figura

La representación moderna de Baphomet parece tener sus raíces desde varias fuentes antiguas, pero principalmente de dioses paganos. Baphomet tiene similitudes con dioses por todo el mundo, entre ellos Egipto, el Norte de Europa y la India. De hecho, las mitologías de un gran número de antiguas civilizaciones incluyen algún tipo de cuernos como deidad. En teoría Junguiana, Baphomet es una continuación de los cuernos como arquetipo de dios, como el concepto de una deidad teniendo cuernos está universalmente presente en la psique individual. Cernunnos, Pan, Hathor, el diablo (como se muestra por el cristianismo) y Baphomet tienen un origen común. Algunas de sus características son muy similares.

Por Jordi Carreño

Fuentes:

 
 
Libro La Historia de Los templarios
Historia Mediaval (UNED)
Demoniología: